Anuncios

Christian Bale fundará un “pueblo” de 12 casas para 70 niños huérfanos por 22 millones de dólares

Christian Bale junto a su mujer en la apertura de un especial centro para niños
Christian Bale junto a su mujer en la apertura de un especial centro para niños - Créditos: @Robin L Marshall

La conciencia para ayudar a los demás desde el privilegio siempre estuvo muy presente en Christian Bale. El actor de origen galés, de 50 años, lo vivió en su casa, de la mano de su padre, David Bale, que “protestaba y le gritaba a Margaret Thatcher”. “De niño no entendía mucho qué hacía, pero me encantaba y admiraba cómo se desvivía por los demás”, recuerda ahora, cuando él mismo ha decidido dar un paso adelante y, más allá de donar dinero a causas de aquí y de allá, implicarse de forma directa con una. En este caso, la de crear una comunidad para niños huérfanos en la que los hermanos se puedan mantener juntos cuando no tengan a sus padres. Una especie de pueblo en una localidad de California en el que invertirá 22 millones de dólares.

El artista, que se llevó el Oscar por su rol secundario en el film El ganador (2010), inauguró las obras del complejo esta semana, unos trabajos que no estarán listos hasta 2025. Este pueblito se ubicará en Palmdale, una tranquila ciudad de unos 150 mil habitantes a unos 100 kilómetros al norte de Los Ángeles, en la zona del valle del Antílope, y será la primera de California de su tipo. Situada al lado de un parque y cerca de una zona comercial y de cafeterías, ocupará una zona de unos 700 metros cuadrados en la que habrá 12 casas donde vivirán los menores y dos apartamentos que servirán para transiciones temporales.

Kathryn Barger, Sibi Blazic, Christian Bale y Austin Bishop sonrientes con las palas en la mano, en el acto inaugural de Together California's Foster Care Center
Kathryn Barger, Sibi Blazic, Christian Bale y Austin Bishop sonrientes con las palas en la mano, en el acto inaugural de Together California's Foster Care Center - Créditos: @Robin L Marshall

Bale le dio forma al proyecto como parte de una organización llamada Together California (California Unida), que creó junto a Tim McCormick, quien fue director ejecutivo de Aldeas Infantiles en los EE.UU. durante casi dos décadas y hasta hace un par de meses, cuando lo dejó para unirse a Bale; y con el profesor de Medicina de la Universidad de California Eric Esrailian, filántropo de orígenes armenios y buen conocido de los famosos —hace unos meses firmó una carta abierta junto a Kim Kardashian para pedirle al presidente Joe Biden que buscara una resolución al bloqueo de la región de Nagorno Karabaj. “Con nuestro modelo de Together California, [la aldea] es algo del todo nuevo, totalmente transformador y necesario. Imaginate el absoluto dolor y el trauma de perder a tus padres o que te separen de ellos, y encima perder a tus hermanos y hermanas. Esa no es forma de tratar a los niños”, declaraba Bale a The Hollywood Reporter durante la inauguración. “Y, por eso, vamos a ser el epicentro para todo esto. Espero que este pueblo sea el primero de muchos y espero que la gente, los californianos y los angelinos, sepan unirse a nosotros para abrir los ojos ante lo que está ocurriendo delante de nuestras narices. Son nuestros niños y debemos ayudarlos”, afirmaba el actor.

Además de Sibi Blažić —doble de acción y mujer de Bale desde hace un cuarto de siglo, con quien tiene dos hijos, Luka y Joseph—, en la inauguración del miércoles estuvieron presentes diversos políticos y personalidades encargadas del bienestar infantil tanto de California como de Los Ángeles y de Palmdale. Entre ellos Kathryn Barger, la supervisora del condado de Los Ángeles (una funcionaria que está por encima de los alcaldes de cada localidad; el condado de Los Ángeles tiene cinco, todas mujeres), recién reelegida, a la que el intérprete le apuntó el tanto de haber sido “la absoluta dinamita” para que Palmdale se quedara con esta aldea. La propia Barger explicó que Bale había sido muy escrupuloso y había puesto multitud de condiciones para que el lugar donde se levantara el proyecto fuera el adecuado, visitando personalmente la ciudad. “Es que no podés elegir un sitio así nomás. “Tenés que darte una vuelta, ver qué te parece. ¿Está lejos de la escuela? ¿Es práctico? ¿Dónde están los negocios? Lo hice todo. Me obsesiono y me meto a fondo en los detalles. Me ciego con todo eso. Quería recorrer las calles y descubrirlo”, argumentaba él. “¿Quién hace eso hoy en día? ¿Quién se toma el tiempo para entender las cosas?”, reflexionaba Barger y sumaba: “Este va a ser uno de los proyectos más importantes en los que trabajemos en el condado de Los Ángeles como lugar de transformación de la juventud”.

Sibi Blazic y Christian Bale están comprometidos con el nuevo proyecto solidario del actor en el que participa toda la familia
Sibi Blazic y Christian Bale están comprometidos con el nuevo proyecto solidario del actor en el que participa toda la familia - Créditos: @Robin L Marshall

En la puesta en marcha, entre palas y tractores, el doctor Esrailian confesó que había “amigos de Hollywood” que le decían que el proyecto era “demasiado dinero para solo 70 niños”. “Pero son 70 u 80 niños para siempre y si al menos uno de ellos termina teniendo una vida increíble y contribuye potencialmente a la sociedad, y si esta aldea lo hace posible para ellos, me resulta una ganga”. Entre los inversores están algunos “generosos donantes”, como por ejemplo parte de la familia Bale, pero también su agente, Patrick Whitesell (exmarido de Lauren Sanchez, ahora comprometida con Jeff Bezos) y otras estrellas como Leonardo DiCaprio. “Antes de empezar a hacer esto, firmaba cheques para distintas organizaciones benéficas en todo el mundo, y son maravillosas, y seguiré haciéndolo, pero quiero implicarme más. Quiero que mis hijos participen más. Vamos a poder tocar las casas, los edificios y a ver realmente la diferencia que podemos marcar en la vida de los niños. Eso no tiene precio”, explicó Bale, que pretende que esta sea solo la primera de sus construcciones y crear más por California y el resto del país.

Según Bale, a él se le encendió la luz cuando tuvo a su primera hija, Luka, en 2005, y se dio cuenta de lo desvalido que es un bebé y luego un niño cuando sus padres ya no están. “A la vez, investigaba por las noches qué cosas estaban pasando en Los Ángeles y dónde podíamos ayudar. Me quedé asombrado y sorprendido de saber que teníamos más niños huérfanos que en todo el país. Y me enfadé por no saberlo antes y pensé: ‘Aquí está. Enfoquémonos en esto’. Mi esposa y yo decidimos hacer todo lo que estuviera en nuestro poder para cambiarlo”. Pero fue su padre, activista medioambiental fallecido en 2003, a los 62 años —y que los últimos tres años de su vida estuvo casado con la icónica pensadora feminista Gloria Steinem—, quien le inculcó la semilla. “Siempre teníamos gente yendo y viniendo en nuestra casa, gente que no tenía un hogar...”, recuerda el actor. “Así era él”. Y así es su hijo.