Anuncios

Después de que muchos de sus compañeros la votaran en su ausencia, Flor Vigna apuntó contra Lourdes Sánchez: “Toma atajos y para brillar o aparecer un rato en cámara tiende a criticar y mentir”

Después de que muchos de sus compañeros la votaran en su ausencia, Flor Vigna apuntó contra Lourdes Sánchez: “Toma atajos y para brillar o para aparecer un rato en cámara tiende a criticar o mentir”
Después de que muchos de sus compañeros la votaran en su ausencia, Flor Vigna apuntó contra Lourdes Sánchez: “Toma atajos y para brillar o para aparecer un rato en cámara tiende a criticar o mentir” - Créditos: @Prensa América

Este miércoles, Bailando 2023 comenzó con una clara inclinación en cuanto a las nominaciones. La noche anterior, Flor Vigna, que se encontraba ausente por problemas de salud, fue el blanco elegido por sus competidores y se llevó nueve votos. A pesar de que este jueves algunas parejas siguieron nominando, la tendencia ya era imposible de revertir.

La actriz y cantante en esta oportunidad sí asistió al programa y pudo hacer su descargo. “Lo vi todo. Nunca había pasado algo así. Y yo nunca falté en ningún Bailando”, comenzó reflexionando Vigna, que a esa altura ya había cosechado los votos de la bailarina Lourdes Sánchez, la mediática Charlotte Caniggia, la cordobesa Tuli Acosta, la exparticipante de Gran Hermano Coty Romero, el exfutbolista Brian Sarmiento, el chimentero Guido Záffora, la mediática peruana Milett Figueroa, los humoristas Anita Martínez y el Bicho Gómez, y la hija de Yanina Larotorre, Lola.

“Me mató la gastroenteritis y ahora estoy medicada para poder estar acá. Pero creo que tengo que aprender un poco del reality, que no es personal y que es un juego, excepto a un par que ya no me los banco mucho”, continuó Vigna. Luego, siguió el proceso de nominación, con el voto de Alexis “Cone” Quiroga y Martina Peña. “No es por rencor, pero no me gustó que haya cuestionado el puntaje que me dio el jurado. Mi voto es para Lola”, expresó el protagonista de Sinvergüenzas.

Kennys Palacios y Morena Sánchez, a su vez, votaron a Juliana Díaz. “La vi ayer en El Diario de Mariana hablando mal de mí y de mis compañeros, diciendo que el jurado nos regala nota. Y eso claramente es mentira. No vio el programa”, fundamentó el estilista. “También se metió con mi trabajo diciendo que hago cursitos de peluquería. La mía es una profesión como cualquiera y ella les tiene que agradecer a los peluqueros y a los maquilladores porque gracias a ellos está ahí, parada y producida”, indicó y fue más allá, la acusó de llegar siempre con el cabello sucio y de tener piojos.

“Íbamos a votar a otra pareja, pero el pueblo habló. No tenemos nada contra Flor y Jony Lazarte; los queremos, pero de paso bailan bien y a nosotros nos viene bien que los limpien”, indicó el actor de Rebelde Way Yeyo De Gregorio. Su bailarina, Martu Morales, agregó: “Bueno, sí, es que no cambiaba nada nuestro voto. Los amo”. En ese momento, cuando el marcador sumaba un nuevo punto para Vigna, la tribuna comenzó a corear su nombre.

Romina Uhrig y Iñaki Iparraguirre apuntaron contra Martín Salwe. “Voy a votar a una persona que me cae bien, pero con la que estoy enojada porque habló mal de mí. Él dice que Coty cuenta lo que escucha en los pasillos y que eso está mal, pero hizo exactamente lo mismo. Me dolió porque lo quiero”.

Mientras la tribuna coreaba “traidores”, llegó el turno de Vigna. “Le agradezco a la tribuna, que me acompaña desde Combate. Si hoy nos toca irnos, nos vamos bien, porque fue muy lindo”, empezó. Y disparó: “Trato de evitar siempre la parte negativa, pero esta vez voy a votar a esta persona porque creo que es hora de que se dé cuenta de que es mucho más talentosa de lo que cree. Y a veces toma un atajo y para brillar o para aparecer un rato en cámara tiende a criticar, a inventar o a mentir. Siento que a veces una crisis te puede dar una posibilidad para que encuentres una nueva forma. Tiene que entender que su forma es mala, la hace más mala persona que jugadora. Mi voto es para la señorita Lourdes Sánchez”.

“Me cae bien esta Flor, la que no tiene ninguna careta. Me encanta. Seguí por ese camino”, respondió la pareja del productor Pablo “Chato” Prada. Juliana Díaz y Rodrigo Gutta, en tanto, devolvieron gentilezas: “Mi voto claramente no es estratégico, sino en defensa propia. Voto al señor Kennys Palacios porque lo considero un muy mal compañero. Siempre está criticando, haciendo conventillo, diciendo mentiras con todos sus compañeros”, fundamentó, y otra vez se cruzó con el estilista en un ida y vuelta de acusaciones y reproches.

Después de hablar una vez más sobre su incipiente romance con el productor Ezequiel Corbo, Coqui Ramírez también votó a Vigna y Joni Lazarte y fundamentó, en medio de los gritos de los presentes en el estudio: “No soy traidora porque está acá Flor... Existió la nota en la que ella dijo textual de su boca (SIC), yo lo vi, que no estaba cómoda, que no era su ambiente y que tenía ganas de irse. Y la verdad es que tenemos muchas ganas de estar nosotros”.

