Emma García le tiene echada la cruz a un compañero y un pequeño dardo lo deja patente

·4  min de lectura

Una de las secciones que Viva la vida tiene cada fin de semana en las tardes de Telecinco consiste en comparar varias fotografías de una persona famosa y analizar, con un doctor, qué retoques estéticos a podido realizarse con el paso de los años. Lo que se hizo la pasada semana con Carmen Alcayde, y que sirvió para analizar cuánto dependen los comunicadores de su imagen para poder labrarse una carrera en televisión. En esta ocasión, la elegida por el programa fue Soraya Arnelas, y luego, como propina, dedicaron unos minutos al colaborador José Antonio Avilés. Y fue ahí donde quedó muy claro que Emma García le tiene echada la cruz al falso periodista, cuyo futuro ahora mismo está más en el aire que nunca.

Por sorpresa, le pidieron a José Antonio que se situase en el centro del plató, y él decía que no podía, que estaba respondiendo una llamada con una información muy importante, muy en su línea. Emma tuvo que levantarse e ir por él, y entonces descubrió que le harían un repaso a los cambios de su imagen, pues desde que empezó en el programa ha adelgazado, se ha implantado pelo o se ha arreglado los dientes.

MADRID, ESPAÑA - 01 DE SEPTIEMBRE: Emma García asiste al estreno de 'el Humor De Mi Vida' en el teatro EDP Gran Vía el 01 de septiembre de 2021 en Madrid, España. (Foto de Pablo Cuadra/Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 01 DE SEPTIEMBRE: Emma García asiste al estreno de 'el Humor De Mi Vida' en el teatro EDP Gran Vía el 01 de septiembre de 2021 en Madrid, España. (Foto de Pablo Cuadra/Getty Images)

Cuidado con lo que dices...”, advertía el colaborador al médico del programa, pero Emma le callaba la boca pronto. “Avilés, que no tienes que hablar tú”, le regañaba. Entonces, el doctor mostró una imagen actual del andaluz y otra con retoques digitales que mostrarían cómo quedaría después de pasar por quirófano. Entre otras cosas, el profesional de la salud propuso quitarle las arrugas que le salen en la frente por su expresión, “para verle más joven”. Entonces Emma García recogió rápidamente el guante para lanzarle un buen dardo a su compañero. “Para lo joven que es tienes muchas arrugas, ¿cuántos años tienes?”, le decía a Avilés, que habría cumplido este año 26.

Le pondríamos también un poco de pómulos, y un adelgazamiento de cara para que queden más delgadas, y quitar la zona de la papada para que quede la cara dulce...” seguía explicando el doctor, y luego propuso que mejorase también el cuerpo a través de una abdominoplastia y una marcación abdominal.“¿Cuándo empezamos?”, bromeó el aludido. “Esto es un problema para él... Ha sido una sección interesante, si le podemos añadir algo para arreglar la cabeza...” soltaba entonces Emma García, quien corría un tupido velo tras este nuevo dardo a José Antonio y pasaba a otros temas del día.

En apenas unos minutos, Emma García demostró que no puede con José Antonio Avilés. Y es que, más allá de bromear sobre su edad, dejó claro que, desde su punto de vista, el cordobés no tiene todavía todos los patitos en fila, que su cabeza sigue sin tener orden ni concierto.

Recordemos que Avilés comenzó a trabajar en Viva la vida en 2019, y desde muy pronto tuvo enfrentamiento con algunos de sus compañeros. Su frenética forma de ser, interrumpiendo constantemente a todos, provocaba que le tuviesen que echar rapapolvos, y más de una vez terminaba llorando. A lo largo de los años ha chocado muchas veces con Emma García, pero también con sus sustitutas, como Sandra Barneda y Toñi Moreno.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En 2020, José Antonio Avilés se convirtió en concursante de Supervivientes, y entonces su trayectoria fue puesta en tela de juicio. Se descubrió que a lo largo de su escasa vida profesional (tenía solo 23 años) había acumulado una gran colección de mentiras, que iban desde su inexistente situación en Periodismo hasta numerosas informaciones sobre famosos que se habría inventado.

Desde entonces, todo lo que Avilés ha hecho y dicho en televisión se ha analizado con lupa, aunque Telecinco, de manera inexplicable, no optó por apartarlo por ensuciar la imagen del programa de los fines de semana. Incluso lo premiaba con especiales en prime time para que pudiera defenderse. Alguna vez, Avilés, cansado, aseguró que se retiraría de la televisión, pero terminaba regresando muy poco tiempo después.

El paso del tiempo no le sirvió al colaborador para aprender a comportarse en televisión. Emma García ha tenido que ponerle muchas veces en su sitio, e incluso lo ha echado alguna vez del plató, para que se relajase. El comentario más habitual que se hace sobre este falso periodista es que satura a todo el que tiene cerca. De ahí que Emma haya fantaseado con una operación que arregle no ya la apariencia estética, sino la cabeza de José Antonio Avilés.

Hay que decir que el futuro de este colaborador televisivo está bastante en el aire. Viva la vida cerrará sus puertas en breve, y su franja será ocupada por un nuevo programa, con otra productora, pero presumiblemente presentado, de nuevo, por Emma García. Ahí Avilés, de momento, no tiene garantizada una silla en este nuevo formato, cuyo título aún se desconoce, y quién sabe si durante un tiempo desaparece de la pequeña pantalla… para reaparecer más tarde con algunos retoques estéticos encima, que ayer pareció que le había picado el gusanillo de lo bien que podría quedar tras pasar por quirófano. Aunque no pueda operarse la cabeza.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.