Anuncios

¡Exclusiva! Myrka Dellanos, Giselle Blondet y Verónica Bastos, 2 años amenizando las tardes de Telemundo: celebramos con ellas su aniversario; risas, confesiones y más

¡Exclusiva! Myrka Dellanos, Giselle Blondet y Verónica Bastos, 2 años amenizando las tardes de Telemundo: celebramos con ellas su aniversario; risas, confesiones y más

Su momento más difícil en el show, la cuarta silla que aún no tiene dueña, aprendizajes y más… Las conductoras de La mesa caliente se confiesan con motivo del 2ª aniversario del programa. Además, ponemos a prueba qué tanto se conocen entre ellas con un divertido juego

Myrka Dellanos, Giselle Blondet y Verónica Bastos están de celebración. Su programa, La mesa caliente, que Telemundo transmite de lunes a viernes a las 3 p. m., hora del Este, está cumpliendo 2 años al aire. Blondet recuerda como si hubiera sido ayer la emoción y la incertidumbre que las invadió en aquella primera emisión en 2022. "No sabíamos qué iba a pasar, qué iba a pensar el público, si iban a aceptarnos a nosotras con nuestras opiniones", reconoce. La fórmula funcionó y el público las abrazó desde el primer día, dejándolas entrar desde entonces cada tarde en sus hogares y convirtiendo al show en uno de los más vistos de las tardes de la televisión hispana.

"Este es un programa que no tiene guion. Es muy natural. Y yo creo que el público ha sido sorprendido por la personalidad de cada una", comenta Dellanos. "Aquí cada una de nosotras platica lo que siente", agrega Bastos. "Y yo creo que por eso las mujeres se han identificado con nosotras en estos 2 años y nos han hecho sus favoritas de las tardes porque hablamos con sinceridad, contamos nuestras historias, las cosas que nos han dolido, las cosas que nos han hecho crecer también como mujeres y que nos tienen en este lugar".

Para las tres presentadoras el programa ha supuesto un reto en sus carreras. "Yo llevo 45 años en este negocio y he hecho de todo pero no había hecho algo como La mesa caliente", confiesa Blondet. "A mí como periodista me veían dando ciertas informaciones y siempre muy compuesta, seria. Pero aquí me han visto reírme, morirme de la risa, tener vergüenza, o sea todo tipo de cosas", señala Dellanos. "Para nosotras es una escuela", apunta Bastos. "Independientemente de todo lo que hayamos hecho anteriormente, aquí todos los días venimos a aprender como mujeres, como mamás, como esposas, como hijas, como abuelas también y juntas compartimos nuestra experiencia a todas esas miles y miles de mujeres que todos los días encienden la televisión para vernos".



"Dios ha sido maravilloso de ponernos a esta edad que tenemos y en este momento de nuestras vidas en este programa juntas"

Verónica Bastos



<p>Alexander Tamargo/Telemundo</p> Verónica Bastos, Giselle Blondet y Myrka Dellanos, conductoras de La mesa caliente

Alexander Tamargo/Telemundo

Verónica Bastos, Giselle Blondet y Myrka Dellanos, conductoras de La mesa caliente

No todo ha sido color de rosa. También han vivido momentos difíciles. "Lo más difícil [para mí] ha sido comentar mi propia opinión en voz alta y en público porque como periodista eres entrenada a no dar tus opiniones, a dar ambas caras de la moneda para que el público televidente sea el que escoja qué postura quiere tener. Entonces dar mi propia opinión sobre algo, ser contundente y tener convicciones claras ha sido difícil porque de cierta forma si tienes una postura de un lado tienes un público que está en desacuerdo contigo y te dicen cosas terribles", se sincera Dellanos. "Yo soy el tipo de persona que jamás en mi carrera he tenido personas que me han lanzado piedras, entonces esa parte para mí me dolió porque soy una persona sensible".

Muchas felicidades Myrka, Giselle y Verónica por estos 2 años de La mesa caliente. ¿Qué ha supuesto para cada una de ustedes este show?

Giselle: Un reto grande, un crecimiento para nosotras. A mí, en particular, me gusta mucho porque es como que todas estamos en una etapa en nuestra carrera y en nuestra vida que a veces algunas personas piensan 'y después de esto qué' y después de esto qué en ese momento fue hacer algo completamente diferente, algo que sí representa un reto porque es un concepto distinto, es algo a lo que no estábamos acostumbradas. Yo llevo 45 años en este negocio y he hecho de todo pero no había hecho algo como La mesa caliente, así que para mí ha sido muy muy especial.

Verónica: Para nosotras es una escuela, yo creo. Independientemente de todo lo que hayamos hecho anteriormente, aquí todos los días venimos a aprender como mujeres, como mamás, como esposas, como hijas, como abuelas también y juntas compartimos nuestra experiencia a todas esas miles y miles de mujeres que todos los días encienden la televisión para vernos. Y yo creo que ese compromiso lo tenemos las 3 y lo tenemos las 3 porque amamos nuestra profesión, porque amamos la responsabilidad que Telemundo nos ha dado de abrirle este espacio a las mujeres de decir lo que piensan sin un guion. Aquí cada una de nosotras platica lo que siente y yo creo que eso es lo más bonito y por eso creo que las mujeres se han identificado con nosotras en estos 2 años y nos han hecho sus favoritas de las tardes porque hablamos la neta, hablamos con sinceridad, contamos nuestras historias, las cosas que nos han dolido, las cosas que nos han hecho crecer también como mujeres y que nos tienen en este lugar porque cada una de nosotras está en este lugar por algo porque tienen una misión en la vida y yo creo que Dios ha sido maravilloso de ponernos a esta edad que tenemos y en este momento de nuestras vidas en este programa juntas.



"Aquí cada una de nosotras platica lo que siente y yo creo que eso es lo más bonito y por eso creo que las mujeres se han identificado con nosotras en estos 2 años y nos han hecho sus favoritas de las tardes porque hablamos la neta, hablamos con sinceridad"

Verónica Bastos



<p>Alexander Tamargo/Telemundo</p> Veronica Bastos

Alexander Tamargo/Telemundo

Veronica Bastos

Myrka: Exactamente. Yo creo que es una linda oportunidad y yo vivo todos los días muy agradecida. Creo que realmente hago el ejercicio real de caminar por los pasillos de Telemundo y decir 'gracias Dios mío por esta oportunidad', gracias a nuestro productor ejecutivo Ricdamis, a Telemundo por dar este paso hacia delante de tener un programa que no tienes sus guiones, que típicamente se tienen que tener porque así puedes controlar lo que dice cada persona. Aquí es libremente la plática, por eso es que algunas veces estamos la una encima de la otra y alguien dice algo y alguien contesta otra cosa y es muy natural. Típicamente esas cosas no las permiten al aire porque uno no sabe lo que va a decir cada persona y muchas veces yo creo que el público ha sido sorprendido por la personalidad de cada persona y yo creo que esa es una de las partes más bonitas. Por ejemplo, a mí como periodista me veían dando ciertas informaciones y siempre muy compuesta, seria... Pero aquí en este programa me han visto reírme, morirme de la risa, tener vergüenza, o sea todo tipo de cosas... Cuando yo lo veo me divierto con el programa y solo puedo decir gracias, gracias, gracias. Y al público por realmente estar ahí con nosotros porque ahora vamos a cualquier lugar y nos dicen 'es que vemos La mesa caliente'. De hecho, en muchos otros países lo ven por los clips que ven en YouTube.


Antes de empezar a trabajar juntas y de compartir pantalla todos los días, ¿cuál era la idea que tenía cada una de la otra? ¿Cambió esa percepción que tenían con el paso del tiempo conforme fueron compartiendo más?

M: Yo no soy el tipo de persona que me hago una idea de una persona. Cuando vas a trabajar con un grupo de personas hay gente que te llama 'oye mira, esta persona es así, esta persona es de otra forma'. Obvio yo había visto a Giselle en los pasillos, hicimos una alfombra roja juntas en Univision; Vero me había entrevistado en el pasado, la había visto, conozco a su esposo de hace mucho. Pero realmente a mí me gusta hacer mi propia idea y llegar a mis propias conclusiones, por lo tanto yo entré totalmente abierta también con el corazón abierto para recibir una amistad y realmente tener una compenetración... Es una especie de hermandad pero también matrimonio, entonces uno tiene que muchas veces, en momentos hay cosas que han dicho que tal vez yo digo 'no me gustó que me respondió esto o lo otro', pero entonces uno va y dice vamos a ver cómo yo puedo llegar a esta conclusión para uno terminar bien. Yo creo que es una de las metas decir 'yo a ti te quiero pero aunque yo no estoy de acuerdo contigo hoy vamos a terminarlo con un lacito al final'.

V: Yo creo que esa es la magia de La mesa caliente, somos tres personalidades absolutamente diferentes una de la otra y al ser tan diferentes tenemos puntos de vista muy diferentes y que muchas mujeres se identifican con cada una de nosotras. Yo creo que si estas 3 mujeres o estas 4 mujeres que son tan diferentes se sentaran en una mesa y tú tienes una amiga que es más dicharachera, tú tienes otra amiga que es la más zen y tú tienes otra amiga que es la más seria y conservadora tú vas a platicar de esa manera. Y entonces yo creo que esa es la magia de La mesa caliente, que al final el amor y el respeto que nos une se convierte en que ese cierre de esa plática tan diferente y de esos puntos de vista diferentes se conviertan en un reflejo de lo que está pasando allá afuera y de lo que la familia y las mujeres que nos están viendo allá afuera se identifican con cada una de nosotras. Hay veces que me dicen 'Verónica lo que dijiste Dios mío' y me dicen 'pero estoy de acuerdo contigo, no me atrevería a decirlo pero es verdad porque tal y tal'. Esas cosas pasan y a mí me encanta porque somos el reflejo de esas mujeres que están ahí.

G: Así es. En mi caso al principio adaptarme. Llevaba muchos años solita, no tenía compañeras en el programa y adaptarme a tener un grupo donde éramos 4, que obviamente cada una tiene que poder expresar su opinión, no tenemos tanto tiempo para hacerlo... es un aprendizaje porque es como que en el poco tiempo que tienes tienes que exponer cómo te sientes con relación a lo que sea que estamos hablando. Pero, como Myrka, tampoco yo me hice ninguna idea. Obviamente las dos yo sabía quiénes eran y de tantos años, pero cuando llegamos aquí, que lo primero creo que fue la foto [promocional], hicimos clic y eso fue lo más importante, porque pudimos haber llegado aquí y por más que uno tenga la intención a lo mejor no compenetramos, así que yo creo que Ricdamis hizo un muy buen trabajo pensando en quiénes eran esas figuras que él quisiera ver juntas, él y me imagino que todo el equipo ejecutivo de Telemundo, y creo que lo hicieron bien. Somos todas bien distintas pero tenemos un punto en común.



"Yo llevo 45 años en este negocio y he hecho de todo pero no había hecho algo como La mesa caliente, así que para mí ha sido muy muy especial"

Giselle Blondet



<p>Alexander Tamargo/Telemundo</p> Giselle Blondet

Alexander Tamargo/Telemundo

Giselle Blondet


En estos 2 años han vivido muchos momentos, tanto al aire como fuera de cámaras. ¿Cuál ha sido el momento más difícil o menos bonito que han vivido en el show

G: Para mí fue difícil la entrevista a mi hija cuando estábamos empezando el show que la entrevisté sobre lo que le ocurrió a ella del corazón. Un tema que es difícil para mí llevar, sigue siéndolo. Cada vez que me viene un pensamiento de preocupación yo digo lo cancelo y pienso en salud y todas esas cosas.

V: Para mí, sin lugar a dudas, es la muerte de Julián Figueroa, que es el hijo de mi hermana del alma, de Maribel Guardia, que me tocó vivirlo con ella en México. Yo estaba en México justamente porque estábamos haciendo La casa de los famosos y estábamos transmitiendo también para La mesa caliente. Me tocó allá. Y al día siguiente de que había sucedido, o sea yo pasé toda la madrugada con ella en su casa con el dolor y con todo lo que nos estaba pasando por la mente de esto que no podíamos creer que había sucedido, tuve que venir a hacer La mesa caliente y fue muy doloroso para mí. Todavía lo recuerdo y creo que es un día que quisiera borrar de mi vida.

G: Fue muy triste porque además lo habíamos tenido aquí hacía poquito.

V: Sí, había estado aquí y había sido tan amoroso con nosotros. Yo me había ido a cenar después de La mesa caliente con él. Es un niño que vi desde que nació, entonces tener que reportar que le pasó eso ha sido lo más feo que me ha pasado en toda mi carrera y creo que en toda mi vida. Es un dolor muy grande que todavía tengo en mi corazón.

M: Te puedo decir que lo más difícil ha sido comentar mi propia opinión en voz alta y en público. ¿Por qué? Porque yo soy profesora también de periodismo en la universidad y como periodista eres entrenada a no dar tus opiniones, a dar ambas caras de la moneda para que el público televidente sea el que escoja qué postura quiere tener. Entonces dar mi propia opinión sobre algo y ser contundente y tener convicciones claras ha sido difícil porque de cierta forma si tienes una postura de un lado tienes un público que está en desacuerdo contigo y te dicen cosas terribles... Yo soy el tipo de persona que jamás en mi carrera he tenido personas que me han lanzado piedras, entonces esa parte para mí me dolió porque soy una persona sensible, soy una persona bastante tímida que no salgo ni soy el centro de atención en una fiesta. No soy así. Soy bastante callada, entonces el tener que hacer esto aquí en La mesa... Pero ha sido un ejercicio también. Igual que cualquier cosa que a uno le parezca negativo al principio luego se convierte en algo positivo porque las personas saben quién soy, saben qué postura tengo y saben que soy una persona de convicciones firmes que al fin de cuentas es lo que yo siempre he querido saber. Esa fue la parte con la que yo luchaba y aún lucho algunas veces porque es difícil. Si tú dices 'yo soy 100% provida' va a haber mucha gente que te va a decir que no, que está en desacuerdo y te va a llamar retrógrada y te van a llamar todo tipo de cosas. Yo he aprendido que en este negocio, en esta mesa uno tiene que tener sus convicciones y hablar las verdades porque eso es lo que hace que el programa sea muy divertido para nuestro público.

V: Pero tú has sido muy valiente la verdad porque yo te he preguntado muchas veces de tu vida personal y has aguantado muy bien. Eso yo también creo que ha sido difícil porque cada vez que sale el 'sol' [refiriéndose a Luis Miguel] yo me agarro de ahí y la pobre Myrka aguanta muy bien.

M: Sí, definitivamente porque soy una persona que mi naturaleza real soy una persona bastante privada y nunca he querido salir y hablar de esas cosas, es que soy así. Lo soy incluso con mi propia familia. Pero yo creo que aquí en La mesa se ve porque eventualmente tú no puedes estar mintiendo constantemente todos los días del año. Ya llevamos, cuántos programas, más de 200 y pico de programas al aire y la gente llega a conocerte, así que o te aman o te odian pero ahí están.



"Dar mi propia opinión sobre algo y ser contundente y tener convicciones claras ha sido difícil porque de cierta forma si tienes una postura de un lado tienes un público que está en desacuerdo contigo y te dicen cosas terribles... y yo soy el tipo de persona que jamás en mi carrera he tenido personas que me han lanzado piedras, entonces esa parte para mí me dolió porque soy una persona sensible"

Myrka Dellanos



<p>Alexander Tamargo/Telemundo</p> Myrka Dellanos

Alexander Tamargo/Telemundo

Myrka Dellanos

¿Y su momento favorito? Ese recuerdo que van a atesorar toda la vida…

G: Aquí en el show yo creo que nuestro primer programa que era la locura, la emoción, el no saber qué iba a pasar, qué iba a pensar el público, si van a aceptarnos a nosotras con nuestras opiniones. Creo que eso fue la verdad muy especial. Ese día fue muy especial.

