“Arruinaron todo”: de norte a sur, cómo cambió todo en Ucrania después de tres meses de guerra

·8  min de lectura
Un niño juega junto a las ruinas de su ciudad en Borodyanka, Ucrania
Natacha Pisarenko

KRAMATORSK, Ucrania.- La música de piano flotaba desde un edificio de departamentos en una tarde de primavera reciente en Kramatorsk, mezclándose con fuego de artillería distante para formar una banda sonora surrealista en un barrio marcado por una bomba en la ciudad del este de Ucrania.

No importa dónde vivan, la guerra que ya lleva tres meses nunca parece estar muy lejos.

Un soldado ucraniano herido es atendido en el Hospital de Kramatorsk
Scott Peterson


Un soldado ucraniano herido es atendido en el Hospital de Kramatorsk (Scott Peterson/)

Los que viven en pueblos y aldeas cerca de la línea del frente se esconden en sótanos por los constantes bombardeos, luchando por sobrevivir sin electricidad ni gas, y a menudo sin agua corriente.

Pero también en regiones fuera del alcance de las armas pesadas, las sirenas de ataques aéreos suenan como un recordatorio constante de que un misil ruso puede atacar en cualquier momento, incluso para quienes pasean a sus perros, andan en bicicleta y llevan a sus hijos a los parques de las ciudades. como Kiev, Odessa y Lviv.

Hotel destruido por misil ruso en Karolino-Buazi, Zatoka, al sur de Odessa
Elisabetta Piqué


Hotel destruido por misil ruso en Karolino-Buazi, Zatoka, al sur de Odessa (Elisabetta Piqué/Roma, Italia)

Los toques de queda, los puestos de control y las barricadas antitanque son habituales. También lo son los cementerios nuevos, las personas desarraigadas y los paisajes con cicatrices de guerra, a medida que Moscú intensifica sus ataques en el este y el sur de Ucrania.

“Los residentes de la ciudad están tratando de volver a la vida normal, pero a cada paso se topan con un cráter o una casa en ruinas o una tumba en el patio”, dijo Andriy Pustovoi, en diálogo telefónico con la agencia AP desde la ciudad norteña de Chernihiv. “Ya nadie cocina comida en una fogata o bebe agua de un río, pero hay un largo camino por recorrer hacia una vida normal”.

Una mujer pasa junto a un edificio severamente dañado en Chernihiv
GENYA SAVILOV


Una mujer pasa junto a un edificio severamente dañado en Chernihiv (GENYA SAVILOV/)

Chernihiv estaba en el camino de las fuerzas rusas cuando avanzaban hacia Kiev a principios de la guerra. Fue fuertemente bombardeada y el alcalde Vladyslav Atroshenko dijo que aproximadamente la mitad de sus edificios resultaron dañados o destruidos. Al menos 700 residentes fueron asesinados y parte de un parque de la ciudad alberga ahora un cementerio, donde algunos de ellos están enterrados.

Sus calles están en su mayoría vacías ahora, la mitad de los negocios no han reabierto y el transporte público no funciona correctamente, dijo Pustovoi, un ingeniero de 37 años.

La gente en Irpin huye de los ataques
Anadolu Agency


La gente en Irpin huye de los ataques (Anadolu Agency/)

El servicio ferroviario a Kiev solo se restableció este mes, pero las personas que huyeron no tienen prisa por regresar.

“Lo más aterrador es que Rusia y Bielorrusia no se irán de Chernihiv, lo que significa que algunos de los residentes que se fueron cuando comenzó la guerra pueden no regresar”, dijo con tristeza Atroshenko.

El impacto en Kramatorsk

Pocas personas se ven en las calles de Kramatorsk, donde las ventanas de los negocios están tapiadas o protegidas por bolsas de arena, y no es de extrañar.

