Lo que debes hacer si tu hijo o hija se pierde en un lugar público: "no empieces a buscar en silencio"

Adriana Terán
·6  min de lectura

Es posible que seas la mamá o el papá más detallista. Que tengas muchas cosas bajo control al salir con tus hijos, los mantengas a la vista, y les digas frecuentemente que estén cerca de ti si están en un lugar público. El detalle está en que los accidentes ocurren, son inevitables y en un segundo, el más mínimo descuido puede ocasionarte un susto inmenso: un niño desaparece de tu vista.

Lo he sentido. He visto todo oscurecerse y solo ver claro el espacio donde hace un segundo estaba mi hijo y de pronto, nada. El aire. He sentido el vacío en el estómago al girarme rápidamente y descubrir que tampoco estaba detrás de mí, que no escuchaba ninguno de sus ruidos inquietos. Es una sensación espantosa que no se le desea a nadie.

He gritado su nombre, aguantando un poco la histeria, no queriendo verme demasiado exagerada y afortunadamente no ha pasado demasiado tiempo antes de que apareciese diciendo “estaba allá mamá”, con esa última a alargada como tratando de esquivar mi angustia a punto de caerle encima.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

El punto es que en esos momentos de angustia no sabemos, ni siendo los mejores padres del mundo, si lo que hicimos fue lo correcto, si nos pasamos de la raya dando gritos, o peor, pusimos la vida de nuestro hijo en riesgo por actuar de forma incorrecta.

La vlogger Jess Martini publicó en TikTok un consejo sobre qué hacer si nuestro hijo desaparece en un espacio público y se volvió viral. Su video cuenta con más de 150,000 vistas y, sobre todo, casos de éxito.

Según relata una nota en Bored Panda, una madre contó en su Facebook que perdió a su hijo en un supermercado y que, aunque estuvo buscando frenética y silenciosamente entre los anaqueles, recordó aquel consejo de Martini que había visto en TikTok unas semanas atrás. Después de pasar algunos minutos hurgando los espacios se irguió para decir: “Busco a un niño, lleva una camisa amarilla y tiene el cabello castaño. Tiene dos años y se llama Nathan”, lo repitió con frecuencia y en poco tiempo los adultos de la tienda habían dejado de hacer lo que hacían para apoyarla buscando al pequeño, contó en una publicación en Facebook, dandole el crédito de la idea a Jess Martini.

De eso se trata el consejo de Jess Martini, de decir en voz alta y varias veces que buscas a un niño, su vestimenta, edad y nombre. “No empieces a buscar en silencio, tienes que buscar en voz alta, y lo que quiero decir con eso es que empieces a gritar su descripción mientras buscas”, y finaliza diciendo que es mejor.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La madre desesperada describió que durante la búsqueda un amigo corrió a la entrada de la tienda de inmediato y alertó a un empleado para que no permitiera que un chico con aquella descripción saliera, aún cuando estuviese acompañado de un adulto. Suponemos que su corazón estuvo detenido hasta que finalmente escuchó a un hombre decirle “aquí está”. Había reconocido al niño después de escucharla gritar.

El consejo de Martini funciona, así lo corrobora Alejandro García, especialista en seguridad física y electrónica, quien explica que llamar la atención sobre lo que está ocurriendo es fundamental en esos momentos de angustia. “Describir al niño en voz alta para hacer notar que está perdido y dirigirse al personal de seguridad de la tienda o autoridades del lugar en el que se encuentren son los primeros pasos que deben seguirse en estos casos”.

El personal de seguridad de tiendas, parques y establecimientos, o agentes de control público si estamos en la calle, tienen los protocolos adecuados para hacer una búsqueda eficiente y rápida, activando las cámaras de seguridad o comunicándose con otros miembros del equipo para alertarlos, agrega García.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“El peligro real es que alguien se aproveche de que el niño está perdido o que haya sido raptado, es por eso que llamar la atención lo antes posible es determinante, porque así las personas que están alrededor también se sumarán a la búsqueda y avisarán si han visto algo extraño. Cuanto más rápido actúes, mejor”.

Además, García agrega que mientras mejor preparados tengas a tus hijos en caso de una situación como esta, se minimiza el riesgo de que pase a mayores. “Llamar la atención tiene una desventaja, y es que alguien con malas intenciones puede aprovechar esta oportunidad. Sin embargo, si preparamos a los chicos para estas situaciones se neutralizan la posibilidades de que algo peor ocurra. A los niños mayores podemos indicarles que si se pierden es necesario buscar a las autoridades. También hay que recomendarles quedarse tranquilos en un solo lugar esperando ser encontrados y acordar con ellos previamente puntos seguros donde deben esperar en caso de que se separen”.

En este sentido, la psicólogo Rosa María Fernández asegura que la mejor medida que podemos tomar para ahorrarnos una buena dosis de ansiedad es la anticipación. “Todas las mamás tenemos ese miedo profundo de que los niños se nos puedan perder, más cuando son despistados o inquietos, pero la idea no es la sobreprotección absoluta donde de alguna manera anulamos la personalidad del niño y no le permitimos resolver problemas, o le desarrollamos una codependencia con sus padres o le generamos inseguridad. La anticipación nos permite planificar una situación antes de que suceda y en el caso de que ocurra ya tener las herramientas para resolverlo”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“Por ejemplo, la planificación nos permite enseñarles qué hacer cuando se pierde por ejemplo en un lugar muy concurrido. Primero, explicarles que si se pierden deben buscar a una persona que trabaje en el sitio, un oficial, alguien con una identificación o que trabaje en ese lugar. Luego, que le pidan a la persona el teléfono celular prestado para llamar o pedirles que hagan una llamada, de manera que el niño debe saberse de memoria por lo menos dos números de teléfono”.

Fernández concluye aconsejando que, en lugar de angustiarnos todos los días pensando en que los hijos se nos pueden perder, asumamos anticipadamente la planificación de estas situaciones y las soluciones. Esto bajará la ansiedad a cero y en caso de que ocurra nos permitirá actuar con mayor claridad.

Mandamientos de prevención

Para terminar, la psicólogo brinda unas recomendaciones rápidas que tenemos que asumir como hábitos, sobre todo si tenemos niños inquietos e independientes:

  • Asegúrate de que sepa su nombre completo y al menos dos números de teléfono.

  • Escribe los números de teléfono y dirección -no el nombre- en una tarjeta plastificada que lleve en su ropa o en etiquetas. El niño debe saber que esa tarjeta está allí.

  • Decirle claramente a los niños el nombre del sitio dónde están, sea un parque, un edificio, un centro comercial, una clínica. Él debe tomar parte activa de lo que se está haciendo. Es mejor evitar el uso de aparatos electrónicos que lo distraigan en estos momentos.

  • Enséñalo de forma sencilla y clara que nunca debe irse con ninguna persona extraña, ni siquiera aunque le aseguren que conocen a sus padres.

  • Si la situación pasa a mayores, usemos las redes sociales a nuestro favor. Publica la foto, da los datos específicos, los lugares exactos, la hora y la fecha.

  • Si el niño es muy pequeño, lo más conveniente es mantenerlo en su coche o si es muy inquieto, usar los arnés y correas para sujetarlos sin impedir sus movimientos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Qué hacer para preservar las bananas y otros alimentos frescos por más tiempo (y cómo congelarlos)

Breadcrumbing, ghosting y benching: cómo salir de las relaciones tóxicas en la era digital

Los zapatos que usamos influyen en nuestra salud: cómo elegirlos mejor

EN VIDEO: Valiente mujer exhibe en vivo a presuntos ladrones y acosadores y los hace huir