Anuncios

El Club de los Desahuciados, de Jean-Marc Vallée ¿qué dijo la crítica en su estreno?

El Club de los Desahuciados, de Jean-Marc Vallée ¿qué dijo la crítica en su estreno?
El Club de los Desahuciados, de Jean-Marc Vallée ¿qué dijo la crítica en su estreno?

Una impactante historia real que llevó a sus protagonistas a una vía directa al premio Óscar, [entity_embed style="link-tomatometro" id_entity="26158"][Pelicula] El Club de los Desahuciados[/entity_embed] llegó a la pantalla grande como un drama biográfico que conmovió y cautivó a la crítica, tanto por su historia como por las destacadas actuaciones de los actores [entity_embed style="default" id_entity="388"][Actor] Matthew McConaughey[/entity_embed] y [entity_embed style="default" id_entity="3216"][Actor] Jared Leto[/entity_embed], quienes dieron vida a personas transgénero y pacientes con SIDA que lucharon por conseguir medicamentos para su tratamiento a pesar de que el gobierno estaba en contra de sus acciones.

No te lo pierdas: Películas para conmemorar el Día Mundial de la Lucha contra el VIH/Sida

Con el nombre de [entity_embed style="link-tomatometro" id_entity="26158"][Pelicula] El Club de los Desahuciados[/entity_embed], la película de 2013 que fue dirigida por el difunto ganador del Emmy [entity_embed style="default" id_entity="194"][Director] Jean-Marc Vallée[/entity_embed], con un guión escrito por [entity_embed style="default" id_entity="28426"][Escritor] Craig Borten [/entity_embed] y [entity_embed style="default" id_entity="80966"][Escritor] Melisa Wallack [/entity_embed], el filme cuenta la historia de Ron Woodroof ([entity_embed style="default" id_entity="388"][Actor] Matthew McConaughey[/entity_embed]), un paciente con SIDA diagnosticado a mediados de la década de 1980, cuando el tratamiento era poco conocido y la enfermedad era objeto de estigmatización. Woodroof fue parte del movimiento que se acercó a un tratamiento experimental en curso e introdujo de contrabando medicamentos farmacéuticos no aprobados por la FDA para tratar sus síntomas.

El título de la película hace alusión al “Dallas Buyers Club”, nombre que recibió el club que reunía a personas con SIDA, en el que se distribuyeron dichos medicamentos mientras enfrentaba la oposición de la organización federal de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. Ese personaje se basó en uno real, pero en la película encontramos dos personajes secundarios ficticios que también destacaron: Rayon ([entity_embed style="default" id_entity="3216"][Actor] Jared Leto[/entity_embed]), una mujer transgénero que ayudó a Woodroof en su misión, y la Dra. Eve Saks ([entity_embed style="default" id_entity="2571"][Actor] Jennifer Garner[/entity_embed]), quien trató a pacientes con SIDA.

Ver Video

Los roles creados para la película fueron compuestos a partir de entrevistas con pacientes transgénero que tenían SIDA, médicos y activistas. Las hazañas del Club atrajeron atención nacional e internacional, e incluso se informó de lo que hacían en medios de comunicación que en su momento llegaron a entrevistar a Woodrof. La cinta tomó mucho en cuenta aquel reportaje de 1992 que realizó el periodista Bill Minutaglio para The Dallas Morning News. Sin embargo, la historia presenta un desarrollo de personaje que lleva al personaje principal de ser un idiota a ganar más empatía por los pacientes de SIDA pertenecientes al colectivo LGBTQ+ y a cambiar el dinero por la intención de ayudar a salvar a más personas.

Te recomendamos: Una Mujer Fantástica, entre las 10 mejores películas LGBT según la crítica

El personaje interpretado por McCounaghey recibe la noticia de que le quedan 30 días de vida al inicio de la película y se niega a aceptar el diagnóstico. Esto cambia cuando recuerda que tuvo relaciones sexuales sin protección con una mujer que se drogaba por vía intravenosa, y su vida gira 360 grados al encontrarse ignorado por su familia y haber perdido su trabajo a causa de la enfermedad. En el hospital es atendido por la doctora Eve Saks, quien le cuenta sobre un antirretroviral que prolonga la vida de los pacientes con SIDA y es el único medicamento aprobado por la FDA. Al poco tiempo termina compartiendo el negocio con Rayon para obtener más clientes, y así cobran cientos de dólares al mes entre las personas que se unen al club.

Aunque al principio el personaje es un idiota y no se lleva bien con Rayon, la historia presenta una cara nueva de Woodroof cuando decide no dejarse llevar por el hostigamiento de la FDA y hasta sale del país para conseguir determinados medicamentos luego de comprobar que, efectivamente, estaban teniendo un impacto positivo en su salud. Así, a este hombre cada vez le importa menos el dinero y siente más empatía por otros pacientes, hasta lograr que la organización federal reconozca el bien que esos medicamentos hacían luego de haberse esforzado para prohibirlos.