“Pero ella también”, la interrumpió Tinelli, pero la ex de Pato Cabrera insistió: “La nota está. Existe”. La gente gritaba cada vez con más vehemencia “tomatelá”, cuando Vigna pidió la palabra: “A mí me encanta el programa, pero si me tengo que ir, me tengo que ir. Sé que tu voto no es personal porque hemos hablado y me quedo con eso”.

“Pero quiero que quede en claro que la nota existe en la que ella dice ‘entonces me voy’”, volvió a indicar la cordobesa. “A nosotros, como producción, nunca nos comunicó nada y siempre ha manifestado placer de estar acá”, reafirmó Tinelli.

La actriz paraguaya Lali González también apuntó a Vigna, aunque aclaró que ya había conversado con ella y que tenía su visto bueno para votarla. Sin embargo, hasta las personas que habían ido a verla a la tribuna comenzaron a gritar en su contra.

Por último, la modelo Anabel Sánchez y Tito Sánchez rompieron la racha: apuntaron contra Sánchez. “Mi voto ya casi no cuenta y yo estoy en sentencia. La voto porque siempre tiene una producción divina, y yo sueño con llegar lejos con mi equipo, pero si llego a competir con ella, nosotros traemos carretillas, traemos personas para bailar y ella tiene cosas divinas. Aspiramos a eso”, indicó. Y Sánchez, seria e incómoda, disparó: “Después le paso mis contactos”.

Con Vigna ya sentenciada, llegó el momento de conocer el voto secreto de Ángel De Brito. Maxi De la Cruz, Tuli Acosta, Coqui Ramírez, Luciano “El Tirri”, Coty Romero, Yeyo De Gregorio, Romina Uhrig, Cami Homs, Juli Castro, Cone Quiroga, Millet Figueroa, Charlotte Caniggia, Martín Salwe, consiguieron una calificación superior a los 21 puntos y se aseguraron su paso a la siguiente ronda de reguetón caliente.

Brian Sarmiento y Soledad Bayona tenían 20 puntos y con el 0 de De Brito se convirtieron en los segundos sentenciados. Al conocer la calificación, el exfutbolista se sorprendió. “A Moria le tengo un amor especial desde siempre y lo que ella me dice a mí me hace muy bien. Y yo el puntaje que nos dio Ángel lo esperaba de todos, pero por una cuestión mía, porque me equivoqué en la coreografía”, indicó.

Kennys Palacios y Morena Sánchez, en tanto, necesitaban un 6 y el voto secreto del conductor de LAM fue un 5. A su vez, Guido Záffora y Julia Pérez contaban con 15 puntos y también recibieron un 5. Martínez y Gómez precisaban un 4 y recibieron un 0

Juliana Díaz y Rodrigo Gutta tenían 13 puntos y De Brito los calificó con un 3. La séptima pareja sentenciada fue la de Lali González, que necesitaban 24 puntos y obtuvieron también un 0. Lola Latorre y Rafa Muñiz ya tenían asegurado su paso a la siguiente ronda con 21 puntos, pero antes de recibir la devolución del compañero de su mamá en LAM, disparó contra la producción porque, según ella, hay privilegios en el concurso.

“Creo que nos está pasando últimamente con el equipo que muchas cosas que pedimos... No por otros participantes, sino, eh, proponemos muchas cosas con las jefas de coaches y nos dicen que no a temas, a escenografía. El próximo ritmo después del reguetón hot es la cumbia con bandas y en el momento en el que nos dijeron que se había suspendido el caño y que teníamos que elegir una banda, le escribimos a una, no dan el ok y cuando se lo confirmamos a la producción nos dijeron que no, que ya la habían pedido, cuando nosotros ya habíamos hablado con ellos. La banda va a tocar con Maxi De la Cruz”.

“Quizás los cantantes quieren estar con alguien en especial”, explicó la jefa de coaches, Lolo Rossi, “Ellos también eligen. Nosotros no los podemos obligar, hay una reciprocidad”, indicó, pero la hija de Diego Latorre continuó con sus quejas. “Para el reguetón, por ejemplo, pedimos un montón de cosas y supuestamente todas las cosas estaban usadas por otras parejas y no tenemos escenografía”. Con paciencia, Rossi señaló: “Seguramente es para no repetir mucho, pero pueden pedir otras cosas”.

“Pero somos 24 parejas o 22. Es imposible que no se repitan las cosas”, insistió Latorre. “Tratamos de que no se repitan demasiado las mesas, las tarimas. Pero no es que para ustedes todo es no... Pueden hacer otras cosas, quizás, en la que podamos ayudarlos. Te juro que con ninguno nos pasa. Siempre estamos buscando algo que los ayude”, afirmó la jefa de coaches.

La lista de nominados quedó cerrada con Anabel Sánchez y Tito Díaz, que necesitaban un 6 y fueron calificados por De Brito con un 5. En ese momento, se abrieron las líneas telefónicas y el jurado comenzó a salvar a 5 de las parejas. El primero fue De Brito, que se inclinó por Brian Sarmiento y Soledad Bayona. Paula Chaves, a su vez, se escogió a Flor Vigna y Jony Lazarte.

Los elegidos por Moria Casán, en tanto, fueron Anita Martínez y el Bicho Gómez. La cuarta pareja salvada, por Marcelo Polino, fue la de Kennys Palacios y Morena Sánchez. Por último, De Brito hizo uso de su segunda opción, por ser dueño del voto secreto: Lali González y Maxi Diorio.

De esta manera, Juliana Díaz, Anabel Sánchez y Guido Záffora quedaron a expensas del público. Con el 59,3 por ciento de los votos, los televidentes eligieron a la modelo, dejando a la ex GH y al panelista de Intrusos afuera de la competencia.