Anuncios

La azarosa vida personal de Concha Velasco, una trabajadora infatigable

Pocos actores atesoran tantos títulos a sus espaldas como Concha Velasco. Cerca de 90 películas, más de 30 obras de teatro, ocho discos y también varios programas de televisión como presentadora engrosan un currículum que la ha convertido en una de las artistas más importantes de nuestro país. A pesar de ser una trabajadora infatigable que ha sabido reinventarse con el tiempo y a la que nada se le ha puesto por delante, su vida personal no ha descansado sobre la estabilidad económica que cabría esperar de una carrera tan prolífica. Tal vez fue ese éxito constante el que le permitió siempre salir a flote cuando vinieron mal dadas.

VER GALERÍA

Concha Velasco y Paco Marsó
Concha Velasco y Paco Marsó

Concha se casó con Paco Marsó en 1977 formando el que parecía un tándem profesional perfecto. Ella ya era una actriz en lo más alto de su carrera y él, que no logró triunfar sobre el escenario, era un importante productor. Sin embargo, los asuntos económicos pronto comenzaron a ser uno de los quebraderos de cabeza más habituales para ella, que miró de cerca a la ruina en varias ocasiones. Su marido, del que se divorció en 2005 tras un tortuoso matrimonio, reconoció abiertamente en más de una ocasión que malgastó el dinero que ganaba su mujer a la que también representaba.

VER GALERÍA

Concha Velasco
Concha Velasco

Aún así, Concha, que siempre tuvo buenas palabras para su marido a pesar de los muchos disgustos que le dio, no dudó en exculparle, al menos en parte, de la frágil economía familiar. "Nos metíamos en producciones carísimas, como Hello Dolly, que no recuperábamos ni llenando (...) y porque me lo he gastado todo malamente y un día vas y lo pierdes todo", contó en 2012 en una entrevista a El País. Aún así, no podía negar alguna evidencia: “Al divorciarme he ganado que cuando suena el timbre de casa no piense que es una citación judicial”. No eran pocos los problemas que su marido tenía con Hacienda debido a malas inversiones o a sus problemas con el juego y de muchas de estas deudas no pudo escapar tras la separación.

VER GALERÍA

Concha Velasco
Concha Velasco

Siempre sin parar de trabajar, Concha puso a la venta su vivienda de la madrileña calle de Princesa Éboli para saldar deudas pendientes y pasó a vivir de alquiler en 2019. No era la primera vez que tenía desprenderse de alguna de sus propiedades para hacer frente a algún problema económico, como su espléndido chalet de La Moraleja. En total, se vio obligada a cambiar de  casa hasta 15 veces, tal y como ella misma confesó cuando a los 79 años al fin solventó todas sus deudas.  Afortunadamente, en estos procesos siempre contó con el apoyo incondicional de sus dos hijos, además del salvavidas que le proporcionaba su trabajo constante.

A pesar de que las circunstancias le impidieron vivir en todo momento la vida absolutamente desahogada que podría esperarse de una actriz de su categoría, ha sido precisamente ese éxito sobre el escenario el que siempre le permitió vivir dignamente. Así lo explicó su hijo Manuel al matizar las palabras de su madre cuando, aún con el susto en el cuerpo tras el confinamiento, contó que casi tuvo que vender objetos personales. Entonces, él quiso dejar claro que tenía dinero, trabajo y una pensión para el momento en el que se retire. Temía entonces Manuel, autor de la obra de teatro que su madre protagonizaba entonces, que la actriz fuese recordada más por sus últimas declaraciones que por el legado artístico que dejaría.

VER GALERÍA

Concha Velasco y su hijo
Concha Velasco y su hijo

El momento de la retirada llegó en septiembre de 2021 con una emocionante despedida de los escenarios y allí estaban sus hijos para arroparla en esta última etapa de su vida. Se fue a vivir con ellos, que residen en el mismo rellano hasta que se trasladó a la residencia donde podía contar con atención médica constante. Los temores que expresaba Manuel quedaron muy lejos de hacerse realidad porque ahora que el mundo del espectáculo despide a su gran dama, Concha Velasco será siempre recordada como uno de los grandes nombres de la escena española y una de las actrices más queridas por su público.