'La Rosa de Guadalupe', el placer culposo de millones en México y América Latina

José Rivero
Contributor
Captura de video Youtube

El destello de luz, la melodía de un coro y el viento soplando mientras aparece una rosa blanca... Y ahí está, el milagro cumplido de 'La Rosa de Guadalupe'. Eso ocurre en cada episodio desde hace 12 años, tiempo en que el programa unitario de la cadena Televisa se ha convertido en uno de los más criticados, pero también en el más visto del canal 2 'Las Estrellas'.

Este lunes ocupará el lugar de la telenovela 'Cita a ciegas', que a un mes de su estreno, cambiará de horario. La historia protagonizada por Victoria Ruffo inicia este lunes a las 14:30 horas, mientras que 'La Rosa de Guadalupe', que ya tenía su horario establecido a las 19:30 horas, tendrá un episodio más y terminará hasta las 21:30 horas.

Eso demostraría que con menor presupuesto y menos tiempo de producción para cada episodio, el programa unitario tiene mejores resultados que las pocas telenovelas que realiza la cadena; se ha convertido en el ‘caballito de batalla’ de Televisa, pues en el horario y día que se transmita, genera rating.

Su éxito en audiencia contrasta con las críticas y burlas que genera en redes sociales, aunque para el crítico de televisión Álvaro Cueva, "el odio es el mejor parámetro de éxito en México", y vaya que lo ha tenido. Después de 12 años, se transmite en 70 países y se ha convertido en un fenómeno tan comentado en el extranjero como lo fue 'Los ricos también lloran' y 'Chespirito'. "Es el programa más importante de la televisión de habla hispana", ha reiterado Cueva.

Pese a que se piense que los más de 1300 episodios solo los han visto las amas de casa, el fenómeno de 'La Rosa de Guadalupe' abarca todas las edades. Según el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), 'La Rosa de Guadalupe' es el programa que más ven los niños mexicanos.

"De los resultados que nos dan, hay (televidentes) desde los 4 años hasta los 65, aunque sí predominan mujeres", dijo el productor, Miguel Ángel Herros, en una entrevista para La Saga, donde agradeció que el público hable del programa "porque quiere decir que para bien o para mal, lo están viendo".

En cuanto al creador y escritor del programa, Carlos Mercado Orduña, el que 'La Rosa de Guadalupe' provoque tantas críticas, memes y burlas, es un síntoma de que está haciendo bien su trabajo porque su proyecto es parte de la cultura popular de México.

Te puede interesar: La extraña escena de “La Rosa de Guadalupe” que se ha convertido en viral

"Todo sirve, todo suma. ¿De verdad alguien piensa en las redes, que no hago un programa sobre 'El Momo' o 'Pokemón Go' pensando que no se van a burlar? ¡Claro que sé que se van a burlar!, y me encanta porque así voltean a ver donde quiero que vean, que es a la pantalla. Qué padre que seamos un programa que conecte, me encanta que se burlen", dijo en La Saga.

Y es que al escribir episodios donde hablan de bebidas adulteradas conocidas como "aguas locas", de casos virales como 'La Mars' o tribus urbanas como los 'Emos', Carlos Mercado Orduña intenta provocar a las redes sociales. "Justamente por eso es que retomamos muchos casos que pasan en redes, para que volteen a ver la televisión abierta".

Cabe mencionar que aunque las temáticas resultan 'novedosas' por reflejar lo que ocurre en la vida cotidiana en México, el formato de 'La Rosa de Guadalupe' no es nuevo. Su antecedente es 'Mujer... Casos de la vida real', que conducido por Silvia Pinal presentaba (desde 1986) un caso por episodio inspirado en cartas de las televidentes. Ahora, Carlos Mercado ha encontrado que "hay un público ávido de temas juveniles", por lo que en su mayoría involucran temáticas relacionadas con bullying, adicciones y homosexualidad, entre otros.

Pero la escueta forma en la que se presentan los casos, las lecciones morales y hasta la desinformación ha sido el principal argumento de sus detractores. Esta semana se hizo viral el análisis de la youtuber Dama G, que resaltó lo anterior y además, que 'La Rosa...' "promueve una religiosidad light y milagros enfocados a la superficialidad", además de "historias mal justificadas y producción precaria".

Cada semana se producen cuatro episodios nuevos, se graban dos al mismo tiempo en menos de 3 días y da trabajo a decenas de actores y equipo de producción. Su calidad es cuestionada, pero sus creadores logran el objetivo: que la gente vea el programa.

Al ser la Virgen de Guadalupe tan venerada en México y algunos países de habla hispana, no era sorpresa que el programa llamaría la atención al resolver los casos tras hacer oración a la Virgen. Pero no se trata de un programa religioso, pues según su productor, solo tiene una "connotación religiosa, por la intersección de la Virgen para resolver las problemáticas".

Sin embargo, la historia detrás del viento que le pega a los protagonistas de los programas incluye una anécdota en la Basílica de Guadalupe, al norte de la Ciudad de México. Carlos Mercado Orduña contó que cuando presentó el proyecto en Televisa, un ejecutivo le dijo que necesitaba que "el milagro fuera más contundente, que debería abrirse el cielo y salir un rayo de luz".

"Me fui muy sacado de onda, fui todos los domingos a la Basílica y de repente hay una corriente de aire que me pega a mí, y así se me ocurrió. Ya después dije que vamos a ponerle una musiquita y que sea en cámara lenta", contó el La Saga, al explicar que tienen un director de arte visual que se encarga del efecto en cada programa, pues no es algo que tengan pregrabado.

Después de más de 1300 programas, parece que el viento de 'La Rosa de Guadalupe' seguirá soplando para cumplir milagros, pues según dijo a Milenio el productor Miguel Ángel Herros los temas no se pueden agotar. "Lo que nos ayuda es que contamos el mismo tema, pero de manera distinta, pero las emociones y los sentimientos no cambian y eso es básico en el programa".