Anuncios

Compraron una casa en Francia por $20,000 dólares sin verla. Esto es lo que pasó

(CNN)   Su fascinación por Francia comenzó cuando pasó un verano en el país europeo mientras trabajaba como au pair, allá por la década de 1970.

Desde entonces, Ellen, originaria de la costa este de Estados Unidos, se propuso viajar a Francia siempre que tuviera ocasión.

A finales de 1970 conoció a su marido, Joseph, de la costa oeste, con el que se casó y tuvo tres hijos, y con el que siguió viajando en familia una vez cada dos años.

"Es curioso, Joseph y nuestra hija se burlaban de mí porque cada vez que planeábamos unas vacaciones, yo siempre quería ir a Francia", admite Ellen.

"A ellos también les gustaba Francia, pero me decían: '¿Podemos ir a otro sitio?’ Yo les decía: 'Sí, siempre que paremos primero en París o algo así'. Así que normalmente era un compromiso".

Ellen y su marido Joseph se toparon con una casa destartalada en el histórico pueblo de Lonlay l'Abbaye, en Normandía, y la compraron sin verla. Crédito: Ellen y Joseph A.
Ellen y su marido Joseph se toparon con una casa destartalada en el histórico pueblo de Lonlay l'Abbaye, en Normandía, y la compraron sin verla. Crédito: Ellen y Joseph A.

Aunque Ellen y Joseph, que han preferido no revelar su apellido, llevaban años barajando la posibilidad de mudarse a Francia, no fue hasta que ambos se acercaron a la edad de jubilación cuando empezaron a pensar seriamente en comprar una propiedad allí.

Ellen encontró una pequeña casa en ruinas en el histórico pueblo de Lonlay l'Abbaye, en Normandía (norte de Francia), mientras buscaba en Internet propiedades francesas, allá por 2014.

"La casa era asequible", dice Joseph, que antes trabajaba como ejecutiva de negocios. "Obviamente estaba un poco en ruinas. Pero estaba dentro de nuestro presupuesto".

"Y eso siempre fue lo más importante para nosotros. ¿Qué podemos presupuestar? ¿Cuánto podemos gastar en mejoras? Así que el elemento presupuestario era muy importante para nosotros".

Luego pasaron un tiempo mirando el "encantador" pueblo en Google Street View, y finalmente se toparon con el relato de dos soldados estadounidenses que habían sido "ayudados por la Resistencia francesa en el pueblo durante la Segunda Guerra Mundial".

La pareja tomó la decisión de comprar la casa, de unos 400 metros cuadrados de superficie habitable, sin verla, organizando previamente una visita de un inspector.

Aunque la propiedad estaba en el mercado por unos 18.000 euros (US$ 19.400), Ellen y Joseph acabaron comprándola por unos 13.000 euros tras negociar con el vendedor.

"Realmente no estaba en condiciones de ser habitada", dice Ellen, explicando que la casa necesitaría mucho trabajo para hacerla habitable de nuevo. "El vendedor estaba de acuerdo".

Una vez finalizada la venta, contrataron a constructores locales para que comenzaran los trabajos de demolición de la propiedad, supervisando todo desde su casa de California.

"Nos mantuvieron informados. Nos enviaban fotografías para mostrarnos cómo avanzaban las obras", explica Joseph. "E intercambiábamos ideas sobre cómo debía desarrollarse la reforma. Así que funcionó bien".

La pareja siguió viajando a Francia con regularidad, volando en 2015 y 2016 y comprobando el progreso de las obras.
Al año siguiente decidieron que había llegado el momento de hacer las maletas y mudarse a Francia.

El primer gran paso fue solicitar un visado de larga estancia, que tardó unos meses en concretarse, luego vino lo que Joseph describe como el "procedimiento de liquidación".

"Antes de partir, está la decisión de dejar tu patria para irte a otro país, y todas las implicaciones asociadas a esa decisión", señala. "Toda la preparación que hay que hacer de antemano".

Vendieron muchas de sus posesiones, quedándose sólo con los objetos de valor sentimental, y pusieron todo en marcha para poder gestionar sus asuntos desde Francia.

A lo largo de casi siete años llevaron a cabo una amplia reforma de la casa, sustituyendo los suelos y las paredes, así como la electricidad y la fontanería. Crédito: Ellen y Joseph A.
A lo largo de casi siete años llevaron a cabo una amplia reforma de la casa, sustituyendo los suelos y las paredes, así como la electricidad y la fontanería. Crédito: Ellen y Joseph A.

Ellen y Joseph, que también tienen una propiedad en Nueva York, decidieron alquilar su casa de California en lugar de venderla.

Así que decidieron alquilar un departamento en París mientras continuaban las obras en su casa de Normandía.

"Descubrimos que, para estar en las zonas de París en las que queríamos vivir, era mucho menos caro alquilar que comprar", explica Ellen.

"Además, cuanto mayor eres, más difícil es conseguir una hipoteca. Habríamos tenido que vender y probablemente comprar al contado en París".

Llegaron a París para empezar su nueva vida en abril de 2017.

Ellen y Joseph se dispusieron rápidamente a conocer su nueva comunidad, al tiempo que viajaban una y otra vez a Lonlay l'Abbaye para comprobar las obras de renovación.

"Cada año, presupuestamos una fase diferente de renovación", dice Ellen, antes de describir cómo sustituyeron los suelos, las paredes, la electricidad y la fontanería de la casa.

"Buscamos buenos materiales de construcción y aprendimos sobre los problemas de ventilación y humedad de las antiguas casas de piedra".

Ellen continúa señalando que pudieron conservar la escalera original dentro de la casa, junto con un armario de madera que había estado en el estudio.

Aunque no tuvieron más remedio que conseguir ventanas y puertas nuevas, optaron por sustituirlas por réplicas.

"Nos gusta pensar que los fantasmas de los soldados estadounidenses que ayudaron a liberar este pueblo reconocerían nuestra casa si pasaran por la calle", añade.

Su objetivo era tanto transformar la pequeña casa en una segunda vivienda habitable como "restaurarla y dejarla en buenas condiciones de autenticidad para las generaciones futuras".

"Queríamos que conservara su aspecto original", dice Ellen. "No queríamos hacer grandes cambios".

"Estamos muy orgullosos de los constructores, que consiguieron transformar esto de ser básicamente una pequeña ruina rural a un lugar muy habitable", dice Joseph. Crédito: Ellen y Joseph A.
"Estamos muy orgullosos de los constructores, que consiguieron transformar esto de ser básicamente una pequeña ruina rural a un lugar muy habitable", dice Joseph. Crédito: Ellen y Joseph A.

Ellen señala que cualquier cambio importante en el exterior de nuestra casa de Normandía tenía que ser aprobado por las autoridades locales y los Architectes de Batiments de France, funcionarios encargados de proteger los monumentos y las zonas históricas, debido a la proximidad de la casa a la abadía del siglo XI del pueblo.

Pero mientras las obras avanzaban se produjo la pandemia mundial de covid-19, lo que causó que las renovaciones se detuvieran durante unos dos años y que no pudieran viajar a Normandía para visitarla.

Afortunadamente, Ellen y Joseph pudieron reanudar las obras una vez levantadas las restricciones y terminaron los trabajos estructurales y de pintura en diciembre de 2021. Las nuevas ventanas se instalaron un año después.

"Estamos muy orgullosos de los constructores, que consiguieron transformar esto de una pequeña ruina rural a un lugar muy habitable", dice Joseph, y añade que todavía están trabajando en el mobiliario y la "parte decorativa".

También les gustaría terminar el ático, que actualmente se utiliza como almacén, y quizá añadir un "medio baño".
Ellen y Joseph calculan que gastaron un total de 65.000 euros (unos US$ 70.000) en obras y mano de obra, y otros 5.000 euros en electrodomésticos y muebles.

Ya instalados en Francia, siguen yendo y viniendo entre París y Lonlay l'Abbaye, y subrayan que no lo harían de otra manera.

"Es una especie de Brigadoon francés", dice Joseph de Lonlay l'Abbaye. "El pueblo tiene cierta magia. La historia. La abadía. Y todo está tan cerca. Está rodeado de pequeñas colinas con árboles y césped. Es un cambio radical con respecto a vivir en una ciudad como Los Ángeles, Nueva York o París".

Ellen y Joseph, de Estados Unidos, que llevaban años soñando con vivir en Francia. Crédito: Ellen y Joseph
Ellen y Joseph, de Estados Unidos, que llevaban años soñando con vivir en Francia. Crédito: Ellen y Joseph

Han hecho muchos amigos en Lonlay l'Abbaye y viajan allí en tren "cada cinco o seis semanas", quedándose en su "media casa" durante unas semanas, antes de volver a su departamento alquilado en París.

Según Joseph, el trayecto entre las dos propiedades es de poco más de dos horas y media; su casa está a 20 minutos en taxi de la estación de Flers, en Normandía.

Ambos consideran que la vida en Francia les ha sentado de maravilla, y explican que caminan mucho más y comen mucho mejor gracias a la facilidad con que se consiguen los productos frescos.

"Nuestra hija cree que hemos alargado nuestra esperanza de vida", dice Ellen.
"Nos parece un estilo de vida mucho más sano".

Desde el principio, decidieron "asumir la responsabilidad" de aprender francés para facilitar la transición, y destacan que esto ha ayudado enormemente a la hora de crear vínculos.

"Ahora el 90% de todo lo que hablamos es en francés", dice Joseph. "Aunque estamos lejos de dominar el francés, es algo que nos importa mucho. Y, por supuesto, también supone una diferencia para los demás".

Sin embargo, la pareja admite que de vez en cuando sigue resultándoles desalentador asistir a una cena en la que solo hay francófonos que quieren hablar de filosofía.

Han tenido que adaptarse a algunas de las diferencias culturales entre franceses y estadounidenses, y dicen que algunas han sido más fáciles de asimilar que otras.

Por ejemplo, Joseph señala que los franceses son "muy, muy reservados" en comparación con los estadounidenses, y quizá menos dispuestos a compartir sus vidas.

"No te invitan a su casa de inmediato", señala. "No se dirigen a ti en primera persona. Y eso contrasta con Estados Unidos, donde la gente es mucho más abierta".

Sin embargo, Ellen reconoce que siempre se ha sentido "más cómoda con el talante francés" a la hora de relacionarse con la gente y entablar amistades, así que esto le ha venido muy bien.

"Quizá es que soy un poco más introvertida", apunta.

La casa de la pareja se encuentra en el pueblo de Lonlay l' Abbaye, que alberga una abadía del siglo XI, en Normandía. Crédito: Joel Douillet/Alamy Stock Photo
La casa de la pareja se encuentra en el pueblo de Lonlay l' Abbaye, que alberga una abadía del siglo XI, en Normandía. Crédito: Joel Douillet/Alamy Stock Photo

La pareja, que relató la renovación en un blog en Internet, ha descubierto que la vida en Francia es más asequible que en EE.UU., y señala que sus gastos sanitarios y los impuestos sobre la propiedad son considerablemente menores ahora.

De hecho, dicen que estos últimos son entre cinco y seis veces más caros en sus propiedades de Estados Unidos.
"Creo que ésa es una de las razones por las que muchos estadounidenses están pensando en Europa", afirma Joseph.

"Por el costo de la vida y los impuestos sobre la propiedad, pero también por la sanidad".

Aunque ambos extrañan vivir en el sur de California, ninguno de los dos se arrepiente de haberse ido, aunque admiten que hacia el final se les hizo bastante agotador.

"El tráfico. La locura. Y luego, hasta cierto punto, la política. Las divisiones en Estados Unidos fueron muy estresantes", dice Ellen.

"No es que tuviéramos batallas diarias con la gente. Pero era duro de ver. Sigue siendo duro ver la prensa extranjera y ver lo dividido que está Estados Unidos. Ya no se parece al Estados Unidos en que crecimos".

La pareja ha podido explorar gran parte de Francia durante su estancia y disfrutan aprendiendo sobre las distintas regiones.

"Nos damos cuenta de lo mucho que los franceses disfrutan y aprecian las estaciones, los momentos y la comida", dice Ellen. "Es una cosa cultural diferente, pero es algo que se puede apreciar".

Dicen que aconsejarían a cualquiera que se plantee una mudanza similar que investigue detenidamente el destino elegido y se abstenga de intentar "replicar Estados Unidos" allá donde vaya.

La pareja supervisó la demolición desde su casa en California. Crédito: Ellen y Joseph
La pareja supervisó la demolición desde su casa en California. Crédito: Ellen y Joseph

"Deja atrás algunas de esas expectativas", dice Ellen. "Porque no hay que darse cabezazos contra un muro e insistir en pensar como un estadounidense. Decir 'bueno, esto debería ser fácil, y deberían hacerlo así'".

Reconocen que pasar tanto tiempo en Francia de antemano les facilitó las cosas, y subrayan que las cosas podrían haber salido de otra manera si hubieran estado menos familiarizados con el país.

"Lo hemos visto con algunos amigos", dice Joseph. "Puedes tener verdaderos choques culturales".

Actualmente, Ellen y Joseph no tienen planes de comprar una casa en París y dicen que seguirán moviéndose entre su departamento del distrito 7 y el campo, quizás pasando ocho meses en París y cuatro en Lonlay l'Abbaye en el futuro.

"Es una situación ideal, un lugar al que escaparse. Para disfrutar de todo lo que ofrece París, pero también para descansar del ruido y los negocios".

Aunque han vuelto a Estados Unidos para pasar tiempo con su familia y amigos desde que se trasladaron, no tienen intención de volver al país a vivir en este momento, y se ven permaneciendo en Francia el resto de sus vidas.

"Hay momentos, por supuesto, en que extrañamos un lugar o algo de Estados Unidos", dice Joseph.

"Pero esto es una forma de vida. Intentamos ser estadounidenses disfrutando de Francia y viviendo aquí de forma compatible con el país".

"Pero sin olvidar nunca que somos estadounidenses y que nuestro país es muy importante para nosotros".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO: Entre los Alpes y México, sobrevivientes de cáncer conquistan "Cumbres de esperanza"