Anuncios

El antiguo esposo de la reina Camila acude a la coronación con sus dos hijos

La reina consorte Camila con sus dos hijos, Tom y Laura Parker-Bowles credit:Bang Showbiz
La reina consorte Camila con sus dos hijos, Tom y Laura Parker-Bowles credit:Bang Showbiz

La familia real británica, a excepción de los príncipes de Gales, ha llegado a la abadía de Westminster mientras Carlos III se encontraba en mitad de la procesión que le ha llevado desde el palacio de Buckingham hasta el lugar de su coronación. Justo detrás suyo han aparecido los seres queridos de la reina consorte, que se han trasladado hasta la abadía en un minibus organizado especialmente para ellos.

Entre los miembros de la familia Parker-Bowles que han sido invitados a un acontecimiento histórico como la coronación se encuentran sus hijos Tom y Laura, su padre y -curiosamente- también su antiguo esposo Andrew Parker-Bowles. Su presencia en la ceremonia saca a relucir una vez más la pregunta de si Diana, antigua princesa de Gales, también habría estado presente de no haber fallecido en un accidente de tráfico en 1997.

Paul Burrell, el antiguo mayordomo y confidente de Lady Di, ha querido aclarar el misterio y aventurar qué habría sucedido de haberse reunido las dos antiguas parejas bajo el techo de la abadía. Burrell se ha convertido en un rostro habitual de la televisión británica en las últimas dos décadas y, muy a pesar de los hijos de Diana, considera su deber expresar lo que él considera que habría sido la opinión de la princesa acerca de distintos asuntos relacionados con la monarquía.

Él está convencido de que Diana no se habría perdido la ocasión y que habría conseguido además eclipsar al resto de los asistentes, incluidos los monarcas. "No creo que tuviera ningún tipo de animosidad hacia su ex marido o la esposa de su ex marido. Creo que habría seguido adelante con la vida y logrado sus propias ambiciones, sin dejar de ser real y regia", ha asegurado a la revista OK!