Las emotivas palabras de Diego Ramos al presentar a su novio Mauro: "No elegí lo que soy, pero soy así orgullosamente"

LA NACION

A pesar de ser una persona reconocida y haber tenido mucha exposición durante años gracias a su profesión, Diego Ramos siempre fue muy reservado en cuando a su vida privada y poco se sabe de la persona detrás del personaje. Sin embargo, este sábado por la noche el actor decidió abrir un poco las puertas de su intimidad y habló por primera vez de su novio y de la forma en que concibe el amor.

"Uno supone que el gran amor es el que está viviendo en este momento, pero pasa que a veces tenés recuerdos de otro gran amor ¿En qué lugar ubicás ese recuerdo?", analizó cuando en PH: Podemos Hablar pidieron que den un paso al frente aquellos que creían que había solo un gran amor en la vida. "¿Está viviendo un gran amor usted ahora?", quiso saber Andy Kusnetzoff. "Sí, si. Es mi gran amor en este momento, pero tengo el recuerdo de otro que también fue grande. Es complicado".

Minutos más tarde, Luisa Albinoni quiso indagar un poco más sobre este tópico. "Me resulta difícil preguntarte esto porque te quiero muchísimo y no quiero ponerte en una situación incómoda. Vos antes hablaste del amor, de la relación linda que estás viviendo en este momento y yo creo que a la gente le encantaría saber con quién estás.¿Por qué no lo decís si sos feliz? ¿Por qué no lo das a conocer o lo contás?", indagó la actriz.

"Yo lo digo y lo dije un par de veces, pero hay algo de mi intimidad que nunca me gustó contar", le respondió Diego. "No es que quiera esconder nada, pero siento que mi vida es lo más normal del mundo, muy común. Nunca me gustó que se hable de mi por otra cosa que no sea mi trabajo, y no siento la necesidad de abrir una puerta que después no voy a poder cerrar. Creo que sé hasta dónde llegar. Ahora si me ven o me sacan una foto, no hay nada que esconder ni nada por lo cual castigarme. A lo mejor en otras épocas yo suponía que era mejor no decir ciertas cosas, porque eran otras épocas precisamente. Antes no me exponía yo, ahora no expongo algo que no quiero".

Ramos explicó que siente que no es necesario aclarar algunas cuestiones. "No soy reservado, pero tampoco me parece andar revelando cosas que creo que son obvias. Yo no te pido a vos que cuentes algunas cosas", cuestionó. "Convivo, no me escondo, de hecho me podés ver en cualquier lado en pareja y todo el mundo sabe, pero no me veo contándolo públicamente".

Un discurso sobre el amor y la aceptación

Cerca de la mitad del programa, cuando se le pide a los invitados que enciendan una vela en homenaje a alguna persona, Diego volvió a reflexionar sobre el tema brindando un emotivo discurso sobre el amor y la aceptación. "Recién pasó algo que yo quiero desear que no suceda más. Que no haya nadie que sienta que porque otro le pregunta por su amor, por sus sentimientos o por lo que es, con todo el amor como en el caso de Luisa, la persona que lo pregunta y la que lo recibe sientan que está contra la pared y que un tercero crea que tiene que salvarlos de eso".

"Vengo de una época donde un trío cómico llenaba teatros muriéndose de risa de un chico de 14 años que cantaba, decía que tenía novia y era muy afeminado... por suerte esto fue cambiando", analizó. "Yo no tengo ningún problema con lo que soy y siempre fui. No tengo problema en expresarlo, soy feliz con eso. No tengo necesidad de sentirme contra la pared. Es verdad que no quiero abrir ciertas puertas para después no tener que cerrarlas, pero estoy muy orgulloso con lo que soy, con quién soy y con lo que siento".

"Yo no elegí lo que soy, soy así, y soy así orgullosamente", agregó el actor. "Hay mucha gente que se levanta todos los días sufriendo lo que es, deseando ser otra cosa, y eso quiero que se erradique. Quiero que piensen lo que es levantarse todas las mañana sufriendo por tener que estar enamorado de una mujer, sentir cosas por alguien y pensar que no está bien lo que sos, sin poder cambiarlo. Cada uno tiene sus tiempos, sus necesidades y nadie tiene que decir nada".

Diego encendió su vela pidiendo que se terminen los prejuicios. "Que se vaya esa situación de que alguien le pregunte a una persona por el amor y sienta que lo está poniendo contra la pared, y que ese alguien se sienta contra la pared también. Siempre voy a apostar por el amor y lo que soy, con todos mis errores pero yo soy esto. Y mi amor se llama Mauro".