El relato del infierno vivido durante el Huracán Katrina en un hospital es la serie más recomendada

·5  min de lectura

Como si fuera una película de terror postapocalíptica… pero peor. Así se palpita la tensión y el drama de Después del huracán (Five days at Memorial), la nueva serie de Apple TV+ que eleva la devastación física, humana y moral de lo que se vivió en un hospital de Nueva Orleans en 2005 a raíz del Huracán Katrina. Y precisamente por ese motivo se vive como una experiencia audiovisual más intensa que cualquier cinta de ficción sobre el fin del mundo: porque es una historia real sobre los cinco días infernales que pacientes, médicos y empleados vivieron en aquella institución mientras el agua los alejaba del mundo.

Vera Farmiga en 'Después del huracán' (Russ Martin; cortesía de Apple TV+)
Vera Farmiga en 'Después del huracán' (Russ Martin; cortesía de Apple TV+)

La serie de ocho episodios se estrenó el pasado 12 de agosto (con 3 capítulos disponibles, estrenando los restantes de manera semanal) y está basada en el libro homónimo de la periodista Sheri Fink. Dicho libro es una expansión del reportaje ganador del premio Pulitzer publicado por la misma escritora en The New York Times en 2009 (en el cuarto aniversario del desastre), donde describía lo ocurrido durante los cinco días que miles de personas se quedaron atrapadas en el hospital sin electricidad ni plan de evacuación inmediato. A raíz de cientos de entrevistas y una extensa investigación, el libro -y ahora la serie- detallan cómo los médicos y enfermeros se vieron en la situación de tomar decisiones drásticas, priorizando pacientes y presuntamente tomando la iniciativa de practicar la eutanasia en un número de enfermos.

Después del huracán comienza el 11 de septiembre de 2005, trece días después del Huracán Katrina, con el descubrimiento de 45 cuerpos abandonados en la iglesia del hospital sin explicación aparente de qué pasó o cómo llegaron allí. Desde esta premisa, la serie desarrolla una línea temporal entre el desastre natural y la presión personal entre aquellos con el deber de ayudar y salvar vidas en medio de un panorama desolador, prácticamente abandonados a su suerte con pacientes con necesidades eléctricas para mantenerlos con vida. Desde ancianos a bebés prematuros.

La electricidad se corta en toda la ciudad, los generadores dejan de funcionar. Están ahí dentro sin aire acondicionado ni ascensores. Sin un protocolo de evacuación para los cientos de pacientes internados por mucho que ya habían advertido a los responsables corporativos de las consecuencias en caso de una inundación tras la devastación de otras tormentas previas, dejando entrever la negligencia corporativa y los fallos gubernamentales a la hora de prever la catástrofe. Pasan los días y el agua, la comida y los medicamentos comienzan a escasear mientras los médicos y enfermeros hacen lo posible (e imposible) por salvar vidas.

Una lucha contrarreloj contra el poder imprevisible de la naturaleza, la negligencia del protocolo político y la resiliencia del ser humano que pone de manifiesto la pregunta moral de qué harías tú en su lugar. Porque después de que el Huracán Katrina siga su curso, comienzan las inundaciones, la temperatura en el hospital aumenta, como también la desesperación ante el desastre que les rodea y la falta de ayuda, con pacientes que necesitan soluciones urgentes. Todo esto da como resultado una batalla interna sobre la supervivencia de los pacientes que deriva en esos 45 cuerpos abandonados con sospechas de eutanasia.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

De esta manera, sus showrunners -Carlton Cuse (Perdidos, Bates Motel) y John Ridley (guionista de 12 años de esclavitud)- construyen una narrativa donde la tensión y el drama se funden para contarnos otro capítulo diferente del desastre de Katrina. Porque por mucho que creamos haber visto las imágenes de la catástrofe decenas de veces en reportajes, televisión o documentales desde 2005, esta serie nos demuestra que jamás seremos inmunes al terror de la supervivencia extrema. Las secuencias de la devastación son de las más impactantes recreadas hasta el momento, mientras las historias personales se convierten en el reflejo humano del horror del desastre.

Desde Susan Mulderick (Cherry Jones), la directora de enfermería y jefe de incidentes que descubre que no existen instrucciones oficiales para evacuar el hospital en caso de una inundación. A la Dra. Anna Pou (Vera Farmiga) comprometida al máximo en ayudar aunque el trabajo le empieza a pasar factura o el Dr. Bryant King (Cornelius Smith Jr.), un joven médico que se desespera ante la jerarquía imponente de sus colegas en medio del desastre. Y entre ellos otros personajes que sirven de espejo para plasmar la desesperación y el caos, pero también el compromiso y el deber, en una situación inesperada.

Todo el reparto brilla captando la tensión y el drama de la historia, aunque es Vera Farmiga quien sirve como punto de inflexión para reflexionar sobre la vulnerabilidad del ser humano en pleno infierno. De todos modos, la serie también plasma historias de pacientes y sus familiares, sin contacto, incapaces de saber qué ha pasado con sus seres queridos o sus hogares.

Cartel de 'Después del huracán' (cortesía de Apple TV+)
Cartel de 'Después del huracán' (cortesía de Apple TV+)

Después del huracán logra transmitir la tensión de este drama real haciéndote sentir que estás en el ojo del huracán, en todos los sentidos posibles. Los efectos especiales plasman el poder de la naturaleza con una tecnología de punta, mientras las imágenes de la devastación son el reflejo visual del poder de lo imprevisible.

Durante un par de años Ryan Murphy (Glee, American Horror Story) intentó adaptar el libro como una temporada de su serie antológica American Crime Story. En teoría iba a estar protagonizada por Sarah Paulson como la Dra. Anna Pou pero, afortunadamente, el creador desistió y el proyecto terminó en manos de Apple TV+. Y digo afortunadamente porque viendo Five days at Memorial te das cuenta que la historia necesitaba una mirada diferente. Ryan Murphy suele dramatizar sus series en exceso, cayendo en la construcción de personajes como herramienta prioritaria sobre la narración de la historia. Sin embargo, la nueva serie de Apple es un ejemplo magistral del buen hacer de la construcción paralela, donde cada elemento -desde la narrativa, a los personajes, el lugar y los datos- cumplen una función igualitaria dentro de la historia.

Después del huracán es una serie brutalmente devastadora, de esas que te hacen palpitar cada secuencia al borde del sofá gracias a la realidad humana detrás de su historia. Sin dudas, y en mi opinión, una de las series más recomendables de la temporada.

Más historias que te pueden interesar: