Chloë Grace Moretz expone el colmo machista de Hollywood

LOS ANGELES, CALIFORNIA - OCTOBER 11: Chloë Grace Moretz attends Prime Video's
LOS ÁNGELES, CALIFORNIA - 11 DE OCTUBRE: Chloë Grace Moretz asiste al estreno de "The Peripheral" de Prime Video en The Theatre at Ace Hotel el 11 de octubre de 2022 en Los Ángeles, California. (Foto de Axelle/Bauer-Griffin/FilmMagic)

Cuando Chloë Grace Moretz habla de Hollywood, sabe de lo que habla. Tendrá apenas 25 años pero lleva toda una vida creciendo entre rodajes, guiones y castings. A los 7 ya era compañera de trabajo de decenas de actores, técnicos, directores y productores adultos a través de La morada del miedo con Ryan Reynolds o series como Mujeres desesperadas. Es más, su primer papel como protagonista fue el remake de Carrie y lo hizo con 14 primaveras. Todo un prodigio del mundo del cine. Sin embargo, ni la experiencia acumulada ni el respeto que merecía por ser una más dentro de cada equipo la salvaron de lidiar con el colmo del machismo de su industria.

Porque por mucho que su estrella cada vez brillaba más alto gracias a éxitos como Kick-Ass, tuvo que lidiar con “la lucha de poder” que imponían sus colegas masculinos adultos al aparentemente sentirse amenazados o verla como un ser inferior por el mero hecho de ser una partenaire menor de edad. "Siempre fue extraño desde mi primer papel protagónico cuando tenía 14 años en 'Carrie'... Siempre era muy interesante ver quién sería infeliz con una mujer joven" dijo la actriz en el podcast Reign with Josh Smith (vía The Independent) haciendo referencia a las actitudes negativas que encontraba entre hombres adultos al llegar a un nuevo proyecto.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

“Para ese entonces, ya había trabajado durante tantos años, casi 10 años, y a medida que continuaba teniendo papeles más importantes y a medida que crecía, se hacía muy interesante observar el rechazo que obtendría de mucha gente”, dijo la estrella de la nueva serie de Amazon Prime Video, The Peripheral. La mayoría eran hombres mayores que me infantilizaban. Si tenía ideas reales que poner sobre la mesa, muchas veces me derribaban. Tener que abogar incluso por un hombre mayor en nombre de uno mismo a los 14, 15, 16 años es una locura mental muy, muy loca”.

Moretz asegura que en más de una ocasión se enfrentaba a esta “lucha de poder” con figuras masculinas en el set, a pesar de tan solo ser una adolescente. “Creo que los límites son muy importantes”, continuó diciendo al hablar del aprendizaje de estas experiencias. “Y parte de darte cuenta de tus límites y realmente hacer cumplir tus límites es decir tu verdad sin culpar ni juzgar a las personas”.

Con su confesión, Chloë Grace Moretz expone el colmo machista de un Hollywood que no deja de flaquear cada vez que una actriz desvela sus experiencias. Porque sería una adolescente y menor de edad, pero también una compañera de trabajo con sus propias ideas y extensa experiencia. Que haya tenido que enfrentarse a hombres adultos que infantilizaban o minimizaban sus sugerencias o presencia por el mero hecho de ser una adolescente, nos habla de un machismo ridículo.

Era una niña. Una joven en desarrollo absorbiendo al máximo el aprendizaje de cada rodaje. Al igual que el resto de actores tenía sus propios personajes que preparar e interpretar, con una labor tan válida como la de cualquier adulto dentro de un mismo proyecto. Me parece absurdo que siendo una adolescente en alza, con un sueldo que evidenciaba su posición en la industria de medio millón de dólares -la cifra que supuestamente cobró por The Equalizer con Denzel Washington (vía Business Insider)-, tuviera que luchar para exponer su visión con ciertos hombres adultos colocándola en el ring de una lucha de poder inexistente. En lugar de apoyarla, enseñarle y colaborar a favor del proyecto.

Porque, según las palabras de la actriz, estaban minimizando a una joven en pleno desarrollo, restándole importancia cuando su lugar en la industria en ese momento probablemente haya sido más fuerte que el de ellos. Me pregunto si jóvenes adolescentes masculinos que protagonizaron producciones alguna vez sintieron lo mismo. Porque, que yo recuerde, ningún actor del mismo calibre ha revelado una experiencia parecida.

Más historias que te pueden interesar: