Anuncios

Los dirigentes del Banco de Inglaterra expresan sus diferencias sobre el riesgo de la inflación

FOTO DE ARCHIVO: Vista general del edificio del Banco de Inglaterra (BoE) en Londres

Por David Milliken y Andy Bruce

LONDRES, 9 feb (Reuters) - Una semana después de que el Banco de Inglaterra sugiriera que las recientes subidas de tipos podrían estar llegando a su techo en el ciclo actual, el gobernador Andrew Bailey hizo hincapié en la incertidumbre y los dirigentes monetarios de la institución pusieron de manifiesto sus diferencias sobre los riesgos que plantea la escalada de los precios.

La tasa de inflación alcanzó en octubre un máximo de 41 años del 11,1%, antes de caer al 10,5% en diciembre, todavía más de cinco veces el objetivo del 2% del Banco de Inglaterra.

Jonathan Haskel, miembro externo del Comité de Política Monetaria (MPC, por sus siglas en inglés), declaró ante el Comité del Tesoro de los diputados en el Parlamento que seguía dispuesto a "actuar con contundencia" contra la inflación persistente, manteniendo una frase que la mayoría de sus colegas descartó la semana pasada.

En el otro extremo del debate del MPC, Silvana Tenreyro dijo que los tipos de interés ya eran demasiado altos.

Al igual que otros bancos centrales, el Banco de Inglaterra intenta reducir los riesgos derivados del repunte de la inflación y la semana pasada subió los tipos de interés por décima vez consecutiva, situándolos en el 4%, su nivel más alto desde 2008.

No obstante, también le preocupa agravar lo que según las previsiones podría ser la peor recesión entre las principales economías este año.

La semana pasada, Bailey señaló que la marea estaba cambiando en la batalla del Banco de Inglaterra contra la alta inflación, aunque era demasiado pronto para cantar victoria.

El jueves reiteró los riesgos para las principales previsiones del banco central.

"Tengo muchas dudas sobre la fijación de precios y salarios en este país. Tenemos el mayor sesgo al alza en nuestras previsiones de inflación de toda nuestra historia", dijo Bailey.

Los comentarios realizados el jueves por los miembros del Comité de Política Monetaria ante la comisión parlamentaria subrayaron esa sensación de incertidumbre.

Haskel adoptó la misma postura que Catherine Mann, que también ve grandes riesgos al alza en las previsiones de precios del BoE.

"La teoría económica sugiere que la incertidumbre en torno a la persistencia de la inflación debería afrontarse con medidas más contundentes", dijo Haskel en su informe anual al Parlamento.

"(Así que) permaneceré atento a los indicios de que la inflación es más persistente de lo que esperábamos, y actuaré con contundencia si es necesario".

Por el contrario, Tenreyro, que la semana pasada votó a favor de mantener el tipo de interés bancario en el 3,5%, subrayó que aún no se había dejado sentir todo el impacto de las subidas de tipos del Banco de Inglaterra en el último año, y que el impulso de la economía ya se estaba desvaneciendo.

"En mi opinión, sí, los tipos están demasiado altos ahora mismo", dijo, añadiendo que consideraría un recorte en futuras reuniones de política monetaria.

El economista jefe del BoE, Huw Pill, dijo a los parlamentarios que había algunos indicios de debilitamiento del mercado laboral que podrían ayudar a contener las presiones inflacionistas.

"Dicho esto, no hay lugar para la complacencia. La inflación sigue siendo inaceptablemente alta", dijo en un informe anual a la Comisión del Tesoro.

"Devolver la inflación al objetivo de forma sostenible requiere que el Comité del Mercado Monetario siga atento a señales de una mayor persistencia de las presiones inflacionistas que la plasmada en nuestra previsión de referencia".

(Reporte de David Milliken en Londres y Andy Bruce en Manchester, Inglaterra; información adicional de Suban Abdulla; editado en español por Flora Gómez)