V: Yo creo que hemos tenido muchos muy buenos momentos dentro de La mesa caliente y el programa mismo nos sorprende. Hace pocos días tuvimos aquí a Robinson Díaz, el que hace 'El Cabo' en El señor de los cielos, y nos sorprendió con esa conexión que tuvo con nosotras bromeando con Myrka. Myrka lo agarró del cuello y le hice una llave porque es 'El Cabo', es el malo. El día que vino El señor de los cielos, o sea Rafa, se comportó con nosotras como nadie, como un señor. Pero se comporta como un buen amigo de nosotras, no como el artista; viene, se relaja, platica de lo que le gusta, de lo que no. Pablo Montero también, muchas veces ha venido aquí al programa, le hemos preguntado cosas muy fuertes; aceptan enlazarse con nosotras. El mismo Alfredo Adame muchas ocasiones que ha estado aquí ha abierto su corazón, Sergio Mayer también ha venido a decir 'sí me pasa esto, esto' con el corazón en la mano y yo creo que eso es lo más bonito que hemos tenido. Yuri desmintió aquí que estuviera separándose con su esposo, entró su esposo Rodrigo a bromear... Y así te puedo contar de muchas experiencias. Victoria Ruffo también aquí bromeó con nosotras sobre Eugenio Derbez, entonces nos moríamos de la risa todas porque es un tema tabú sin lugar a dudas y con nosotras ella se explayó a decirle cosas a Eugenio, a mandarle un mensaje. Yo creo que esa cercanía que tenemos con los artistas y que le transmitimos las tres cuando llegan aquí a La mesa caliente es lo que permite que se haga la magia en el programa y que este programa sea diferente y que por eso tú te sientes todos los días a vernos.

M: Sí, yo diría que nosotros le queremos hacer las preguntas a nuestros invitados que ustedes en casa le quisieran hacer pero que no tienen la oportunidad de hacerlo para que vean un poquito más del ser humano. Y por supuesto que también sirve para cuando la persona quiere venir y presentar un proyecto siempre nos interesa saber esas cosas, pero ir un poquito más allá. Hay temas que tocamos en el primer bloque del programa donde son cosas algunas veces noticiosas, otras cosas donde expandimos más la parte sociológica de lo que está sucediendo, un tema, que entonces también le podemos preguntar a ese artista 'oye, qué crees sobre esto', por ejemplo, e involucramos a ese artista en un tema que tenemos ese día. Y me parece que esa es también parte de la magia y esa es una de las cosas favoritas mías: que tenemos la oportunidad de hacer eso, que el público puede ver una cara distinta que no esperaba de cada una de nosotras y además una cara distinta de esa persona conocida que ellos aman y quieren ya por mucho tiempo pero que al venir y sentarse en La mesa caliente está dando otro punto de vista y está viendo un poquito más de su intimidad.

<p>Alexander Tamargo/Telemundo</p> Verónica Bastos, Myrka Dellanos y Giselle Blondet, conductoras de La mesa caliente

Alexander Tamargo/Telemundo

Verónica Bastos, Myrka Dellanos y Giselle Blondet, conductoras de La mesa caliente

Desde la salida de Alix Aspe la cuarta silla no ha vuelto a tener una conductora fija, ¿a quién les gustaría tener como compañera en esa silla y que fuera la cuarta presentadora oficial de La mesa caliente

M: Yo creo que durante el último año lo que hemos hecho es que esta es la silla cambiante donde tenemos a muchos invitados, y a mí me encanta la dinámica. Por un tiempo hemos tenido a Aylín [Mujica], ella ahora salió para estar en otro proyecto de la mañana, hemos tenido a Greidys [Gil] de Nuestra Belleza [Latina], hemos tenido a Génesis [Suero] la semana pasada…

G: Si va a venir alguien que sea ya fija pues alguien que de verdad se compenetre con nosotras y tenga también una opinión a lo mejor distinta a nosotras para poder completar este grupo de mujeres que tratamos de un poquito ser la voz de cada persona que nos ve.

V: Pero quien quiera que sea la vamos a recibir con todo el cariño. Estamos muy felices de que la cuarta silla tenga mujeres tan valiosas cada día, cada semana y que le hayan venido a aportar al programa muchas cosas que han sido noticia también. Muchas de nuestras invitadas que se han sentado ahí han sido noticia y han querido sentarse ahí para compartir con nosotras en primicia lo que les pasa, y eso se agradece muchísimo.

¿Qué tanto se conocen las conductoras de La mesa caliente?

Jugamos con Myrka Dellanos, Giselle Blondet y Verónica Bastos al 'Quién es más probable que...' y ponemos a prueba qué tanto se conocen las presentadoras del show de las tardes de Telemundo.

¿Quién es la más despistada? ¿Y la que más tarda en arreglarse?

Mira el video y descúbrelo.