Estrenos de cine: Dog, un viaje salvaje marca un promisorio debut como director para su estrella, Channing Tatum

·3  min de lectura
Dog, un viaje salvaje, estreno del jueves 23
Dog, un viaje salvaje, estreno del jueves 23

Dog, un viaje salvaje (Dog, Estados Unidos/2022). Dirección: Channing Tatum y Reid Carolin. Guion: Reid Carolin y Brett Rodriguez. Fotografía: Newton Thomas Sigel. Música: Thomas Newman. Edición: Leslie Jones. Elenco: Channing Tatum, Kevin Nash, Jane Adams, Bill Burr. Distribuidora: Diamond Films. Duración: 101 minutos. Calificación: apta para mayores de 13 años. Nuestra opinión: buena.

Las apariencias engañan. Dog, un viaje salvaje, va más allá de la clásica historia en la que un protagonista humano y el mejor amigo del hombre comparten aventuras emotivas, graciosas, inspiradoras y llenas de lecciones de vida. Todo eso está de vuelta aquí, pero con un agregado que enriquece visiblemente el relato y lo distingue del resto.

En su auspicioso debut como director, Channing Tatum observa las duras secuelas que la experiencia de la guerra en tierras lejanas deja en algunos soldados estadounidenses que regresan a su hogar y plantea a partir de ellas un retrato de la sociedad norteamericana que resulta mucho más convincente que otras miradas mucho más ambiciosas, serias y pretendidamente profundas expuestas en la pantalla durante los últimos años.

Tatum alcanza esos resultados con mucha nobleza y algunos sólidos recursos de narrador clásico. Como actor, vuelve con un personaje que aprovecha una vez más la fortaleza física que le conocemos. Personifica a Jason Briggs, un ranger (término con el que se conoce a los soldados dedicados a la vigilancia policial de un territorio u objetivo específico) que sufre algunos daños psicológicos que le impiden regresar al frente de batalla.

El empeño de Briggs por volver a hacer lo único que sabe en la vida choca una y otra vez con la negativa de sus superiores hasta que recibe la orden de cumplir una nueva misión: trasladar en un largo viaje por carretera desde Seattle hasta Nogales (Arizona) a la mascota de un compañero de armas de origen latino, a quien el estrés postraumático de la guerra lo llevó a quitarse la vida, para que pueda participar de la ceremonia del último adiós.

A lo largo de una trayectoria como actor que se acerca a las dos décadas, Tatum se convirtió en uno de los mejores exponentes de la comedia física que puede exhibir hoy el cine de Hollywood. Sabe actuar muy bien con el cuerpo y darle el movimiento y la destreza adecuada a cada escena. Lo hace delante y ahora también detrás de las cámaras (compartiendo el trabajo de dirección junto a Reid Carolin) con un convencimiento que parece haber nacido de un aprendizaje muy inteligente.

Dog, un viaje salvaje, con Channing Tatum
Dog, un viaje salvaje, con Channing Tatum - Créditos: @Hilary Bronwyn Gayle/SMPSP


Dog, un viaje salvaje, con Channing Tatum (Hilary Bronwyn Gayle/SMPSP/)

Puede que alguna escena tenga una duración excesiva, pero en ellas aparece una gran capacidad de observación acerca de los nuevos modos de comportamiento de la sociedad estadounidense, sobre todo en los contrastes que aparecen entre ciertas tradiciones y la aparición de grupos y conductas progresistas.

De todas ellas, Tatum parece estar sacando una única y principal conclusión: la conducta predominante, venga de quien venga, tiene que ver con el recelo y la desconfianza llevadas peligrosamente al máximo. En ese sentido, la conexión cada vez más fuerte que establece con el imponente pastor belga que traslada hasta el destino final de una ceremonia fúnebre es un modelo de aprendizaje, fortaleza y capacidad de adaptación a nuevas situaciones. Ese vínculo, que puede ser divertido o serio según la ocasión, enriquece una película que siempre se ve con mucho agrado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.