Ecuador, voy a ser campeón del mundo. Chito Vera sigue abriendo puertas con patada infernal

·2  min de lectura

Marlon “Chito’‘ Vera sigue superando obstáculos y mejorando de pelea en pelea. El ecuatoriano dio un golpe de autoridad y, literalmente, un golpe dentro del octágono con una patada en la cabeza que envió a Dominick Cruz a la lona el sábado por la noche en el evento principal de la UFC desde la Arena Pechanga en San Diego.

“Oye, San Diego. Todo el respeto para tu chico [Cruz]. Soy un profesional. Gracias a todos por venir. Estoy llenando arenas hoy, ¿eh?”, gritó Vera durante su entrevista posterior al combate. “Voy a seguir pateando traseros. Ecuador, voy a ser campeón del mundo”.

Cruz y Vera lucharon fieles al guion que se esperaba con un “Dominator’‘ que llevó la mejor parte al inicio del combate con combinaciones de boxeo, patadas a todos los lados, derribos, fintas y movimientos que demoraron la lectura del sudamericano sobre la manera de poner punto final al choque.

Con fama de ser lento en el arranque, Vera encontró un momento de éxito en el primer asalto con un gancho de izquierda que sentó a Cruz, pero el ex campeón del peso gallo de la UFC ejecutó mejor su plan de juego en el segundo asalto, continuando con la ventaja sobre su oponente mientras evitaba el daño.

Chito volvió a estremecer a Cruz en el tercer asalto que resultó competitivo, pero la capacidad de Vera para hacer lecturas y aterrizar con regularidad trajo consigo la noción de que el final podía estar cerca y que el tanque de resistencia se estaba vaciando del otro lado.

Ese fue ciertamente el caso en el cuarto asalto, cuando Vera hizo retroceder a Cruz con una combinación de golpes y lanzó una patada a la cabeza que dio en el blanco y abría la puerta de nuevas andanadas de impactos que imposibilitaron la recuperación del veterano y obligaron al árbitro Herb Dean a detener el combate.

“Fue difícil encontrar las patadas bajas”, explicó Vera sobre cómo se produjo esa patada definitiva en el rostro de su oponente. “En el cuarto asalto, el entrenador me dijo en la esquina: lanza una bomba después de los golpes y lo encontrarás”.

Con esta victoria, Vera mejoró su record a 20-7-1 y se convierte en el primer peso gallo con 10 finales en la historia de la UFC, además de extender su racha de éxitos a cuatro tras sus triunfos sobre Rob Font, Frankie Edgar y Davey Grant.

Sin duda, este resultado acerca a Vera a una oportunidad de título propia, aunque no le quita el sueño la rapidez con la que pueda ocurrir, porque sabe que al final lo conseguirá y mucho dependerá de algunas peleas que vienen pronto en las 135 libras como la de Pert Yan contra Sean O’Mally, y la de José Aldo contra Merab Dvalishvili.

“Vine a este deporte para ser campeón del mundo”, dijo Vera. “No voy a tropezar. Seguiré trabajando. Voy a ser un campeón del mundo’‘.