¿Cuál es el accidente doméstico más común?

Palomitas, uvas, frutos secos, semillas... es mejor que no los tome para evitar la asfixia por atragantamiento, una de las causas que más urgencias infantiles provoca

Hay 2 franjas de edad con mayor incidencia: los niños de 1 a 4 años y los de 9 a 12 años. (Foto: Getty)

Es difícil estar encima de un niño todo el día diciéndole “no hagas esto” o “no comas esto otro”, y no digamos ya si es un preadolescente; pero es una de las medidas de seguridad más importantes en menores según señalan pediatras y expertos en aparato respiratorio.

Y es que aunque la presencia de cuerpos extraños (CE) en la vía respiratoria del niño no es una patología frecuente, cuando ocurre puede tener consecuencias graves, incluido el fallecimiento.

Durante el año 2000, fue la causa de 160 muertes y de más de 17.000 consultas a los servicios de urgencias en niños menores de 14 años en Estados Unidos. La muerte por asfixia secundaria a aspiración de cuerpos extraños es la cuarta causa más común de muerte accidental en Estados Unidos y la segunda causa de muerte doméstica, que además, es evitable.

En nuestro entorno la mortalidad se ha cifrado en 9 casos por cada 1.000 accidentes por cuerpos extraños respiratorios en niños. Aunque en 2016 fallecieron en España por obstrucción de las vías respiratoria más de 1.400 personas, según recogió el Programa SOS Respira de la Fundación Mapfre.

Para evitar el peligro de asfixia los pediatras aconsejan a los padres la supervisión continua de los juguetes infantiles. (Foto: Getty)

“No hay muchos datos de incidencia recientes, pero a pesar de que el número de casos ha bajado gracias a una mayor concienciación de los médicos y la familia, todos los años hay entre 3 y 10 casos en los grandes hospitales pediátricos españoles, de niños con ingesta de cuerpos extraños en la vía aérea” apunta el doctor Anselmo Andrés, neumólogo pediatra y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La máxima incidencia se presenta en menores de 3 años y más frecuentemente en varones.

“Sabemos que en esta franja de edad, los cuerpos extraños ingeridos suelen ser frutos secos o semillas, así como también partes de juguetes o piedras, mientras que en el segundo pico de incidencia entre los 9 y 12 años, es más frecuente la ingesta de capuchones de bolígrafos, pilas de botón u objetos metálicos”, explica el Dr Andrés.

Los niños pequeños son el grupo que mayores incidentes sufre debido a: la falta de molares que permitan una buena masticación, la tendencia a introducirse objetos en la boca y la falta de coordinación entre la deglución y el cierre de la glotis; así pues la prevención es fundamental para evitar estos incidentes.

Meterse cosas las bocas forma parte del proceso de aprendizaje de los bebés, por eso Seguridad ante la supervisión es la primera medida preventiva. (Foto:Getty)

Los cuerpos extraños pueden quedar alojados provocando una obstrucción parcial, y sus efectos, que dependen de su forma y localización, no se detectan de forma inmediata.

Los objetos grandes, redondos o expandibles producen una obstrucción completa, mientras que los objetos de forma irregular permiten que pase el aire a su alrededor, y la obstrucción parcial puede en una fase inicial pasar desapercibida. En cuanto a la localización, el cuerpo puede quedar retenido en la laringe, la tráquea o el bronquio.

Por qué hay que ir al médico

Cuando un cuerpo extraño pasa a la vía aérea, el organismo reacciona de forma automática, mediante la tos. La tos puede hacer que el objeto sea expulsado solucionando el problema.

Pero puede ocurrir que el cuerpo extraño se fije en algún punto del trayecto obstruyendo la respiración en mayor o menor grado y requiera una intervención médica de urgencia. A veces el objeto queda alojado de un modo que provoca un periodo sin síntomas, que puede durar horas o semanas; sin embargo, sí va causando una erosión u obstrucción que puede provocar desde afonías y sibilancias hasta neumonía, atelectasia o abscesos.

“Cuando un niño llega con tos persistente, hipoventilación focal o un cuadro de broncoespasmo que no mejora, el médico debe pensar siempre en la posibilidad de que exista un cuerpo extraño alojado en la vía respiratoria”, explica el Dr. Andrés, “la exploración clínica puede ayudarnos en el diagnóstico, pero esta puede ser normal cuando se trata de pequeños cuerpos extraños distales en los bronquios por lo que debemos insistir en la sospecha diagnóstica.”

El siguiente paso sería la radiográfica de tórax en la que es posible ver un objeto si este es metálico, pero que en al menos un 10-15 por ciento de los casos también resulta normal.

“En cuanto al tratamiento de elección para la extracción de cuerpos extraño en vía aérea en niños es la broncoscopia rígida o la fibrobroncoscopia”,recomienda el Dr. Andrés.

Para que no pase

Evitar los atragantamientos en niños es posible si se ponen en práctica una serie de medidas de prevención:

  • Mantener canicas, cuentas, tachuelas, globos de látex, monedas y otros juguetes y objetos pequeños fuera del alcance de los niños, sobre todo de los menores de tres años. Como norma general, se debe evitar todo lo que entre por el agujero de un rollo de papel higiénico.

  • Evitar que los niños caminen, corran o jueguen con alimentos o juguetes en la boca.

  • Supervisar las horas de la comida con los niños pequeños y evitar en menores de cuatro años alimentos que puedan atascarse en la garganta como salchichas, nueces, trozos de carne, trozos de queso, uvas, dulces duros o pegajosos y palomitas de maíz.

  • Evitar que los hermanos mayores den alimentos o juguetes peligrosos a los niños pequeños.

También puede interesarte:

La forma más sencilla de eliminar el dolor infantil

¿Cuánto tiempo pueden pasar los niños pequeños frente a las pantallas?

Partículas diésel, una causa clara de asma infantil

Deja ya de darle antibióticos a tu bebé, le estás poniendo en peligro

La práctica con la que puedes fortalecer la salud (y los vínculos afectivos) con tu bebé