Como el chocolate Jungly ha vuelto, hemos recordado con nostalgia otros 8 clásicos que echamos de menos

·5  min de lectura

Nada más y nada menos que 6.750 euros. Ese es el precio que ha pagado el conocido streamer y host Ibai Llanos por la primera tableta de chocolate Jungly, todo un producto “renacido” que había desaparecido del mercado en 2015. Para entender la historia, hay que explicar que esta chocolatina a base de chocolate, leche y galleta (y con motivos de animalitos), había generado un culto desde su retirada un culto de precedentes. En 2018, Nestlé contestaba en Twitter a un usuario que preguntaba por las razones de su retirada, argumentando que era un producto “al que no se había querido lo suficiente”. Sin embargo, una petición abierta en Change.org y la intervención en junio de 2019 de Ibai Llanos pidiendo que regresara el chocolate obró el milagro: este Jungly versión 2.0 será producido en la fábrica de Nestlé en La Penilla de Cayón (Cantabria) y vuelve a los supermercados en febrero. El dineral que ha pagado Ibai Llanos por la tableta tiene un sentido: Nestlé lo destinará a proyectos de biodiversidad en el norte de España con el apoyo y asesoramiento de la Fundación Global Nature.

El chocolate Jungly ya está aquí. Foto: Nestlé
El chocolate Jungly ya está aquí de regreso. Foto: Nestlé

El éxito de esta iniciativa nostálgica nos hace preguntarnos ¿podrían volver productos del pasado de los que nunca volvemos a saber? Actualmente, Internet es un hervidero de peticiones solicitando el regreso de ‘hits’ comestibles olvidados de los años 80, 90 y 2000. Más allá del chocolate Jungly, aquí van otros ocho productos que tienen a una legión de fans pidiendo su vuelta. ¿Es hora de que vuelvan?

Choclait chips.

Otro producto de Nestlé que despierta pasiones nostálgicas. En este caso se da la circunstancia de que sí se venden en otros países, pero no en España, donde se retiraron del mercado en 2015. Estas galletas de cereales recubiertas de chocolate con leche y chocolate negro ya han hecho que Nestlé tuiteara un esperanzador “lo valoraremos” cuando la usuaria @lavecinacuriosa les dijo que “ya que están volviendo cosas ricas...... podéis volver a hacer Choclait Chips. Estaban tan ricos. No he encontrado nada igual”. Puro amor.

Los añorados Choclait Chips. Foto: Nestlé
Los añorados Choclait Chips. Foto: Nestlé

Frigurón

Los aficionados a los helados industriales aprenden a convivir con la certeza de que el helado que este verano está en el cartel puede desaparecer al año siguiente. Es lo normal en un sector que está en continua renovación pero lo cierto es que el caso del Frigurón se sale de lo normal. Creado a principios de los 80 por la empresa Frigo (probablemente para sacar partido del éxito de la película Tiburón y sus secuelas) desapareció de la oferta de Frigo en el año 1987 y, además de contar con su propio grupo de Facebook, ha servido de inspiración para camisetas. Su llamativo color azul marcó una época y hasta el propio Maradona lo publicitó durante su paso por el FC Barcelona.

El frigurón, en todo su esplendor en los 80. Foto: Grupo Facebook Friguronero
El frigurón, en todo su esplendor en los 80. Foto: Grupo Facebook Friguronero

Drakis

Un snack de patata con sabor a queso y bacon que la marca española Matutano lanzó a principios de los 90. Son muchos los que añoran su forma de dentadura que invitaba a ponérselo en la boca durante un rato antes de comérselo. El nombre de Drakis desapareció y los snacks con queso pasaron a comercializarse bajo la marca Cheetos. Sin embargo, los colmillos Drakis no han reaparecido salvo en ediciones especiales por Halloween y son muchos los que los añoran. Aquí está el anuncio con el que se promocionaban allá por los primeros 90.

Nocilla de fresa

Aunque todo el mundo se sabe de memoria la composición de la nocilla: “Leche, cacao, avellanas y azúcar...”, en los años 80 hubo una versión en la que el cacao se combinaba con la fresa. Hay foros de discusión en Internet que dudan incluso de que llegara a existir, aunque hay testimonios en forma de publicidades de la época que lo atestiguan. También hay quien asegura que no la probaría ni en broma, convirtiendo esto en uno de esos casos de amor/odio por un producto que tanto gustan en Internet.

Chicles Boomer

Antes de que los chicles se comercializaran en paquetes de varias unidades, los chicles por 5 pesetas (unos 3 céntimos de euro) dominaron el mundo. Son muchos los que añoran esos chicles que se comercializaban en sabores como fresa ácida, sandía o incluso natillas. Actualmente, la marca Boomer, conocida por el superhéroe de traje azul que era su imagen, tan solo se puede encontrar en formato Maxiroll, en un chicle largo y enrollado de sabor fresa.

Fruitopia

Los años 90 vieron una explosión de nuevos formatos y sabores en el sector del refresco en España nunca visto antes. Tuvieron mucho auge los refrescos sin gas y de sabores que iban más allá de la cola, el limón o la naranja. Fruitopia fue una marca lanzada por Coca-Cola que comercializaba sabores como “cumbia de naranja” o “pasión por el melocotón”. A finales de la década desaparecieron del mapa, aunque son muchos los que siguen preguntando por ellos en foros y redes sociales, recordando con nostalgia sus llamativos colores y sabores exóticos.

Fruitopia sobrevive en otros mercados. Foto: openfoodfacts.org
Fruitopia sobrevive en otros mercados. Foto: openfoodfacts.org

American Donuts

En España, la variedad de sabores de los donuts siempre ha sido bastante reducida, para que engañarnos. Quizá por eso los American Donuts lanzados por Panrico en el año 2000 llamaron bastante la atención y hoy en día aún hay quien los recuerda como “los donuts con mejor relación calidad-precio” y un producto a reivindicar. Estaban rellenos de crema y su particularidad era que no tenían agujero. Desaparecieron de un día para otro dejando a muchos fans de los donuts rellenos esperando por un regreso que nunca se produjo. Sus anuncios también son muy recordados.

Froot Loops

Este caso es especial porque aunque estos cereales de Kellogg’s se encuentran a la venta en multitud de países, en España llevan fuera del mercado más de 20 años. Son muchos los que se quejan de tener que recurrir a la importación para conseguir los aros de colores del tucán que ni siquiera han logrado volver a las estanterías amparados por el auge de Instagram y su querencia por los colores cuquis.

Los Froot Loops, ¿demasiado exóticos para España? Foto: openfoodfacts.org
Los Froot Loops, ¿demasiado exóticos para España? Foto: openfoodfacts.org

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.