Batgirl: la cancelación vuelve a demostrar que Warner Bros. no tiene una estrategia para el DCEU

·10  min de lectura
Batgirl: la cancelación vuelve a demostrar que Warner Bros. no tiene una estrategia para el DCEU
Batgirl: la cancelación vuelve a demostrar que Warner Bros. no tiene una estrategia para el DCEU

Sabíamos que algo estaba pasando con las películas de DC desde hace mucho tiempo, pero esta semana estalló todo con la cancelación de Batgirl. La película protagonizada por Leslie Grace en el papel de la heroína perteneciente a la batifamilia estaba por estrenarse este año, aparentemente, y ahora no verá la luz según lo que confirmaron The New York Post y Variety hace poco. Lo curioso es que la película estaba muy avanzada y el estudio decidió que no la iba a lanzar en cines ni en alguna plataforma. Todo quedó claro en ese sentido: Warner Bros. no quiere que la gente vea el filme, más allá de aquellos que estuvieron en las proyecciones de prueba.

No te lo pierdas: The Flash: Warner Bros. Discovery no sabe qué hacer con la película, ¿será cancelada también?

Es una decisión muy drástica y definitivamente un balde de agua fría tanto para los fans como para los involucrados en el proyecto. Leslie Grace, quien anteriormente protagonizó En el barrio (95%), la adaptación del musical que la misma compañía decidió enviar al streaming en lugar de que tenga un estreno en cines, siempre se mostró entusiasmada con la oportunidad de interpretar a la superheroína. Desde el momento en que fue confirmada para el papel, desde que se puso el traje, desde que salieron las primeras fotografías oficiales y no oficiales tomadas durante las filmaciones en exteriores.

Sus directores también se encontraban muy felices. Adil El Arbi y Bilall Fallah siempre hablaron muy bien no solo de tener el trabajo, sino de la oportunidad que les estaba dando el estudio. El hecho de hacer la película de alguien que no es un personaje “cualquiera” es algo que muchos directores desean, y así Batgirl hubiese sido secundaria o nueva, sabemos que en el cine de superhéroes hay chance de brillar con una historia atractiva. Además, no estaban trabajando con actores nuevos o desconocidos; Grace era la más novata, claramente, pero ya había trabajado en producciones grandes del mismo estudio, y además estaban otros nombres llamativos como los de J.K. Simmons y Michael Keaton. El primero como el comisionado Gordon y el segundo como Bruce Wayne/Batman, y tanta era la expectativa de su regreso que no tardaron en filtrarse fotos de las grabaciones donde tenía puesto el traje.

Luego ocurrió lo inesperado, cuando se reveló que Batgirl no sería lanzada en absoluto. Entonces, esta adaptación pasó de ser un título ambicioso de Warner Bros. a una película que solo se estrenaría en la plataforma de streaming de WarnerMedia. Luego los ejecutivos cambiaron de opinión y pasó a la lista de lanzamientos en cine, sin una fecha oficial de estreno, para luego quedarse en la repisa de proyectos que no serán vistos por la audiencia.

Te recomendamos: Batgirl: directores lamentan la cancelación de la película

Los reportes son confusos. The New York Post citó a una fuente que había dicho que la película era terrible y describió a Batgirl como “irredimible”. Sin embargo, Variety también se puso en contacto, y mencionó que su fuente en ningún momento dijo eso, sino que el medio hizo énfasis en que no tenía nada que ver la calidad de la película ni los compromisos de sus directores, sino que la decisión radica en que Warner Bros. quiere que todos sus proyectos estén dentro de la escala de lo que llamaríamos un blockbuster. Con el presupuesto de esta adaptación, claramente no se ganó un lugar entre las producciones de mayor presupuesto.

