La hipocresía de los estadounidenses ofendidos por el acento de Ana de Armas como Marilyn Monroe

·4  min de lectura

Hace tiempo tenemos asumido que Blonde no pasará desapercibida. La película que humaniza la figura de un icono estadounidense como Marilyn Monroe con una dramatización gráfica de su sufrimiento, pero con una actriz hispana como protagonista, siempre estuvo destinada a levantar ampollas. O al menos, dar (mucho) de qué hablar. Y cuando todavía faltan casi dos meses para su estreno, la polémica ha comenzado.

Y es que a muchos espectadores norteamericanos no les ha caído en gracia escuchar el acento de Ana de Armas en el último tráiler de la película de Netflix. Dicen notar demasiado su tono cubano y hay quienes la critican diciendo que debería haber entrenado mejor. Es más, se pueden leer algunas burlas en Twitter a raíz de que la actriz dijera haber pasado nueve meses trabajando el acento de Marilyn.

Pero digo yo… ¿no llevan los actores estadounidenses interpretando personajes internacionales desde los inicios del cine?

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Después de un primer avance que nos puso los dientes largos, pero donde prácticamente no escuchábamos a Ana de Armas (más que por una frase inicial que susurra llorando), el último tráiler se lanzó el pasado viernes despertando el debate entre espectadores estadounidenses a lo largo de todo el fin de semana. En este vídeo ya podemos oír a la actriz cubana dando vida a Monroe, capturando la esencia y vulnerabilidad del personaje pero sin controlar a rajatabla el tono de su acento natural. Para el oído internacional no es para tanto, pero evidentemente para una parte de los estadounidenses sí lo es.

Ana de Armas desveló a The Times of London que pasó mucho tiempo trabajando el acento antes de comenzar el rodaje. “Me llevó nueve meses de entrenamiento de dialecto, prácticas y varias sesiones de ADR [para conseguir el acento]. Fue una gran tortura, muy agotador. Mi cerebro terminó frito” dijo. (ADR es el sistema de doblaje y grabación de sonidos en un estudio tras el rodaje de una película). Y si bien en el tráiler vemos que Ana de Armas no tiene el mismo acento que Marilyn Monroe, sí podemos comprobar que hace un trabajo magistral en imitar la suavidad de su tono de voz con aquel emblemático susurro sensual.

“Corríjanme si me equivoco. ¿Marilyn Monroe tenía un acento español fuerte?” escribía un usuario. “No sabía que Marilyn Monroe tenía acento español” añadía otro. “No es como Nicole Kidman o Saoirse Ronan que pueden completamente disfrazar su acento nativo”, etc. Y si bien varios tuiteros salieron en defensa de la actriz, el debate estaba servido.

Así, ante el debate incendiado vivido en Twitter, los responsables del patrimonio de Marilyn Monroe salieron en defensa de Ana de Armas asegurando que “cualquier actor que se mete en este papel sabe que tiene zapatos grandes que llenar. Basándonos en el tráiler solo, parece que Ana de Armas fue una elección grandiosa ya que captura el glamur, humanidad y vulnerabilidad de Marilyn. ¡No vemos la hora de ver la película al completo” dijo el presidente de la empresa que controla el patrimonio, ABG, Marc Rosen (vía Variety).

Ana de Armas como Marilyn Monroe en 'Blonde'. Cr. Netflix © 2022
Ana de Armas como Marilyn Monroe en 'Blonde'. Cr. Netflix © 2022

Y aunque podamos comprender que a muchos estadounidenses les toque la patata sensible al tratarse de un icono nacional como Marilyn, no podemos olvidar que si Ana de Armas mantiene parte de su acento será porque creativamente así lo decidieron. Después de todo hay un director (Andrew Dominik), productores e inversionistas implicados que incluso ella misma tuvo que convencer a través de varias audiciones. Además, si la eligieron para el papel fue porque sería la candidata perfecta y, personalmente, tiene mi voto de confianza. Sin olvidar que con esta elección, tanto Ana como los responsables del filme, básicamente están haciendo historia en materia de igualdad de oportunidades para todas las minorías en Hollywood.

Porque aquí entramos en el eterno debate de la igualdad de oportunidades donde una persona homosexual puede interpretar a un hetero, donde un actor negro puede ser James Bond, donde un transexual puede interpretar a un cisgénero y viceversa. Donde un hispano puede interpretar a Marilyn Monroe.

Por lo tanto, esos críticos quizás deberían recordar que estamos avanzando en igualdad, no yendo hacia atrás. Además, antes de ofenderse deberían hacer un repaso a la historia del cine sin mirarse el ombligo.

¿O acaso Madonna no interpretó a una figura de la historia argentina como Evita? En inglés y sin modificar su acento en lo más mínimo. ¿O Russell Crowe no dio vida a una figura icónica de la cultura británica como Robin Hood y lo hizo con un acento australiano super denso? Así como Javier Bardem dio vida a un personaje histórico de Colombia como Pablo Escobar y en inglés; Nicolas Cage forzó un acento italiano ridículo pero hablando en inglés en La mandolina del capitán Corelli mientras Al Pacino hizo lo mismo con el acento cubano en El precio del poder. Y ni hablar del reparto de La casa Gucci. ¿O cuántas series o películas hemos visto con personajes de la monarquía española o francesa en pantalla pero hablando en inglés? Y no pasó nada, los hispanos no nos revelamos en masa.

Blonde estrena en Netflix el 28 de septiembre.

Más historias que te pueden interesar: