Cuca, 20 años de vida con sus años Sabbathicos

Salvador Ruiz
Blogcanrol

Rock mexicano con cuna metalera y ambiente tequilero sólo ha sido concebido por una banda: Cuca. El cuarteto que le dio al Son de la negra los riffs heavys ahora está celebrando sus primeros 20 años de existencia.

La biografía de la banda indica que el grupo nació en Guadalajara; en realidad Cuca se gestó en los discos de Back Sabbath, la fuerza de Deep Purple y las guitarras del Mariachi Vargas de Tecalitlán. Cuca de alguna forma reacomodó el hard rock y el heavy que se hacía en la perla tapatía, rebasando a la famosa La Sole, diferente al legendario Fongus (padres del primer speed metal mexicano) y también distante de aquel ochentero Megatón.

Cuca se forma en Guadalajara, puesnnn. Aunque José Fors, la voz y letrista, es de origen cubano, y Carlos Avilez, bajo, venía de una enorme banda sonorense, Khafra. ¡Ah qué tiempos señor metalón! Cuca es consecuencia de un grupo que cantaba en inglés a mediados de los años ochenta, Mask. Allí José Fors llevaba las riendas, o al menos eso pensaba, pues sus compañeros lo echaron (o abandonaron, como el lector guste interpretarlo), para armar Montana. Fors se sumergió en Duda Mata, un proyecto interesante e inquietante en su momento.

Fors y Aviléz se completaron con Galileo Ochoa, guitarra, y Bola Domene, batería, este último se fue después a La Lupita. Cuca nace en el 90 con los músicos indicados, un año después, a la salida de Bola, entra “El Implacable” Nacho González.

Fors siente una fascinación por los escarabajos e insectos, recordemos que él, junto al cineasta Guillermo del Toro, le dio forma al escarabajo de La Invención de Cronos. Ese animalejo fantástico tomó la guitarra y los estoperoles para convertirse en el logo de Cuca. Si la canción tradicional mexicana dice que “la cucaracha ya no quiere caminar, porque no tiene, porque le falta, mariguana que fumar”. Esta Cuca por momentos paró su andar, no obstante llega a un honroso doble decenio de vida. Con algunas largas pausas y un cambio de vocalista.

BMG creó en 1992 un sello para impulsar a nuevas bandas, Culebra, pues no quería ligarlas a sus consagradas: Maldita, Caifanes y Fobia. Gran fue la sorpresa de que con un buen presupuesto (aunque inferior al de los grupos mencionados) consiguieron colocar a tres bandas que revolucionaron al rock mexicano: Santa Sabina, La Lupita y Cuca.

La Invasión de los Blátidos es sin duda el gran disco de Cuca y el que más han vendido en toda su carrera; esto fue suficiente para que entonces se le consintiera a la banda y le trajeron al productor que deseaban para su segunda placa, Tu Cuca Madre Ataca de Nuevo, ni más ni menos que el productor de Black Sabbath, Robin Black. Maestro que también produjo La Racha, el tercero de la banda.

Una noticia conmocionó a la escena rockera, cuando el sólido grupo estaba debilitándose, pues José se entregaba con mayor fuerza a otra de sus pasiones, la pintura. El resto de la banda no aceptó los desplantes de José y buscaron un reemplazo ante la salida de Fors. El sustituto motivó una drama Abel-cainesco, pues el seleccionado fue el hermano de José, Alfonso Fors, que tenía una presencia y voz semejante.

Alfonso comentó que él sabía que su hermano algún día le daría la espalda a la banda, así que esperó pacientemente a que esto sucediera, pues se sabía el candidato idóneo para sustituirlo. Se grabó entonces con Alfonso La Racha, en el que viene un tema himno del rock latino, La balada.

La ausencia dolía a los seguidores, pues aunque el grupo seguía no se enganchaba con Alfonso. En 1997 se edita El Cuarto de Cuca, con el regreso de José y un magnífico concierto en el Teatro Metropolitan, en el que estuvo su productor, el glorioso Ricardo Mollo (Sumo, Divididos). La llamarada duró poco. El grupo se separó un año más tarde.

Ocesa quiso en varias ocasiones reunir al grupo para un Vive Latino, el grupo exigía demasiado y las asperezas internas aún no se limaban. Al paso del tiempo se flexibilizaron ambas propuestas y en el 2004 concluyeron los seis años sabbathicos, se hace una gira y se graba un disco en vivo en Guadalajara, en La Concha Acústica, Viva Cuca.

Las grabaciones ahora son más escasas, su último trabajo se grabó en 2006, Con Pelotas. El grupo desde hace rato está preparando un DVD y un libro biográfico. Recién festejó en Guadalajara su 20 aniversario y el próximo 2 de julio hará lo propio en la Ciudad de México, en el Teatro Metropólitan. Esta Cucaracha aún camina, pues seguramente todavía tiene mariguana que fumar.

Síguenos: