Anuncios

La corona real y otros centenarios símbolos de poder en la monarquía danesa

El ascenso al trono de Federico de Dinamarca ha sido un acontecimiento extraordinario y único en la historia del país. No en vano, hacía casi un milenio que no se producía una abdicación. Para situarnos en la última vez que un soberano danés había renunciado voluntariamente al trono antes de morir fue en 1146, cuando Erik III Lam se retiró para ingresar en un monasterio. La proclamación del nuevo Rey ha sido muy diferente a otras fastuosas ceremonias como la que vimos el pasado mes de mayo en Reino Unido con Carlos III. Esta ha sido mucho más sencilla y austera, y aunque no hemos visto coronas, sí que existen en la casa Glücksburg este y otros símbolos cuya historia, uso y significado te contamos a continuación.

VER GALERÍA

corona2
corona2

-Primeras palabras de los hermanos de Mary de Dinamarca sobre esta nueva etapa como reina: así son las vidas de los Donaldson

-Desde el otro lado: las imágenes no vistas de la histórica proclamación de Federico de Dinamarca

La corona de Cristián V

La monarquía danesa tiene la corona de Cristián V, que recibe su nombre del rey para el que fue realizada en oro entre 1670-1671 por el orfebre alemán Paul Kurtz en Copenhague con un peso de 2080 kg. La primera vez que se usó fue en 1840 durante la unción de Cristián VIII. Sin embargo, desde que en 1849 se introdujo la monarquía constitucional ni se utiliza para este cometido porque los soberanos no son ni ungidos ni bendecidos ni coronados. Actualmente está expuesta en el castillo de Rosenborg y su uso se limita a la muerte del jefe del Estado, cuando se coloca sobre su ataúd.

La corona, cuyo diseño se inspira en la del rey francés Luis XIV, está adornada por dos zafiros y granates mientras que en la cruz hay un corindón (un zafiro con una franja de rubí). Las piedras preciosas que tiene proceden de joyas más antiguas. El zafiro de la parte frontal de la corona se remonta a Federico I y se cree que fue un regalo del duque de Milán a su padre, Cristián I, en 1474. En la parte superior hay una piedra bajo la que se encuentra el monograma de Cristián V en hilo de oro. La estructura de la pieza consta de unos aros que se unen en la parte superior, con una cruz en forma de trébol.

-Los reyes Federico y Mary de Dinamarca, en 10 imágenes para el recuerdo que nos ha dejado un día histórico

VER GALERÍA

corona1
corona1

El cetro, el orbe y el ungüentario

Además de la corona, el cetro, el orbe y el ungüentario son los otros símbolos que antiguamente se usaban en las ceremonias de coronación en Dinamarca.  El orbe es una bola de oro rodeada con diamantes azules y se fabricó en Hamburgo para la coronación de Federico III, en 1648. El cetro, creado para el mismo acontecimiento por un orfebre de Copenhague cuya identidad no se conoce, es de oro con diamantes tallados. El ungüentario, de oro, esmalte y pizarra, con tapa de rosca y realizado para el acto anteriormente citado, guarda el aceite que se usaba para ungir al nuevo monarca. El obispo realizaba la unción en tres lugares: la frente, las muñecas y el fecho del Rey. 

VER GALERÍA

Orbe de la Corona danesa
Orbe de la Corona danesa

-El comentado detalle en la firma de Margarita que nos recuerda, por otros motivos, al protagonizado por Carlos III

El Acta Real y los leones plateados

Se conserva una copia del Acta Real, "Lex Regia", que era la constitución de la monarquía absoluta. Este documento, que lleva la firma del rey y está fechado el 14 de noviembre de 1665, impone al monarca tres deberes primordiales: rendir culto a Dios y proteger la verdadera fe, mantener unidos los reinos y velar para que el poder no disminuyera. A cambio, el rey recibía poderes ilimitados y, según la Ley Real, sólo debía rendir cuentas a Dios.

VER GALERÍA

Leones en el castillo de Rosenborg
Leones en el castillo de Rosenborg

En la sala de los caballeros del castillo de Rosenborg custodian el trono del rey los tres leones plateados de Federico III, que tienen un tamaño natural, pesan 130 kilos y fueron creados entre 1665 y 1670 por Ferdinand Kübich. Inicialmente se iban a hacer doce piezas, tomando como referencia la historia del rey Salomón en el Antiguo Testamento, pero solo se completaron tres antes de la muerte del monarca. Actualmente estos leones se usan para la capilla ardiente del jefe del Estado.

VER GALERÍA

Castillo de Rosenborg
Castillo de Rosenborg

Si quieres que te enviemos todas las fotos y vídeos de la Proclamación de Federico de Dinamarca apúntate AQUÍ a nuestro newsletter.