Anuncios

La crisis climática necesita mensajes positivos para lograr una comunicación efectiva

San Millán de la Cogolla (España), 24 nov (EFE).- Científicos, periodistas, divulgadores juristas y activistas coincidieron en que, para mejorar la efectividad de la comunicación sobre la crisis climática, son necesarios mensajes positivos, que contrasten con el catastrofismo que a veces se extiende por los medios de comunicación y, sobre todo, por internet y las redes sociales.

Esta es una de las principales conclusiones del XVI Seminario Internacional de Lenguaje y Periodismo sobre "Cambio climático: lenguaje y comunicación", que clausuró este viernes la reina Letizia en el monasterio de Yuso del municipio español de San Millán de la Cogolla, en la provincia española de La Rioja (norte), Patrimonio de la Humanidad por ser considerado cuna del castellano.

El seminario, organizado por la Fundación San Millán de la Cogolla y la Fundación del Español Urgente FundéuRAE, formada por la Real Academia y la Agencia EFE, finalizó con una mesa de conclusiones, en la que participó doña Letizia, quien planteó diferentes preguntas a los asistentes.

"Esta es una situación grave, pero necesita de mensajes positivos", subrayó el director de EFEVerde, Arturo Larena, quien incidió en la "especial responsabilidad" que tienen los medios de comunicación en este campo.

Porque se puede "ayudar a crear conciencia de la gravedad de esta situación", pero, "para eso, hay que dar voz a fuentes solventes, emplear un lenguaje claro y preciso e invertir en la formación de periodistas ambientales"; así como admitir que "va a tocar dar muy malas noticias porque la realidad es la que es".

Lenguaje claro ante los bulos

La paleontóloga Laia Agilet abogó por hacer "una información clara, con lenguaje común" sobre crisis climática, "pero sin rebajar el nivel del conocimiento científico"; y difundir que se está inmerso "en un acontecimiento extraordinario provocado por el hombre", algo que, a la vez, "lleva a combatir muchos bulos".

Por su parte, la meteoróloga Isabel Moreno avaló "el esfuerzo que se está haciendo desde la ciencia para traducir su lenguaje" y ha apostado, para comunicar sobre el cambio climático, por poner "el foco en lo que se puede ganar" con las medidas que se tengan que adoptar y "no solo en las consecuencias malas".

Clemente Álvarez, coordinador de la sección de Medio Ambiente del diario El País, añadió que hay que ser "honestos" al hablar de crisis climática y acercarse "más a la gente" porque informar desde un punto de vista alejado "produce descreimiento", sobre todo si solo se habla "en negativo".

Además, la responsable de Ciencia y Medio Ambiente en el periódico El Mundo, Teresa Guerrero, admitió que se puede hacer mejor al informar de estas materias porque, así, se podrá "combatir el negacionismo y el excepticismo", a pesar de que "hay que reconocer que no existen respuestas infalibles".

Para el matemático y divulgador Eduardo Sáenz de Cabezón, "transmitir mensajes de culpa", de que todo se hace mal, "provoca desafección, sordera y nos lleva al pesimismo", pero "puede haber esperanza con implicación y consenso".

Diferentes palabras

La presidenta de la Agencia EFE, Gabriela Cañas, sugirió que "plantear todo el rato diferentes palabras para definir lo mismo denota impotencia", en alusión a cómo el cambio climático ha pasado a ser crisis climática o emergencia climática.

Algo que, para ella, también se debe a que desde los poderes públicos "falta fuerza para mantener decisiones en el tiempo" y "esa inacción" lleva a "jugar con las palabras".

"Empezamos hablando de cambio, luego dijimos que era una crisis porque así parece algo pasajero, y ahora se emplea emergencia, que también es algo que se pasa", señaló el periodista y escritor Álex Grijelmo, cuya propuesta es "hablar de amenaza climática", ya que "esa palabra lleva implícita que es una aviso de un mal".

(c) Agencia EFE