Anuncios

"Avísame cuando llegues" pide no olvidar

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 4 (EL UNIVERSAL).- La historia del asesinato de Sarah Everard, una mujer inglesa de 33 años que desapareció una noche tras salir de la casa de un amigo, en Londres, fue lo que inspiró a la productora Nicole Vogel y la show-runner Kim Clemons para crear "Avísame cuando llegues".

Se trata de una serie que lleva por título la frase que se usó en redes sociales tras la muerte de Sarah, para convocar a las mujeres del mundo a mandar un mensaje a una persona de confianza reportando que se encuentran a salvo en casa.

"El hashtag ‘envíame un mensaje de texto cuando llegues a casa’ se volvió viral después de la muerte de Sarah, ese fue el impulso y luego nos dimos cuenta de que no hablamos sólo de ella, sino de un día normal en la vida de muchas mujeres a las que les sucedieron cosas horribles y queríamos contar esas historias", dice Vogel, en entrevista.

La segunda temporada de Lifetime que estrena hoy a las 23:00 horas es una antología de casos reales de feminicidios que ocurrieron en Estados Unidos mientras las víctimas realizaban actividades cotidianas como salir de compras, regresar de una fiesta o ir camino al trabajo.

"Encontrábamos estas historias a través de Internet y artículos y luego, una vez que contactamos a las familias, sorprendentemente, no recuerdo haber recibido un ‘no’", recuerda Clemons.

"Contactábamos a la madre o al padre, alguien que pudiera aprobar que contáramos la historia. No queríamos hacerlo sin su aprobación y estaban emocionados de hacerle saber al mundo que su ser querido se había ido y ellos no querían que fueran olvidados", agrega la creadora.

En cada episodio participan familiares y gente cercana a las víctimas con su testimonio y mediante escenas recreadas y algunos videos originales de las cámaras de seguridad se hace un relato de lo sucedido y cómo actuó la policía ante la emergencia.

"Recrearlos trajo desafíos sobre hasta dónde llegamos y tener en cuenta a las familias, no queríamos ir demasiado lejos, ser demasiado gráficos o lascivos; la mayoría de estos casos son atroces, así que trabajamos para hacer un equilibrio en el que no fueran demasiado molestos, pero todos fueron únicos a su manera", detalla la productora.

Con esta serie esperan crear conciencia y que se entienda que la violencia contra las mujeres es generalizada y está en todas partes.

"Es un problema que todos deben abordar y entender que nunca es culpa de la mujer. Es muy importante nunca dejar pensando 'si ella hubiera hecho esto de forma distinta', porque muchas de estas mujeres estaban viviendo un día normal, yendo de compras, paseando a su perro, o jugando en su jardín, y estas cosas horribles les suceden".