Soldados ucranianos recogen los cuerpos de las víctimas del ataque a la estación de Kramatorsk en abril pasado
Seth Sidney Berry


Soldados ucranianos recogen los cuerpos de las víctimas del ataque a la estación de Kramatorsk en abril pasado (Seth Sidney Berry/)

La ciudad oriental fue golpeada varias veces. El ataque más mortífero fue el 8 de abril cuando un misil impactó cerca de su estación de tren, donde unas 4000 personas se habían reunido para ser evacuadas antes de que se intensificaran los enfrentamientos. En un instante, la plaza se convirtió en una escena de horror, con cuerpos tendidos sobre el pavimento ensangrentado en medio de equipaje desechado. Un total de 57 personas murieron y más de 100 resultaron heridas.

Kramatorsk es una de las más grandes de la región industrial del Donbass, en el este de Ucrania, que no ha sido tomada por las fuerzas rusas. La región ha sido escenario de batallas entre los separatistas respaldados por Moscú y las fuerzas gubernamentales ucranianas desde 2014.

Refugiados en la estación de subte de Kharkiv
Chris McGrath


Refugiados en la estación de subte de Kharkiv (Chris McGrath/)

En otras partes del Donbass, el panorama es aún más sombrío.

Ryisa Rybalko huyó de la aldea de Novomykhailivka, donde había estado viviendo primero en un sótano y luego en un refugio antiaéreo en una escuela debido a los frecuentes bombardeos.

“No hemos podido ver el sol durante tres meses. Estamos casi ciegos porque estuvimos en la oscuridad durante tres meses”, dijo Rybalko. Llegó con su familia a la ciudad de Kiurakhove, conducida por un vecino del pueblo, y esperó el lunes un ómnibus con dirección al oeste.

Su yerno, Dmytro Khaliapin, dijo que su pueblo fue bombardeado por la artillería.

“Las casas están arruinadas. Es un horror”, dijo.

Un cohete ruso sin explotar en la ciudad de Lukashivka
Anastasia Vlasova


Un cohete ruso sin explotar en la ciudad de Lukashivka (Anastasia Vlasova/)

En la provincia vecina de Lugansk, Lida Chuhay, de 83 años, abandonó la ciudad de Lyman, muy afectada, también cerca de la línea del frente.

“Cenizas... ruinas. Las partes del norte, las partes del sur, todas están arruinadas”, dijo el domingo mientras estaba sentada en un tren que se dirigía al oeste desde la ciudad de Pokrovsk. “Literalmente todo está en llamas: casas, edificios... todo”.

Chuhay y otros de Lyman dijeron que gran parte de la ciudad quedó reducida a escombros por el bombardeo. Todos los que aún están allí se esconden en refugios porque es demasiado peligroso aventurarse a salir.

“Arruinaron todo”, dijo Olha Medvedeva, sentada frente a Chuhay en el tren. “El edificio de cinco pisos donde vivíamos, todo salió volando: las ventanas, las puertas”.

En las ciudades más alejadas de las líneas del frente, las sirenas antiaéreas suenan con tanta frecuencia que pocos prestan atención y continúan con sus actividades diarias.

La situación en Kiev

Después de que las fuerzas rusas no lograron capturar Kiev en las primeras semanas de la invasión y se retiraron hacia el este, los residentes comenzaron a regresar a la capital. El toque de queda nocturno se redujo en una hora, y el transporte público comenzó a funcionar por más tiempo para acomodar a los pasajeros.

Un blindado frente a la Opera de Kiev
NurPhoto


Un blindado frente a la Opera de Kiev (NurPhoto/)

Los residentes se enfrentan a largas colas en las estaciones de servicio, y la moneda ucraniana, el hryvnya, se ha debilitado de 27 por dólar al comienzo de la guerra a 37.

“Ucrania está siendo destruida, no solo por las bombas y los misiles rusos”, dijo Volodymyr Sidenko, analista del grupo de expertos del Centro Razumkov con sede en Kiev. “La caída del PBI y la fuerte reducción de los ingresos del presupuesto ya los han sentido todos los ucranianos hoy. Y esto es sólo el principio.”