Para el momento en que los ejecutivos decidieron no dar luz verde al estreno de Batgirl, el equipo de la cinta se encontraba finalizando su post-producción. Así, la película estaba prácticamente completada y lista para llegar a los cines, a diferencia de una La Liga de la Justicia de Zack Snyder (82%) que fue cortada cuando se encontraba en la mitad o los inicios de su post-producción. Según esta información, Batgirl no necesitaría mucho tiempo de preparación en caso de que alguien cambie de opinión y quiera lanzarla en algún cine o plataforma. Esto es lo que hace que su caso sea más extraño, incluso porque no hubo polémica de por medio como en el caso del trabajo de Zack Snyder.

El hecho de que Warner Bros. haya matado Batgirl nos indica dos cosas: al estudio no le tiembla la mano cuando se trata de tomar decisiones, y que no tiene una estrategia real para el universo de DC. Podríamos encontrar una tercera: solo toma cierto tipo de decisiones, y aquellas que debería haber tomado hace rato, al parecer, se le complican demasiado.

La cancelación de la película significa que el estudio ha tirado US$90 millones al tacho de basura, en lugar de buscar una forma de, tal vez, recuperar el dinero. Inicialmente eran US$75 millones los que se iban a usar para la producción, pero esta cantidad se incrementó debido a la pandemia de COVID-19. Aquí es cuando empezamos a encontrar contradicciones con todo lo que ha decidido el estudio desde hace algún tiempo hasta ahora.

¿Desechar una producción de US$90 millones para pagar menos impuestos?

Según los reportes, el director ejecutivo y presidente de Warner Bros. Discovery, David Zaslav, desechó Batgirl para conseguir una reducción de impuestos. Se informa que esto es una “decisión estratégica” que le permite declarar que el presupuesto de US$90 millones fue una pérdida total y así reducir la obligación fiscal de la empresa, lo que a su vez le permitiría aumentar las ganancias generales. Esta “estrategia” no salva al estudio del que hasta ahora es uno de sus fracasos más espectaculares y publicitados. Además de que las andanzas de Warner Bros. en torno al DCEU serán objeto de burlas ahora más que nunca, tanto por fans como por personas externas, el resto de la información nos lleva a una serie de contradicciones que una vez más demuestran que la compañía realmente no sabe cómo explotar todo lo que contiene este universo.

Batgirl no iba a ser mostrada en la Comic-Con porque así lo habían planeado

Podríamos argumentar que quizás el reporte de que la película es irredimible es cierto y que por eso el estudio decidió saltarse esta película para su participación el la Comic-Con de San Diego. Curiosamente, IndieWire señala que ese era el plan original del estudio, porque su intención era la de mantener la atención del público en Black Adam y Shazam! Fury of the Gods. No hay mucho que especular realmente, y solo nos lleva a pensar que es otro de los errores que han cometido en el manejo de los superhéroes aunque aclara la situación un poco.

La contradicción de asegurar que el streaming es el futuro para regresar a la experiencia cinematográfica

Entre las tantas decisiones que podemos cuestionar está aquella infame del lanzamiento simultáneo en cines y streaming, que llevó a un par de ejecutivos a no informar a directores, actores y demás involucrados de que sus películas se iban a estrenar no solo en cines sino en HBO Max. Fue algo bastante controversial, y personalidades como Gal Gadot y Patty Jenkins fueron de las primeras en condenar la decisión, junto a otros cineastas como James Gunn y Denis Villeneuve. La controversia alcanzó un nuevo nivel cuando se confirmó que las dos primeras habían sido compensadas debido a que el lanzamiento en streaming no fue lo que se pactó desde el principio e influía en las ganancias que podrían obtener. Surgieron varias reacciones en cadena hasta que después de algún tiempo el estudio decidió regresar a la distribución exclusiva en cines por 45 días y luego el debut de sus películas en la plataforma. Batman fue una de las beneficiadas por esto y recaudó más de US$700 millones; Batgirl pasó de ser exclusiva de HBO Max a ganarse un estreno en cines luego de que los ejecutivos decidieron dar prioridad a la experiencia cinematográfica.

Al final, Batgirl no llegará a ningún lado, pero nos quedamos con la ironía de los portavoces del estudio diciendo que el futuro estaba en los estrenos simultáneos, y en el streaming en gran parte, para luego hacer de cuenta que eso nunca pasó y desechar un proyecto que merece llegar a cines con excusas como los impuestos y un recorte de gastos, para después informar que se enfocará en lanzamientos exclusivos en cines diciendo que ese es el lugar para sus películas.

El doble estándar de Warner Bros.

Es interesante ver cómo los intereses de la compañía se manifiestan de diferentes formas en proyectos que pertenecen a un mismo grupo. Por un lado, no duda en arrojarle US$200 millones a un equipo de creadores para hacer una película nueva de Batman, contratar nuevos actores cada cierto tiempo y volver a hacer lo mismo una y otra vez. Se han equivocado algunas veces, pero al parecer ahí no importa. Con Batgirl, también se argumentó que la cinta es de mediano presupuesto y que no llega a las grandes ligas de los blockbusters, la cual además no podría ofrecer a la audiencia el espectáculo que desearían mostrar. Es curioso, porque US$75 millones, el presupuesto original que tuvo, es bastante bajo en comparación con otros filmes. Si el estudio realmente quería ofrecer un espectáculo debía haber invertido más en todo. Ahora, no temen en volver a lanzar billetes a otro creativo para una película nueva del Joker, pero sacrifica el trabajo del equipo que hizo Batgirl y de paso hace de cuenta que alguna vez le importó el proyecto, cuando nunca le puso el mismo enfoque ni esfuerzo. Actuó mal y ahora le toca pagar con un publicitado fracaso.

Warner Bros. definitivamente no tiene una estrategia, pero canceló Batgirl porque tiene un nuevo "plan"

Lo que para otro estudio podría ser oro, para Warner Bros. es una maldición. El estudio nunca ha sabido qué hacer exactamente con esta propiedad y ha fracasado varias veces. Los personajes de DC han estado por años en el cine, aunque solo un par, pero otros aún no han debutado en la pantalla grande. La compañía fracasó estrepitosamente en su intento de universo conectado a pesar de tener los recursos. Tiene versiones de los superhéroes que han causado buenas impresiones en el público. Uno de los casos más conocidos y por el que los fans tanto reclaman es Superman, interpretado por Henry Cavill. Algo similar ocurrió con Batman (Ben Affleck) y ni qué hablar de la Liga de la Justicia. El estudio se dejó llevar por lo que hacían otros y se perdió en el camino. Lo mejor hubiera sido tener una estrategia clara desde el principio, pero esta desorganización hace que aún sigan pagando los platos rotos. Está más que comprobado que sus películas pueden ser muy exitosas (Batman (85%) y Guasón (91%) son ejemplos recientes), pero no que tiene una idea clara de qué hacer. Sus películas "independientes" salen mejor y el constante cambio de actores deja mucho que desear de una franquicia y empresa que cambian de parecer cada cinco minutos.

La fusión de Warner Bros. con Discovery no deja títere con cabeza

A pesar de todos los argumentos que se puedan hacer por la calidad del filme, la fusión de Warner Bros. con Discovery está causando estragos. Entre los afectados no solo están Batgirl y la película animada de Scooby-Doo! que también fue cancelada, sino que varios títulos fueron retirados de la plataforma de streaming: Las brujas (45%) fue uno de ellos. Pero ahí no termina: todo está tambaleándose para HBO Max, y parece que no durará mucho ya que The Wrap ha informado que el 70 por ciento de sus empleados podría ser despedido en cualquier momento. Al parecer, todo esto es necesario para lo que quiere la compañía, que es la plataforma Discovery+ con todo el contenido del estudio cinematográfico. La mano dura de sus ejecutivos hizo a un lado una película que les costó US$90 millones, y es posible que más producciones que los suscriptores pueden ver en HBO Max sean canceladas más adelante.

Continúa leyendo: HBO Max retira películas originales de su plataforma