Carmen Salinas, lo que hay detrás de la ‘opinóloga’ más buscada

Carmen Salinas siempre está en el foco de los medios. Foto: Selene Vargas/Clasos.com/LatinContent/Getty Images

En la escena mediática, tenemos a aquellos famosos que hablan abiertamente de su vida personal, también a quienes insisten en no decir algo sobre otros, y a los que, por el contrario, tienen una opinón para todo… esos que les dan a la prensa sus más emblemáticos titulares. Es el caso de Carmen Salinas, quien se muestra ante los medios como una mujer con mucho que decir, aunque parezca desconocer de lo que habla. Pero, ¿será tan cierto?

Su más reciente pifia fue confundir el VIH con el VHS, algo que desató burlas en las redes e hizo que la actriz utilizara su cuenta de Twitter para publicar un segundo video, en el que señaló: “Para todos esos intelectuales que me estuvieron corrigiendo, sí sé lo que estoy diciendo, si tan pendeja no soy”.

La ex diputada siempre es noticia. El método es simple. Si Gabriel Soto se divorcia de Geraldine Bazán, los medios buscan la opinión de Carmen Salinas. Si Frida Sofía acusa públicamente a su madre Alejandra Guzmán, los medios buscan la opinión de Carmen Salinas, con el simple afán de que cometa un desliz y poder burlarse de ella. Y así, ‘peladito y a la boca’, la prensa obtiene de ella la nota que les dará mayor audiencia para luego criticarle el error y señalarla por opinar de todo.

Si la labor de la prensa es preguntar, la de ella es responder. Entonces, ¿por qué insisten en buscarla para que hable de temas ajenos a su vida y trayectoria? Pero, sobre todo, si con sus opiniones los medios ganan notas escandalosas, ¿qué obtiene ella a cambio?

También te puede interesar: Carmen Salinas pide a gobierno medicinas para pacientes con "VHS"

La respuesta puede ser una elaborada estrategia de visibilidad. Es el recurso que le queda a actrices como ella, que a su edad tienen menos y menos espacios para permanecer vigentes en los medios mexicanos.

Hasta cierto punto, pareciera un abuso por parte de los medios que van y le consultan sobre cualquier tema. Pero no olvidemos que ella, en su papel de actriz cómica-mágica-musical, le interesa estar en el foco, explotando esa imagen de no saber nada. Después de todo, ¿cuántas de sus contemporáneas tienen la misma presencia mediática?

Es un poco el mismo método que ha utilizado Pedro Sola, a quien se le ve bailando, opinando sobre la cinta ‘Avengers: End Game’, programando música como DJ y siendo un referente cómico para los millennials. Pero a cambio, ha obtenido un trabajo fijo en ‘Ventaneando’ desde hace más de 20 años, abrió un canal de YouTube para capitalizar su imagen y ha firmado contratos comerciales de diversas marcas (incluyendo uno de mayonesas, tras el legendario error que se volvió viral).

De la misma manera, Carmen Salinas ha capitalizado su imagen de señora que se mete en todo y opina aún sin saber, algo que se ha reforzado con frases en los medios, videos de ella misma con expresiones populares, memes y su propio canal de YouTube para reforzar esa imagen.

¿El resultado? Trabajo, la visibilidad suficiente para postularse como diputada y ganar, e incluso contratos millonarios para hacer comerciales (por ejemplo, apareció anunciando las galletas Emperador). Entonces, ¿será tan ignorante como algunos creen?

Existe un principio publicitario que, a grandes rasgos, señala: “Que hablen bien, que hablen mal, pero que hablen”. Carmen Salinas se sabe a sí misma una marca. Y con sus declaraciones, sabe perfectamente lo que vende. De hecho, a diferencia de muchos de sus colegas, ella no va a los medios… los medios van a ella, sabiendo de antemano que les dará la nota.

Otra de las ‘opinólogas’ del espectáculo mexicano y ‘enjambre’ para los medios, Niurka Marcos, lo dijo así de claro alguna vez: “Una loba vieja como yo ya tengo mis mañas para montar mis espectáculos. Por eso, yo no pido crédito. Yo pido lana”. ¿Así o más redondo el negocio?

Carmen Salinas es un fenómeno atractivo para los medios. Una mujer que no solo juega a no saber, sino que también juega a ser del pueblo, cuando el sueldo que percibía como diputada la pone muy lejos de ahí. Y es que jugar a ser también es una forma de jugar. Pero el plan de la actriz quizá va mucho más allá. Y con este ganar-ganar, los medios obtienen material fácil de rotar y ella obtiene de la prensa lo que muchas de sus contemporáneas hace tiempo han dejado de tener: permanencia.

También te puede interesar: Asaltan a hija de Carmen Salinas

@braham_MV