Barb y Star van a Vista Del Mar: la dupla de Damas en guerra regresa con una comedia delirante

·4  min de lectura
Kristen Wiig y Annie Mumulo volvieron al ruedo con un largometraje camp que no decae
Archivo

Barb y Star van a Vista Del Mar (Barb and Star Go to Vista Del Mar, Estados Unidos/2021). Dirección: Josh Greenbaum. Guion: Kristen Wiig y Annie Mumolo. Fotografía: Toby Oliver. Edición: Steve Welch. Música: Christopher Lennertz y Dara Taylor. Elenco: Kristen Wiig, Annie Mumolo, Jamie Dornan, Damon Wayans Jr. Disponible en: HBO Max. Nuestra opinión: muy buena.

Hace 10 años se estrenaba Damas en guerra, esa brillante película de Paul Feig coescrita por Kristen Wiig y Annie Mumolo. Por entonces, el film consiguió lo imposible: que una comedia liderada mayormente por mujeres llegara al Oscar. El largometraje fue nominado a mejor guion y a mejor actriz de reparto para Melissa McCarthy, una de las candidaturas más inspiradas de los últimos años.

En Damas en guerra se contaba el quiebre momentáneo de una amistad como consecuencia de las vidas dispares que llevaban Annie (Wiig) y Lillian (Maya Rudolph), quienes finalmente lograban reconectarse con esos años de incondicionalidad como prueba de su amor genuino. Por otro lado, el film ponía el acento en el humor físico, sacando lo mejor de sus protagonistas y esbozando una suerte de manifiesto: las mujeres también pueden hacer humor escatológico. Mumolo y Wiig solo se cruzaban en una sola secuencia, cuando Annie sufre un ataque de pánico en el avión y una pasajera desconocida (Mumolo) le echaba sal en la herida.

La canasta del streaming en agosto: qué ver en Amazon Prime Video, Apple TV+, A&E;, Disney+ y más

Las actrices y guionistas se conocen desde comienzos de 2000, gracias a The Groundlings, un grupo de improvisación con base en Los Ángeles. La propia Wiig contó que la conexión entre ambas fue inmediata, por lo cual comenzaron a trabajar juntas escribiendo sketches. Cuesta creer que haya tenido que pasar una década para que la dupla vuelva a reunirse, y en esta ocasión lo hicieron con el realizador Josh Greenbaum al mando y con Mumulo en un rol coprotagónico. En cierto punto, Barb y Star van a Vista Del Mar se conecta con Damas en guerra al tener a dos amigas inseparables en el centro, pero sus actrices patean el tablero con el tono que le imprimen a la historia, uno que recuerda a las mejores parodias de los hermanos Zucker y a otro film del director que pertenecía al “clan”: Loca academia de pilotos, de Jim Abrahams. Asimismo, se deslizan ciertas referencias a Romy y Michele de David Mirkin, todo dentro de un paquete indiscutiblemente kitsch.

Barb (Mumulo) y Star (Wiig) son dos mujeres de mediana edad que están cómodas en su cotidianidad en Soft Rock, Nebraska, donde trabajan en el mismo comercio, comparten las mismas actividades, y experimentan una vida en loop. Una de ellas es viuda, y la otra hace mucho tiempo que se resignó en el amor tras sufrir una decepción que todavía la atormenta. Cuando un sobresalto las hace replantearse su presente, deciden salir de la burbuja y emprender un viaje a Florida donde se maravillan con cada cosa nueva que reluce ante sus ojos, desde el avión hasta las pulseras de caracoles.

Mumulo y Wiig captan muy bien el el espíritu del turista a través de una mirada paródica y varias subtramas que, en otras manos, probablemente no hubiese funcionado. Porque Barb y Star... no se limita a mostrar solo la estadía de esas amigas en el lujoso hotel donde logran hospedarse. También hay un relato paralelo que muestra a una mujer llamada Sharon (interpretada por la misma Wiig en clave Cate Blanchett bizarra) que busca vengarse de Vista Del Mar por un episodio traumático que vivió allí en su niñez, personaje al que Wiig y Mumulo le dan una historia de origen villanesco desopilante y digno de un film de espías, otro género del que se nutren para su parodia.

Jamie Dornan, la revelación del film
Archivo


Jamie Dornan, la revelación del film (Archivo/)

Y si faltaba algo para coronar el delirio, aparece Jamie Dornan mostrando sus dotes de comediante como el hombre que se termina enamorando de Star mientras trabaja como espía para Sharon. El protagonista de 50 sombras de Grey canta y baila con histrionismo (la película tiene secuencias musicales memorables, como la del remix de “My Heart Will Go On”) y muestra otra faceta como en su momento lo había hecho Chris Hemsworth en Cazafantasmas.

10 años después de Damas en guerra, Mumolo y Wiig regresaron con una apuesta más ambiciosa, un verdadero castillo de naipes que podía derrumbarse en cualquier momento. Sin embargo, las amigas terminan llevando todo a buen puerto en una de las comedias del año, en un testamento más de su búsqueda por reflejar la historia de una amistad desde lugares poco convencionales, pero con el corazón en el mismo sitio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.