Anuncios

Diseñadora colombiana Nancy González se declara culpable de contrabando de bolsos hechos de pitón y caimán

Diseñadora colombiana Nancy González se declara culpable de contrabando de bolsos hechos de pitón y caimán

Nancy González, la diseñadora de bolsos de lujo con una lista de clientas famosas como Salma Hayek y Britney Spears, se ha declarado culpable de cargos federales de importar cuero de pitones y caimanes protegidos de Colombia a Estados Unidos.

La diseñadora de 70 años podría enfrentar hasta cinco años de prisión por el cargo de conspiración y hasta 20 por cada cargo de contrabando, así como multas de hasta 250.000 dólares.

Sin embargo, el abogado de González alega que ninguna de las pieles utilizadas en los bolsos provienen de animales capturados en la naturaleza.

Jamie McCarthy/Getty Images for Bergdorf Goodman

"Su delito fue no obtener la documentación adecuada para algunas muestras a fin de poder cumplir con los plazos para llevar sus productos a las ferias de compradores", aseguró Sam Rabin al Miami Herald. "Todas las carteras que se vendieron en tiendas minoristas estaban debidamente documentadas. Menos del 1% de sus carteras fueron importadas sin documentación".

En septiembre, González fue extraditada a Estados Unidos después de haber sido acusada formalmente por el Departamento de Justicia de contrabando ilegal.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Donna E. Natale Planas/Miami Herald/MCT/Sipa USA

González y sus empleados cómplices, Diego Mauricio Rodríguez y Jhon Camilo Jaramillo, fueron acusados ​​en abril de 2022 por fiscales federales de Florida de conspiración y contrabando, según consta en los documentos judiciales.

Entre 2016 y 2019, González utilizó mulas para contrabandear más de 200 bolsos y carteras de pitón y caimán a Estados Unidos sin permiso, en violación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Luego, las piezas supuestamente eran exhibidas por la compañía de González, Gzuniga Ltd., en una sala de exhibición en Nueva York, donde se vendían a grandes almacenes y clientes adinerados por más de $2,000 cada una.