Anuncios

Las claves para pasar página, superar pasado y ser más feliz

¿Vives pensando continuamente en el pasado o en un hecho de tu vida que te ha marcado? ¿Eres incapaz de pasar página? ¿Qué te lo impide? Muchas veces nos estancamos en un hecho o en un recuerdo o no dejamos de pensar en aquello que vivimos, idealizándolo o traumándonos. "Pasar página", nos explica Rebeca Cáceres Alfonso, Doctora en Psicología y psicóloga sanitaria y Directora de Tribeca Psicólogos (@tribeca_psicologos), "implica dejar atrás experiencias pasadas, situaciones o personas que puedan haber causado dolor, estrés, preocupación y que pertenecen al pasado. Pasar página es sinónimo de liberación y te permite avanzar hacia un nuevo capítulo en tu vida. Cuando tienes que pasar página es porque ya no vibras en la misma sintonía por la razón que sea".

- Leer: Un psicólogo nos enseña cómo podemos 'soltar' el pasado

Pasar página implica aprender de las experiencias y poner límites para que esas experiencias no te roben energía en el momento actual. Pasar página es soltar lastre emocional y dar la bienvenida a todo lo nuevo que venga a tu vida. Más allá de cómo salga, hay que vivir el capítulo de nuestras vidas que nos toca vivir en cada momento y para eso es fundamental pasar página.

Pero si es tan liberador, ¿por qué nos cuesta tanto?

 

Los motivos por los que nos cuesta pasar página

Las personas a menudo encuentran dificultades para dejar atrás ciertas experiencias por diversas razones, y estas razones pueden estar relacionadas con aspectos emocionales, cognitivos y conductuales. Algunas de las razones más comunes, nos indica la Doctora en psicología, son:

  • Trauma: experiencias traumáticas que no se hayan procesado.

  • Miedo al cambio: el cambio puede ser aterrador para algunas personas, a pesar de que la situación actual que viven sea negativa.

  • Identificación con la experiencia: en algunos casos, las personas pueden haber desarrollado una identidad en torno a la experiencia pasada, haciendo que sea difícil separarse de ella.

  • Culpa o vergüenza: estas emociones y la autocrítica puede mantener a las personas ancladas en el pasado.

  • Falta de herramientas: si las personas no han desarrollado habilidades efectivas para enfrentar y superar las dificultades, es más probable que se queden atrapadas en experiencias pasadas.

  • Falta de aceptación del dolor vinculado a la pérdida: algo fundamental es aceptar que hay experiencias que van a doler dejar atrás pero es la mejor decisión que podemos tomar porque ya lo que vivimos no está alineado con quienes somos o con nuestra vida actual.

- Leer: ¿Es necesario 'soltar' para avanzar?

¿Cómo afecta la resistencia al cambio?

La resistencia al cambio actúa como un obstáculo que dificulta el proceso de "pasar página" en la vida. "En relaciones personales, esto podría traducirse en la persistencia en situaciones no saludables por temor a lo desconocido o a la soledad. En el ámbito profesional, podría impedir la exploración de nuevas oportunidades o la salida de entornos laborales negativos que incluso pueden estar afectando la salud mental", señala la Dra. Rebeca Cáceres.

A nivel emocional, la resistencia al cambio puede ser la causa de la dificultad para superar experiencias pasadas, manteniendo la carga emocional asociada. En la esfera de la salud y el bienestar, esta resistencia puede manifestarse en la renuencia a adoptar hábitos más saludables, perpetuando comportamientos perjudiciales.

Como insiste esta especialista en psicología, "la resistencia al cambio impacta negativamente en diversos aspectos de la vida, limitando el crecimiento personal y profesional. Superar esta resistencia a menudo implica un proceso de autoconocimiento, aceptación, disposición y acción para enfrentar lo desconocido. En muchos casos, buscar apoyo de un psicólogo puede facilitar este proceso", asevera.

- Leer: Por qué nos asustan los cambios

 

¿Por qué nos afcta tanto el miedo a lo desconocido?

El miedo a lo desconocido per se no puede decirse que sea algo que impide dejar atrás el pasado. Lo normal es que al principio de una situación nueva o ante un cambio sintamos miedo. "El problema no es sentir miedo sino cómo gestionamos ese miedo", advierte.

Hay personas que, si no gestionan el miedo y la incertidumbre, pueden quedarse aferradas a las situaciones que viven, aunque no sean las deseables. Si esto ocurre y la persona se queda inmóvil viviendo una vida que no quiere puede afectar hasta el punto de tener problemas de salud mental.

- Leer: ¿Ser conformista es positivo o negativo?

La influencia del perdón

La incapacidad para perdonar puede tener un impacto significativo en la capacidad de dejar ir el pasado. Nos puede afectar del siguiente modo:

  • Carga emocional: la falta de perdón puede evitar dar un cierre a la situación y, por ende, mantener viva la carga emocional, dificultando la liberación y perpetuando el sufrimiento.

  • Autoliberación: la incapacidad para perdonar puede llevar a cargar con resentimiento, lo que afecta negativamente la libertad emocional y la capacidad de avanzar.

  • Reconstrucción de relaciones: la falta de perdón puede obstaculizar la posibilidad de reconciliación y reconstrucción de relaciones desde un vínculo sano.

  • Bienestar emocional: la incapacidad para perdonar puede contribuir a vivir con síntomas de ansiedad, con tristeza o angustia, afectando esto negativamente a la calidad de vida.

