Anuncios

Ben Affleck dice que su experiencia en Liga de la Justicia empeoró su alcoholismo

Ben Affleck dice que su experiencia en Liga de la Justicia empeoró su alcoholismo
Ben Affleck dice que su experiencia en Liga de la Justicia empeoró su alcoholismo

El bornout es un fenómeno donde el estrés laboral, profesional y financiero, nos lleva a sufrir de modo extremo nuestra condición de capital de trabajo en el sistema que habitamos inevitablemente. El exceso de trabajo, las condiciones lamentables por las que pasamos, las horas extremas de reclusión profesional nos impiden disfrutar a nuestros seres queridos, una comida e incluso invade nuestros sueños, impidiendo el descanso. Es, hay que decirlo, un fenómeno cada vez más recurrente —y, por ello, urgente. Este estrés emocional se traduce, pronto, en un problema de salud que acelera la degradación y las afecciones que devastan nuestra calidad de vida y disminuyen el porvenir.

Te puede interesar: Ben Affleck está muy orgulloso de Batman v Superman y La Liga de la Justicia de Zack Snyder

Las estrellas de Hollywood no están exentas de tal destrucción de los sentidos, el cuerpo y la mente. Incluso, en ellos, con el acceso ilimitado (gracias a su economía) a vicios que atemperen las situaciones adversas (vean Babylon (63%) y corroboren estas afirmaciones), agrava el bornout y lo transforma en un monstruo confundido con personas quejicas. Por ejemplo, recientemente supimos de las declaraciones de Ben Affleck respecto a su experiencia lamentable con Liga de la Justicia (41%). Lo que no se atendió, fue un hecho que formó parte de su “tocar fondo”: el modo en que la frustración, el cansancio, la depresión y la exigencia extrema de la producción, lo indujeron a ser más dócil al dulce veneno del alcohol.

Como antecedente, en una entrevista para The Hollywood Reporter, el actor dijo:

Liga de la Justicia… Podrías dar un seminario sobre todas las razones por las que funciona como un gran ejemplo de cómo no hacer las cosas. Desde la producción hasta las malas decisiones y la horrible tragedia personal, y terminando con el sabor de boca más monstruoso.

Lee: Willem Dafoe está dispuesto a regresar como el Duende Verde en una nueva película de Spider-Man

Sin embargo, el momento previo indujo en él el germen que empeoraría su situación con el alcoholismo. Sabemos que, en realidad, todo surgió de un evento que nadie podía prevenir, controlar, y en el que Zack Snyder necesitaba, justamente, retirarse de su oficio. El suicidio de su hija lo dejó devastado, con una película a medias y sin cabeza para continuar. Y, en un arranque de genialidad ejecutiva (esos directivos, son unos loquillos), se les ocurrió que podrían contratar a Joss Whedon para ejecutar esta película, que buscaba crear, por primera vez, una película live action coral de superhéroes de DC, bajo las premisas de El Hombre de Acero (55%) (película vilipendiada, pero que planteaba un desarrollo muy interesante de Superman) y Batman vs Superman: El Origen de la Justicia (27%) (película maleta, pero que ya comienza a perfilar los fundamentos cruciales de este universo y las premisas que Snyder preparaba para inducir un germen novedoso en la arena de los filmes superheroicos y, de algún modo, refrescar la oferta de películas mainstream).

Al parecer, nadie había reparado en el desastre que fue Avengers: Era de Ultrón (75%) (ni siquiera la crítica) y lo limitado en recursos que era Whedon para narrar algo que requería más seso. Claro, esto no podía sino afectar directamente a la producción y el resultado final. Algo que, evidentemente, jamás le hizo gracia a Affleck, como el célebre meme lo demuestra. En sus palabras:

Esa fue la peor experiencia que he visto en un negocio que está lleno de experiencias de mierda. Me rompió el corazón. Alguien tuvo la idea de que alguien [Joss Whedon] vendría en plan, “Te rescataré y haremos 60 días de rodaje y escribiré todo sobre lo que ya tienes. Tengo la fórmula”. Y no era el tal cosa. Eso fue difícil. Así que comencé a beber demasiado. Estaba de regreso en el hotel en Londres, era eso o saltar por la ventana. Y pensé: “Esta no es la vida que quiero. Mis hijos no están aquí. Soy miserable”.

Te puede interesar: Tom Cruise ya vio The Flash y le encantó: “es todo lo que quieres en una película”

El bornout es algo delicado. Ya sabemos de los casos de Selena Gomez cuando denunció a la revista Vogue que estaba a punto de colapso por saturación laboral. También el caso de Hilary Duff. Y así sucesivamente. Esto es algo que todos deberían atender. De otro modo, sus carreras pueden destruirse... y sus relaciones interpersonales también.

Lee: Escuadrón Suicida: David Ayer parece confirmar que su corte de la película será estrenado