Pero la Ópera Nacional reanudó las funciones la semana pasada en Kiev, y se informó al público cómo llegar al refugio antiaéreo. No hay óperas rusas en el programa.

Y algunos restaurantes, cafés y tiendas en ciudades como Odessa y Zaporizhzhia han reabierto.

Lviv, llena de refugiados

Lviv, la ciudad en el oeste de Ucrania a unos 70 kilómetros de la frontera con Polonia, ha sido inundada con más de 300.000 personas que huyen de la guerra. Cerca de 1000 llegan diariamente a su estación de tren.

Llegada de refugiados a Lviv
Llegada de refugiados a Lviv


Llegada de refugiados a Lviv

“Juzgamos la intensidad de los combates en el este no por lo que dicen las noticias, sino por las oleadas de refugiados, que han vuelto a crecer en las últimas semanas”, dijo Alina Gushcha, una profesora de química de 35 años que trabaja como voluntaria en la estación de tren para ayudar a las llegadas.

Los hoteles, campamentos, universidades y escuelas se quedaron sin espacio hace mucho tiempo, y la ciudad ha construido viviendas temporales que se asemejan a contenedores de envío en los parques de la ciudad.

“En los meses de la guerra, aprendí a ser feliz cada día con bombardeos y sin bombardeos”, dijo Halyna Shcherbin, de 59 años, afuera de su casa tipo contenedor en Stryiskyi Park, donde vive con su hija y dos nietas. Esa gratitud quizás esté relacionada con el hecho de que abandonaron Kramatorsk el día antes del ataque con misiles mortales.

Lviv también es objeto de bombardeos rusos regulares porque es la puerta de entrada para la ayuda militar occidental. Sus tesoros arquitectónicos del casco antiguo, incluida la Capilla Boim y la Catedral Latina, están protegidos por escudos de metal o bolsas de arena.

El sur, golpeado por los ataques

En ciudades y pueblos del sur de Ucrania, no lejos de la península de Crimea que Moscú anexó en 2014, la guerra sigue estallando con regularidad.

Una escuela destruida por un ataque ruso en las afueras de Mykolaiv. Los ataques a escuelas pueden constituir crímenes de guerra si se comprueba que fueron intencionales. (AP Photo/Petros Giannakouris, File)
Una escuela destruida por un ataque ruso en las afueras de Mykolaiv. Los ataques a escuelas pueden constituir crímenes de guerra si se comprueba que fueron intencionales. (AP Photo/Petros Giannakouris, File)


Una escuela destruida por un ataque ruso en las afueras de Mykolaiv. Los ataques a escuelas pueden constituir crímenes de guerra si se comprueba que fueron intencionales. (AP Photo/Petros Giannakouris, File)

Partes de la ciudad de Mykolaiv a menudo son atacadas, y sus calles están en su mayoría vacías y los negocios cerrados. En algunos barrios, las cicatrices de la guerra son claras, con marcas de explosiones en las veredas, negocios quemados y metralla incrustada en las paredes. La ciudad de Kherson, ocupada por los rusos, está a solo 58 kilómetros al este.

Tropas rusas en Kherson
OLGA MALTSEVA


Tropas rusas en Kherson (OLGA MALTSEVA/)

En el pueblo de Velyka Kostromka, al sur de la ciudad de Kryvy Rih, los residentes restantes intentan seguir con su vida a pesar de los bombardeos ocasionales. Al menos 20 casas resultaron dañadas en una mañana reciente, incluidas tres que fueron destruidas. Una mujer y sus tres hijos escaparon con vida por poco.

Horas más tarde, un agricultor estaba de regreso en su campo de papas, inspeccionando un pequeño cráter que quedó atrás. Con apenas un encogimiento de hombros, lo revisó, ya resignado a los daños de la guerra.

Por Elena Becatoros y Yuras Karmanau

Agencia AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.