  • Compasión: la falta de perdón puede asociarse a la crítica y a la falta de compasión que a veces resulta ser tan necesaria para ciertas situaciones y para mirar a los demás y a nosotros mismos.

"La capacidad de perdonar desencadena un proceso liberador que facilita la capacidad para dejar ir el pasado. Por el contrario, la incapacidad para perdonar puede generar obstáculos y mantener a las personas atrapadas en emociones y sensaciones negativas", afirma.

- Leer: La importancia de saber pedir perdón (y perdonar)

 

El papel de las expectativas

Las expectativas poco realistas pueden tener un impacto significativo en nuestra capacidad para seguir adelante. Eso puede generar:

  • Frustración y desilusión: las expectativas poco realistas pueden llevarnos a plantear metas inalcanzables. Cuando no se cumplen, esto puede generar sentimientos de fracaso y desánimo.

  • Autoestima: expectativas poco realistas pueden afectar negativamente la autoestima, generando una autoimagen distorsionada.

  • Impacto en la salud mental: la presión constante para alcanzar expectativas poco realistas puede contribuir al estrés y a la ansiedad.

  • Relaciones interpersonales: las expectativas en las relaciones pueden crear tensiones y conflictos. Esperar que los demás hagan lo que nosotros esperamos que hagan, puede generar decepciones y afectar a las relaciones.

¿Puede la nostalgia ser un obstáculo en este proceso?

"La nostalgia puede llevar a idealizar experiencias pasadas, haciendo que el presente parezca menos satisfactorio en comparación. Las personas con demasiada nostalgia pueden estar constantemente comparando el presente con un pasado idealizado", afirma Rebeca Cáceres, de Tribeca Psicólogos. "Esto puede generar insatisfacción con el presente y dificultar la apreciación de las experiencias actuales, algo que puede llevar a un deterioro del bienestar. Además, puede ser que si hay demasiada nostalgia se perciba el cambio como incierto y el pasado como una familiaridad que es sinónimo de seguridad. Por ello, la nostalgia puede representar un desafío para adaptarse a nuevas circunstancias", añade.

Sin embargo, también podemos sentir la nostalgia de un modo más cálido y alentador. "En este sentido, podemos definir la nostalgia como la melancolía suave que sentimos al recordar momentos bonitos del pasado. Esta conexión con el pasado puede proporcionar un sentido de pertenencia y arraigo, recordándonos quiénes éramos y cómo hemos llegado a ser quienes somos ahora. Al abrazar la nostalgia de manera saludable, podemos extraer sabiduría de nuestras experiencias pasadas y utilizar esa perspicacia para enriquecer nuestro presente y futuro", afirma esta especialista.

- Leer: ¿Por qué no puedo olvidar ese gran amor?

Introspección y reflexión, esenciales para liberarnos del pasado

La introspección y la reflexión son esenciales para superar la dificultad para pasar página. Estas prácticas permiten explorar emociones, identificar patrones, aprender, tener expectativas realistas, reevaluar perspectivas y gestionar emociones. También facilitan la planificación del futuro, el cambio de perspectiva, el fomento de la empatía, y la aceptación, la compasión y el perdón, contribuyendo en última instancia a liberarse emocionalmente y avanzar hacia nuevas experiencias.

Al hacer introspección y reflexión, encontramos las herramientas para desentrañar nudos emocionales, cambiar perspectivas arraigadas y aprender de las experiencias pasadas. Este autoconocimiento no solo nos ayuda a comprender quiénes somos y por qué actuamos de ciertas maneras, sino que también podemos tomar decisiones más conscientes y alineadas con nuestros valores presentes.

- Leer: ¿Por qué razones idealizamos a otras personas?

Otras estrategias para pasar página

La psicóloga Rebeca Cáceres concluye ofreciéndonos uns tips para que logremos pasar página para liberarnos del pasado y vivir una vida más plena

  1. Práctica de la atención plena (Mindfulness): practicar la observación consciente de pensamientos y emociones sin juzgarlos puede ayudar a reducir síntomas de estrés y ansiedad.

  2. Aceptación y comprensión emocional: aceptar y comprender las emociones asociadas con el pasado es fundamental. Permite ampliar la perspectiva de la situación con menor carga emocional asociada a la situación.

  3. Enfoque en el autocuidado: priorizar el autocuidado, incluyendo hábitos de sueño, ejercicio y alimentación saludable mejora el bienestar general y fortalece la capacidad para enfrentar el presente. Día a día. Que el presente tenga sentido es una de las claves para dejar el pasado atrás, para pasar página.

  4. Construcción de nuevas experiencias: participar en nuevas actividades y experiencias enriquece el presente. Esto no solo ofrece oportunidades para el crecimiento personal, sino que también desplaza el foco de atención del pasado.

  5. Desarrollo de relaciones positivas: cultivar relaciones positivas y saludables proporciona apoyo emocional y conexiones significativas en el presente, creando un entorno propicio para el bienestar.

  6. Practica la gratitud: regularmente expresar gratitud por las cosas positivas en la vida refuerza la apreciación del presente y todo lo que hemos superado hasta llegar a ser quienes somos ahora. Esto puede incluir pequeños momentos, relaciones significativas o logros personales.

  7. Buscar apoyo profesional: en casos de dificultad significativa, buscar la ayuda de profesionales de la salud mental puede ofrecer orientación y estrategias personalizadas para superar obstáculos y vivir plenamente en el presente.