La Casa del Dragón: Emma D'Arcy y Olivia Cooke hablan de cómo el patriarcado domina Westeros

·3  min de lectura
La Casa del Dragón: Emma DArcy y Olivia Cooke hablan de cómo el patriarcado domina Westeros
La Casa del Dragón: Emma DArcy y Olivia Cooke hablan de cómo el patriarcado domina Westeros

La casa del dragón (90%) es un completo éxito y ni siquiera El Señor de los Anillos: Los Anillos de Poder (87%) es capaz de igual lo que está haciendo. Milly Alcock y Emily Carey se despidieron el domingo pasado de la serie, jóvenes actrices que interpretaron Rhaenyra Targaryen y Alicent Hightower; ahora es tiempo de que Emma D'Arcy y Olivia Cooke tomen sus respectivo lugares para presentarnos a las versiones adultas de los personajes. Para Entertainment Weekly, los intérpretes hablan sobre el arraigado sistema patriarcal que inunda el mundo de Westeros.

No te pierdas: La Casa del Dragón tiene 29 millones de espectadores por cada episodio

Desde el primer capítulo notamos la preferencia que los Siete Reinos tienen por los hombres. Aunque por derecho de nacimiento, la princesa Rhaenys debía ser la heredera al Trono de Hierro, el nombramiento fue dado a Viserys, primo varón del rey. A pesar de que Rhaenyra, hija del actual monarca, es quien ostenta el título de futura reina, las intrigas favorecen a Aegon, el pequeño hijo de Viserys.

En su entrevista, Emma comenta que la “consolidación del poder masculino y el patriarcado” es lo que la impulsó a seguir adelante con el proyecto e inmiscuirse en la fascinante historia de House of the Dragon; señala que Rhaenyra es “privilegiada pero no tiene poder” y que vive inmersa en un mundo dominado por los hombres.

Una cosa es poner a dos personajes femeninos en el centro de una serie como esta, pero es otra cuando están posicionados dentro del patriarcado. ¿Cómo les hacemos caso al menos buscando el mando de sus propias vidas?

Te invitamos a leer: Amazon habría rechazado serie de Conan por su “masculinidad tóxica” y preferido producir La Rueda del Tiempo

Por su parte, Olivia Cooke mira en Alicent a una mujer conflictuada por el poder y el deseo de salvarse a sí misma y a los que le rodean, incluso si debe tomar decisiones más allá de ellos:

Alicent lucha con su feminidad y el poder, tiene que jugar completamente separada de su esposo o su padre o incluso de sus hijos. Y también, de una forma moral, preguntarse cuál es su posición cuando ya no escucha a su padre.

House of the dragon está basada en Fire and Blood, novela que narra la famosa Danza de dragones, la guerra interna Targaryen protagonizada por Rhaenyra y su medio hermano, Aegon II, quienes se disputan el Trono de Hierro. Mientras que ella defiende su nombramiento como heredera de Viserys, él basa su reclamo al ser el primer hijo varón del rey con Alicent. Estos eventos incluso son recordados por los personajes de Canción de hielo y fuego, la saga de novelas en la que se basa Juego de Tronos; cabe mencionar que la serie está modificando detalles importantes del libro, ofreciendo una experiencia refrescante.

Además de House of the dragon, HBO ya tiene planeados varios spin-offs, incluyendo la secuela de Game of Thrones (59%) protagonizada por Kit Harington, quien aparentemente está desesperado por darle un mejor final a su personaje. Vale la pena preguntarse si esta producción redimirá al verdadero último Targaryen del continente en la adaptación televisiva, cuya sangre noble realmente no tuvo impacto en los acontecimientos de la octava temporada; tal vez en el futuro le espera un destino mucho más grandioso que el destierro en el norte.

También puede interesarte: La Casa del Dragón: Milly Alcock dice que la fama apesta y le da ansiedad