Anuncios

Cuáles son las dos películas de Netflix perfectas para disfrutar en solo 90 minutos

Dos películas ideales para disfrutar el fin de semana
Dos películas ideales para disfrutar el fin de semana

Con la incipiente llegada del otoño, los días más fríos comienzan a hacerse presente y las ganas de resguardarse en el hogar también. Para aquellos que eligen este plan, Netflix tiene diversas opciones para disfrutar de impactante producciones. Las más elegidas por la audiencia son aquellas que tienen una corta duración pero con una gran intensidad que mantiene la expectativa hasta los últimos minutos. Los dos últimos lanzamientos cumplen con estos requisitos.

Netflix recupera 'Servant of the People', la serie en la que Zelenski se convertía en presidente de Ucrania

Con una duración de 90 minutos, son dos las películas que se llevan los aplausos de los espectadores y son ideales para disfrutar durante el fin de semana. Ambas tiene el suspenso como principal eje que mantiene la incógnita durante todo el relato, con la posibilidad de tejer teorías acerca de la resolución de la historia.

Fin de semana en Crocia

Protagonizada por Leighton Meester, la película fue agregada a la plataforma el 3 de marzo. Narra los hechos ocurridos durante dos días, cuando una joven viaja a visitar a su mejor amiga tras un largo tiempo sin verse. Lo que iba a ser un reencuentro de diversión, complicidad y salida de las rutinas, se convirtió en una pesadilla, con la desaparición de una de ellas. Las causas de lo ocurrido son investigadas en profundidad por la segunda de ellas, que en cada paso que avanza por saber qué sucede descubre verdades y traiciones.

Entre mentiras y secretos, la verdad sale a la luz pero cuando al final pero ante la supuesta resolución, la historia da un giro inesperado. El dolor y la desesperación se vuelven protagonistas de esta historia de suspenso.

Sin respiro

Estrenada el 25 de febrero en Netflix y protagonizada por Franck Gastambide, cuenta la historia de un policía que de regreso del funeral de su madre atropella a una persona, quitándole la vida. El hombre no dudó, escondió el cuerpo y huyó. Creyó que su plan había salido a la perfección sin tener que darle explicaciones a la Justicia. Sin embargo, sus días comienzan a oscurecerse al recibir misteriosas llamadas.

Cada comunicación del testigo misterioso saca del eje al hombre, que comienza a perder todas las cualidades que lo mantienen en su puesto laboral. La desesperación se hace carne en el asesino que no duda en mantener el secreto. Buscará seguir ocultando el crimen para no pagar por sus actos, y no le importará salirse de control con el fin de cumplir su objetivo.