Anuncios

Armando Lucas Correa sobre el libro 'El silencio en sus ojos', dedicado a su madre: "Ella es mi amuleto"

Exclusiva: El periodista cubano regresa con este fascinante thriller ¡que te mantendrá al borde de tu asiento!

El periodista y escritor cubano Armando Lucas Correa presenta su cuarta novela titulada El silencio en sus ojos (Vintage Espanol). Este fascinante thriller cuenta la historia de Leah, una joven que tras sufirr un accidente en su niñez desarrolla una rara enfermedad: la akinetopsia.

Incapaz de percibir el movimiento, la chica vive bajo el cuidado de su madre y de Antonia, su amorosa y paciente nana cubana quien tras fallecer su progenitora queda a su cuidado.

La vida de Leah cobra un giro inesperado con la llegada de una misteriosa vecina y un sujeto que la aterroriza, poniendo a prueba la valentía, la inteligencia y hasta la cordura de la protagonista.

¡Aquí la entrevista exclusiva de Armando Lucas Correa con Book Corner!

El silencio en sus ojos es un thriller psicológico que cuenta la historia de Leah, una joven que recién ha perdido a su madre y queda bajo el amparo de su cuidadora, Antonia, y dos vecinas ancianas. ¿Cómo surgió la idea de la novela?

El mismo día que terminé de escribir La niña alemana, comencé a esbozar una nueva historia.  Sabía que debía concluir dos novelas históricas que tenía bajo contrato: La hija olvidada y La viajera nocturna. Todo surgió en medio de la búsqueda de una enfermedad para uno de los personajes de La hija olvidada, idealmente algún tipo de ceguera que fuese reversible. Una de las enfermedades que encontré fue la propopagnosia, término poco atractivo también conocido como face blindness o agnosia facial, que no es más que la incapacidad de reconocer rostros. ¿No nos ha sucedido a todos en alguna ocasión? Sin embargo, esa ceguera no se ajustaba a mi relato. Fue entonces cuando descubrí la akinetopsia: la dificultad del individuo de percibir objetos en movimiento. Un trastorno de la percepción del movimiento. Debo admitir que solo la idea de esta alteración en la estructura del cerebro debido a una lesión que puede ser reversible ya era en sí, para mí, un elemento literario fascinante.

Confieso que nunca había escuchado sobre la akinetopsia, la enfermedad que padece Leah, la protagonista. ¿Podrías explicarnos un poco más al respecto y cómo supiste de su existencia? ¿Qué tan frecuente es?

Aunque hay casos de akinetopsia reportados en la primera mitad del siglo pasado, es una enfermedad de la que comenzó a hablarse más durante la década del 70. También hay estudios que dicen que los pacientes de Alzheimer pueden sufrir algún grado de akinetopsia. No hay muchos casos en el mundo. Yo investigué sobre una mujer que lo padece en Munich, Alemania y hasta encontré vídeos de ella tomando el metro. Casi siempre la enfermedad se desarrolla a partir de un daño, ya sea por accidente, trombosis, etc, en la corteza visual. También, se sabe, que hay muchos niveles de akinetopsia. Es un trastorno neuropsicológico extremadamente raro.

Hace unos días, recibí un correo electrónico de un lector que vive en Nueva Jersey interesado en la investigación que realicé. Me dijo que su hijo de 14 años padece de akinetopsia.

Desde el principio el libro nos sumerge en una atmósfera de suspenso y aunque está situado en Manhattan le rodea un halo de misterio, nos lleva por sitios que realmente existen. Tú vives en Nueva York, ¿esto ocurre cerca de donde vives? ¿Por qué sitúas la novela ahí?

Debo confesar que casi todas mis novelas, cuando las escenas se desarrollan en Nueva York, se circunscriben a un área específica: Morningside Heights. Lo que no conozcan Manhattan, Morningside Heights está en la zona oeste de la isla, en las inmediaciones de la Universidad de Columbia. Leah vive en un edificio de 1905 cubierto de hiedra frente al Morningside Park. Ella cruza todos los días el campus de Columbia, va a librería Book Culture, al restaurante francés Le Monde. ¿Por qué lo sitúo ahí? Es mi barrio. Es mi edificio. Es mi apartamento. En Book Culture acostumbro a presentar mis novelas [en] inglés.

<p>Ciro Gutierrez</p>

Ciro Gutierrez

¿Quiénes son tus personajes favoritos en la novela?

Antonia es un personaje muy especial. Cuida de Leah desde que nació. Es vieja y sabia. Además, es el único personaje cubano de la novela y, para los que no lo sepan, yo soy cubano.

El silencio en sus ojos me parece perfecta para una serie de suspenso o una película. ¿Si se llevara a la pantalla a quién imaginas como Leah?

Desde antes de que mi libro se fuera a imprenta, mi agente de cine y televisión firmó algo conocido en la industria como shopping agreement con un prestigioso productor de cine, Christopher Kopp. Chris vio potencial en la novela. Estamos cerca de tener una estrella de Hollywood para que la actúe y dirija la película. Ojalá pronto tengamos noticias. No puedo dar más detalles por ahora. Pero si se llega a un acuerdo, la actriz que tiene en sus manos la novela ahora, es la perfecta para el personaje de Leah.

Finalmente, la obra está dedicada a tu madre, ¿hay alguien en la novela que capture su esencia?

Mi madre, que tiene 84 años y vive en Miami, es mi primera lectora. Ella lee mis manuscritos cuando están todavía muy crudos. Lee cada etapa de mi libro hasta que sale publicado. En estos momentos está leyendo la copia en español impresa; mis novelas anteriores están dedicadas a mis hijos. Ya era hora que al menos una la dedicara solo a mi madre. No creo que la madre de Leah tenga nada que ver con mi madre, incluso ni Antonia, el personaje cubano. Pero mi madre siempre está pendiente de lo que hago. Ella es mi amuleto.

Si no te quieres perder nada, suscríbete gratis aquí al boletín de People en Español para estar al día sobre todo lo que hacen tus celebridades favoritas, las noticias más impactantes y lo último en moda+belleza.

¡El silencio en sus ojos (ISBN 9798890980595), ya está a la venta!