Anuncios

La alegría y la emoción de Josephine de Dinamarca en la proclamación de su padre

La proclamación de Federico X como nuevo monarca danés junto a la reina Mary este 14 de enero ha sido un acto marcado por la solemnidad, pero sobre todo por las emociones. Ha sido una jornada de máxima relevancia histórica en la que los miembros de la Familos Real han mostrado su lado más humano y se han dejado llevar por sus sentimientos. Además de las lágrimas del Rey desde el balcón del castillo de Christiansborg y los gestos de Christian asombrado por la cantidad de daneses que han querido trasladarles su cariño al comenzar esta nueva era, ha llamado la atención el entusiasmo de la princesa Josephine.

VER GALERÍA

josephine-5-getty
josephine-5-getty

-Quiénes han sido los invitados a la proclamación de Federico X de Dinamarca

-Solitaria y contradictoria, así ha sido la presencia del príncipe Joaquín en la proclamación de su hermano Federico

La hija menor de los reyes Federico y Mary, que desde hoy ocupa el cuarto puesto en la línea sucesoria (se coloca inmediatamente detrás de su mellizo, el príncipe Vincent) se ha mostrado muy ilusionada durante el trayecto desde  Christiansborg al palacio de Federico VIII, ya convertido en hogar del monarca como demuestran los estandartes que han colocado en el exterior del edificio. Josephine ha ido en coche con sus hermanos y no ha dejado de saludar entusiasmada a través del cristal, con efusivos gestos y moviendo la mano a toda velocidad.

VER GALERÍA

josephine-1-gtres
josephine-1-gtres

Con una enorme sonrisa, Josephine miraba constantemente alrededor con gestos que denotaban su asombro. Y es que la movilización de los daneses para este extraordinario acontecimiento ha sido impactante. La princesa, hablando con sus hermanos (Vincent a su derecha, inmediatamente detrás Isabella y al lado de esta el príncipe heredero), ha señalado con la mano varias veces durante el recorrido, fascinada por cada detalle: desde los miles de banderines con la bandera del país que portaban los asistentes, a las coronas de papel que portaban algunos curiosos a las fachadas engalanadas con fotos tamaño XL de la Familia Real y mensajes de agradecimiento a Margarita II.

-Margarita de Dinamarca pone fin a una era con sus últimas palabras como monarca: 'Dios salve al Rey'

VER GALERÍA

josephine-2-gtres
josephine-2-gtres

Antes de comenzar el recorrido, que los Reyes han hecho a bordo del Carruaje de las Bodas de Oro, Josephine también se ha mostrado muy espontánea y divertida en el balcón de Christiansborg.  Inmediatamente después de la proclamación de Federico X por parte de la primera ministra Mette Frederiksen y el primer discurso de su reinado, el monarca ha saludado acompañado de la reina Mary y de sus cuatro hijos. En esos instantes, la pequeña de la Familia Real ha mirado con curiosidad a ambos lados del edificio y a la parte de arriba para no perderse ni un solo detalle.

VER GALERÍA

josephine-3-gtres
josephine-3-gtres

La aparición de la princesa Josephine ha sido doble ya que también se ha unido al saludo desde el balcón del palacio de Federico VIII, conocido por muchos como Brockdorffs Palace. En ese momento ha protagonizado un entrañable gesto al acurrucarse junto a su padre. También ahí ha comenzado a hacer gestos con la cara y el cuerpo que parecían mostrar que tenía frío. No en vano, los termómetros de Copenhague señalan tres grados de máxima y dos bajo cero de mínima.

La princesa Josephine poco a poco va definiendo su estilo. Ha elegido para este domingo un vestido azul marino con doble botonadura dorada y el cabello semirecogido con un lazo de terciopelo del mismo tono oscuro. Como complementos llevaba un collar con su inicial y unos pendientes con lágrima rosa de la firma JewlsCPH que pertenecen al joyero de su madre, quien los ha usado en actos como la presentación en 2019 de las becas que llevan su nombre.

-El primer look de Mary de Dinamarca como reina: deslumbra de blanco y con joyas históricas

VER GALERÍA

josephine-4-getty
josephine-4-getty

Su nueva vida

Nueve días antes de comenzar una nueva era en la Corona danesa, Josephine cumplió 13 años, al igual que su hermano Vincent. Su vida ha cambiado para siempre este domingo, pero sus rutinas se mantendrán intactas y seguirá estudiando en la escuela privada Kildegård, donde comenzó junto a su mellizo sexto curso este mismo verano. La ahijada de la princesa Marie también seguirá sacando tiempo para sus aficiones, como los deportes al aire libre y el mundo ecuestre (comparte esta pasión con su madre y la princesa Isabella).

Se espera que a partir de ahora la presencia de Josephine de Dinamarca en actos públicos se incremente. La agenda oficial del rey Federico incluye por el momento un acto de celebración del cambio de trono en el Parlamento danés este lunes 15 de enero, cita en la que estará presente el príncipe Joaquín antes de volver a Estados Unidos; y un servicio religioso en la catedral de Aarhus dentro de una semana, el domingo 21 de enero, donde está previsto que acuda la Familia Real al completo.