Anuncios

¿Por qué el cine retrata siempre a los enfermos mentales en Halloween?

Muchas de las películas de cine de terror se estrena en Halloween. Y en estas producciones, la enfermedad mental tiene un papel predominante. De hecho, los creadores de estos filmes suelen asociar estas patologías con los asesinos. Algo que, según los expertos, crea un estigma que hay que desterrar. Así lo señalan los profesionales de la Clínica López Ibor.

"La representación de las películas sobre personas con problemas de salud mental como criminales o incluso asesinos está muy alejada de la realidad y acarrea un estigma. La realidad es que, por ejemplo, los estudios del FBI revelan que la gran mayoría de asesinos en masa no tiene un problema de salud mental diagnosticado. La representación tergiversada de hospitales inhóspitos que nos muestra el cine en demasiadas ocasiones, o con la caracterización de profesionales sanguinarios que se traslada a los disfraces de estas fiestas, puede desincentivar la búsqueda de ayuda profesional en casos donde es necesaria. Pero nunca debemos olvidar que la ficción es ficción”.

- Leer más: 30 libros de terror y novela negra para una noche de miedo

Pasar miedo es bueno

Al margen del estigma, ver películas que nos pongan los pelos de punta puede ser hasta positivo. Es más, las personas a las que les gusta este tipo de cine suelen ser más fuertes psicológicamente. Esta fue la conclusión de un estudio realizado durante la pandemia en la que se vio que los fans del terror y los ‘curiosos mórbidos’, es decir, los que se sienten atraídos por situaciones de peligro o mortales, fueron más resistentes durante el periodo que nos tocó vivir a causa de la COVID. Los resultados señalaban que la exposición a ficciones aterradoras permite a su audiencia desarrollar estrategias beneficiosas a la hora de afrontar situaciones del mundo real, incluyendo escenarios de peligro. Los autores de dicho estudio también sugerían que la afición al horror podía ser una válvula de escape para la ansiedad.

Por ello, según concluyen desde la Clínica López Ibor, no hay que fomentar el estigma ni demonizar Halloween o la cultura del terror. Pero lo que sí que hay que hacer es trabajar juntos para frenar los estigmas o los falsos estereotipos y tratar de normalizar la patología mental para que los pacientes puedan recibir un tratamiento adecuado y tener más calidad de vida. Especialmente los jóvenes, que pueden tender a tener una imagen distorsionada de la salud mental.

- Leer más: ¿Por qué nos gustan tanto las películas de terror?

Clásicos del cine para pasar una noche de miedo

Ya que ver películas de terror puede ser positivo, hemos seleccionado algunos clásicos para que pases una noche terrorífica.

La Momia (The Mummy, 1959)

La figura de la momia que despierta tras millones de años es, desde los años 50, uno de los grandes monstruos clásicos que un buen amante de las películas clásicas de terror no puede perderse. En esta película de Terence Fisher un grupo de arqueólogos británico profana el sueño de la princesa egipcia Ananka, un sacrilegio que hará volver de la tumba al guardián encargado de proteger sus restos.

La Mano (The Hand, 1981)

¿Qué pasaría si una parte de tu cuerpo se convirtiera en la protagonista de una película de terror? 'La Mano' narra la historia de un dibujante de cómics que pierde una mano en un accidente. La gente de su entorno empieza a morir asesinada, y el protagonista empieza a sospechar que su miembro amputado podría ser el culpable de tales crímenes.

Häxan: la brujería a través de los tiempos (Häxan, 1922)

Este título escandinavo que mezcla ficción y documental repasa la historia del ocultismo, la brujería y la magia negra combinando escenas de tortura, perversión sexual y desnudez.

La parada de los monstruos (Freaks, 1932)

En este clásico de culto, interpretado por actores con deformidades reales, Cleopatra es una hermosa trapecista que accede a casarse con el enano Hans, líder de la compañía circense, para asesinarlo y cobrar la herencia. ‘Repugnante" era uno de los adjetivos más empleados por el público para describir la película. A pesar de los muchos detractores en un principio, la película se ha convertido en una obra legendaria que ha inspirado a directores como Tim Burton o David Lynch.

Jóvenes Ocultos (The Lost Boys, 1987)

No se puede entender una noche de terror sin la figura del vampiro. Para los seguidores de estas criaturas de la noche, os proponemos este exitoso título de terror de los 80, que mezcla el cine de adolescentes con el de vampiros. Lucy y sus dos hijos, Michael y Sam, se mudan a una pequeña ciudad de California en la que, bajo la apariencia de una banda de moteros, se oculta un grupo de criaturas de la noche….

Equinox (1970)

El gran artista de los efectos especiales Dennis Muren, conocido por su trabajo en Star Wars o Parque Jurásico, realizó mucho antes este clásico de monstruos donde cuatro jóvenes, tras descubrir un libro de hechizos en el bosque, son atacados por horribles criaturas. La noche de Halloween puede ser la noche perfecta para descubrir esta clásico, aún desconocido por muchos.

Los ojos sin rostro (Les yeux sans visage, 1960)

Esta es una joya de culto que mezcla el terror con un lirismo tenebroso altamente recomendable para la noche de los muertos vivientes. Los ojos sin rostro narra la historia de un prestigioso cirujano que no se detendrá ante nada para intentar reconstruir la cara de su hija, desfigurada después de un terrible accidente.

Repulsión (Repulsion, 1964)

Si te gusta el terror psicológico, no puedes perderte este largometraje, una escalofriante crónica del descenso de una mujer hacia la psicosis. En 'Repulsión', la protagonista es una frágil y hermosa joven francesa que vive con su hermana en Londres y que, al quedarse sola en su apartamento, empieza a desquiciarse mentalmente. El filme es considerado por muchos como la mejor película de terror psicológico junto a 'Psicosis'.

El resplandor (The Shining 1980)

En este listado no puede faltar un clásico del cine de terror: la inolvidable película protagonizada por Jack Nicholson y dirigida por Stanley Kubrick. Basada en la novela homónima del escritor Stephen King, la película narra la historia de Jack Torrance, un exprofesor que acepta un puesto como vigilante de invierno en un solitario hotel de alta montaña. Tras unos días de instalarse con su familia y aislado del mundo, empieza a sufrir trastornos de personalidad. El lugar, además, parece estar poseído por una presencia maléfica. Hoy en día está considerada como una terrorífica película de culto.

Referencias

Coltan Scrivnerab, John A. Johnson, Jens Kjeldgaard-Christiansen, Mathias Clasen. Pandemic practice: Horror fans and morbidly curious individuals are more psychologically resilient during the COVID-19 pandemic. Personality and Individual Differences. Volume 168, 1 January 2021