Anuncios

El déficit fiscal brasileño aumentó en 2022 hasta el 4,68 % del PIB

Río de Janeiro, 30 ene (EFE).- Brasil, la mayor economía de América Latina, cerró 2022 con un déficit fiscal de 460.433 millones de reales (unos 90.274 millones de dólares), equivalentes al 4,68 % del producto interior bruto (PIB), informó este lunes el Banco Central.

El déficit público nominal, que incluye el resultado del sector público primario y el pago de los intereses de la deuda, fue superior al registrado en 2021, cuando el saldo negativo fue de 383.664 millones de reales (cerca de 75.215 millones de dólares), equivalentes al 4,31 % del PIB.

El resultado primario, antes del pago de intereses, fue un superávit de 125.994 millones de reales (24.754 millones de dólares aproximadamente), lo que equivale al 1,28 % del PIB y supone una mejoría con respecto al dato del año anterior (0,73 % del PIB).

El superávit primario es el principal indicador utilizado en Brasil para medir la salud de las cuentas públicas y fue introducido en 1999, año en el que el Gobierno empezó a trazarse metas de disciplina fiscal, a fin de reducir los costos del endeudamiento.

Desde entonces, Brasil siempre registró superávits primarios, con la excepción del período 2014-2020, y volvió a los números positivos el año pasado.

El control de las cuentas públicas será uno de los grandes desafíos que afrontará el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, que para su primer año de mandato tiene previsto un gasto social por encima de lo permitido.

Ello ha levantado recelos entre los agentes del mercado financiero ante la posibilidad de un deterioro de las cuentas públicas del país.

El ministro de Hacienda, Fernando Haddad, dijo en varias oportunidades que el aumento del déficit fiscal del gigante suramericano se debe a los gastos "extraordinarios" realizados durante el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro (2019-2022), en un intento por favorecer su campaña a la reelección presidencial.

Para enfrentar el problema, el ministro presentó recientemente un primer conjunto de medidas, que incluye el aumento de impuestos a grandes empresas y a los combustibles, el fraccionamiento de deudas fiscales y la reducción de gastos públicos.

Estas iniciativas buscan reducir el déficit en 231.550 millones de reales (unos 45.401 millones de dólares) previsto en las cuentas del Gobierno este año.

(c) Agencia EFE