Ver Video

Los dos actores bajaron varios kilos para verse como sus personajes lo requerían. Matthew McConaughey perdió casi 22 kilos y Jared Leto hizo lo mismo, con 15 kilos. Ambos aceptaron sus papeles por diferentes razones; el primero dijo que porque le parecía una historia especial y le llamó la atención su “guión humano, sin sentimentalismos”, mientras que Leto contó que cuando se mudó a Los Ángeles en 1991 perdió a su compañero de piso a causa del VIH. Ambos ganaron el Óscar a Mejor Actor y Mejor Actor de reparto, respectivamente, por sus actuaciones en la película.

[entity_embed style="link-tomatometro" id_entity="26158"][Pelicula] El Club de los Desahuciados[/entity_embed] compitió por el Óscar a Mejor Película y Mejor Guión Original, pero se quedó con los de actuación así como el Óscar a Mejor maquillaje y peinado. Los actores también se llevaron el Globo de Oro y el Premio del Sindicato de Actores. Nada mal para una película que apenas costó US$5 millones y terminó recaudando más de US$55 millones hasta el final de sus días en la cartelera.

Contó con una gran aceptación de la crítica, obteniendo una calificación de 92% en Rotten Tomatoes. Esto fue lo que dijo la crítica en su estreno, donde se destacó que esta podría ser la mejor actuación de McConaughey en su carrera, pero no se pudo evitar que fuera considerada transfóbica por algunos detalles en su enfoque:

[entity_embed style="default" id_entity="53209"][Crítico] Kate Muir[/entity_embed] de Times (UK):

A veces, un personaje atraviesa la pantalla, más allá de la película que lo contiene. La actuación de Matthew McConaughey como un vaquero seropositivo en El Club de los Desahuciados es uno de esos momentos.

Eleven de Autostraddle:

La película no logra romper el patrón de narrativas transfóbicas en el cine, quizás porque no entiende que las personas trans no son lo mismo que las personas cis gay.

[entity_embed style="default" id_entity="245670"][Crítico] Candice Frederick[/entity_embed] de Reel Talk Online:

Aunque la dirección de Jean-Marc Valle a veces es poco clara, permite que los actores parezcan más inhibidos en sus actuaciones y cada escena es mucho más auténtica.

[entity_embed style="default" id_entity="52951"][Crítico] Melissa Anderson[/entity_embed] de Artforum:

A pesar de la apariencia cadavérica de su actor principal, El Club de los Desahuciados también quiere ser bonita, presentando una historia ordenada y edificante de los años en que la inacción desmesurada y los prejuicios hacia las personas con SIDA eran un asunto de política federal.

[entity_embed style="default" id_entity="82629"][Crítico] Jake Wilson[/entity_embed] de Sydney Morning Herald:

Una película poderosamente conmovedora, y la extraordinaria transformación física de McConaughey es mucho más que un truco.

[entity_embed style="default" id_entity="60970"][Crítico] Geoffrey Macnab[/entity_embed] de Independent (UK):

Lo que hace que la película sea tan especial es su sentido del desafío y su humor escabroso.

[entity_embed style="default" id_entity="137479"][Crítico] Kaleem Aftab[/entity_embed] de Filmmaker Magazine:

Como película, es un poco desordenada y da el paso en falso de esforzarse demasiado para crear un fuerte arco dramático exagerando sus días salvajes que lo llevaron a contraer el virus.

Brian Eggert de Deep Focus Review:

Los intentos de Vallée de transformar la realidad en una exposición de estilo verité se degradan a una historia de interés puramente humano una vez que McConaughey y Leto han terminado de mostrar su asombrosa habilidad para perder peso y entregarse a sus personajes.

Ema Sasic de Next Best Picture:

Sea cual sea el papel, vemos (Matthew McConaughey) ampliar sus horizontes y demostrar que es un camaleón que puede encajar en casi cualquier lugar.

Ben Turner de The Pink Lens:

Una película muy informativa sobre un aspecto de la crisis del SIDA del que sabíamos muy poco antes.

Ryan Gilbey de New Statesman:

McConaughey y Leto profundizan en las raíces de sus personajes. Me recuerda a ese consejo para los actores que actúan borrachos: lo hacen como si estuvieran enfáticamente sobrios. Ninguno de los dos actúa como enfermedad. Actúan, en cambio, como la rabia de vivir.

Mark Kermode de Observer (UK):

Las fabulosas actuaciones de Matthew McConaughey y Jared Leto elevan este drama sociomédico fuera de los reinos de lo ordinario a algo silenciosamente extraordinario.

Continúa leyendo: GLAAD reporta una mejora en la representación LGBTQ+ en el cine, pero una baja importante en la diversidad racial

Ver Video