Bailando por un sueño 2019: Hernán Piquín cerca de abandonar el certamen

LA NACION

Todo indica que la permanencia de Hernán Piquín en el Bailando por un sueño , podría peligrar. El bailarín está algo molesto con un decisión de la producción, basada en el reglamento del certamen, por la cual al finalizar el nuevo ritmo, y sin haberlo bailado, debe ir directamente al teléfono.

Al comienzo del ShowMatch del lunes, Marcelo Tinelli se acercó a Federico Hoppe para confirmar que aun hay 24 parejas en juego. "Solo falta definir a la número 25", respondió el productor, en referencia a Piquín y a Macarena Rinaldi. El origen del conflicto estuvo en la lectura del último voto secreto, una instancia en la que ambos no se presentaron debido a un viaje por España. Como es regla en el reality, la ausencia en ese momento determina que la pareja va director al voto telefónico.

Pero la situación se complicó aún más porque teniendo en cuenta que en el anterior ritmo no hubo eliminados, quienes quedaran en la cuerda floja no iban a bailar la cumbia y pasarían directo a la lista de posibles eliminados en el presente ritmo (en donde ya se encuentra Charlotte Caniggia). Por ese motivo, Piquín debe saltearse la cumbia e ir directo al voto.

En palabras de Hoppe, la posición del participante es la siguiente: "Hernán no está enojado. De hecho hoy nos juntamos con él, con su equipo y con el Chato, y le explicamos". Algo tentado, Tinelli respondió: "Mañana voy a hablar yo con Hernán, porque no puedo mandar al teléfono a Hoppe y a Prada".

La postura de Piquín es que él no dejó de cumplir con su trabajo, y que viajó con Macarena precisamente para ensayar junto a ella. Por ese motivo, enviarlo directamente a la cuerda floja es el eje del problema. Se espera que en los próximos días se resuelva el problema para ver si Piquín se retira, se modifica su situación o si el bailarín acepta la instancia del voto telefónico.