La expedición llega a Sevilla, el origen para dar "la vuelta al mundo"

·3  min de lectura

Sevilla (España), 4 ago (EFE).- La expedición iberoamericana Vuelta al Mundo llegó, tras quince jornadas de viaje, a sus orígenes, la ciudad española de Sevilla (sur), desde donde partieron cinco naves en 1519 en busca de una nueva ruta a la Especiería por el oeste, una aventura que concluyó en 1521 con la primera circunnavegación.

El proyecto, que comenzó el pasado 21 de julio en Madrid, incluye visitas a varias localidades de España y Portugal hasta el próximo 13 de agosto, siguiendo la huella de los responsables de esta gesta, el portugués Fernando de Magallanes, que murió luchando contra los nativos de una isla filipina (1521), y el español Juan Sebastián Elcano, que culminó la primera vuelta la mundo en 1522.

En Sevilla, capital de Andalucía, los 36 jóvenes que integran esta expedición, financiada por la Agencia Española de Cooperación Internacional y apoyada por entidades como la Universidad Autónoma de Madrid o la Secretaria General Iberoamericana, pudieron conocer los orígenes de la hazaña española.

En el río Guadalquivir, una réplica de la nao Victoria, la única que consiguió regresar a España, ayudó a los participantes a entender las condiciones de vida de los marinos que se adentraban en el océano en el siglo XVI.

Según explicó este jueves un responsable de la Victoria, que forma parte del Centro de Interpretación Primera Vuelta al Mundo, los tripulantes llegaban a pagar el salario de cinco días por una rata para comérsela cuando faltaban los alimentos tras largas travesías sin tocar tierra.

"Ese era el nivel de hambre y desesperación que había", resumía el guía Bosco Bueno.

UN BARCO PARA RECUPERAR LA HISTORIA DE SEVILLA

El Centro de Interpretación Primera Vuelta al Mundo quiere que el papel que Sevilla tuvo en la primera circunnavegación sea reconocido por los vecinos de la ciudad y también por los visitantes.

"Aquí compartimos la historia de la vuelta al mundo para todo el mundo que la quiera conocer, ahora celebramos el quinto centenario, es una historia que tiene su origen en Sevilla, tenemos una replica del único barco que regresó, capitaneado por Elcano, y tenemos un pequeño museo en el que comentamos la historia", explicó Bueno.

A su juicio, España "siempre ha sido la gran olvidada a la hora de hablar de potencias navales".

"Siempre se atribuyó mucho más a Francia o a Inglaterra, y muchos de los españoles e incluso de los sevillanos no conocen la magnitud de esta historia, que Sevilla era el epicentro del mundo hace 500 años", resaltó, cuando era el puerto europeo de donde zarpaban y adonde arribaban decenas de barcos que iban y venían de América.

Por eso, "los sevillanos viven en una ciudad que tiene muchísimo que compartir con el viajero o con cualquier vecino que quiera conocer lo que pasó aquí".

Para Javi, expedicionario español, poder ver las dimensiones de la nao de la que tanto le habían hablado estos días de recorrido, fue una satisfacción pero también una "sorpresa".

"La tripulación salió de aquí al lado, donde está aquel puente", decía Javi a EFE refiriéndose al actual puente de San Telmo, construido entre 1925 y 1931.

Para este joven de Asturias (norte español) fue especialmente "interesante" ver "cómo era la vida dentro del barco", una construcción que imaginaba "mucho más grande".

"Me impacta cómo vivían y las condiciones y las penurias que tuvieron que pasar en el barco y todos los años siguientes", declaró.

Para Azul, expedicionaria salvadoreña, subir a la nao le hizo ponerse en la piel de los navegantes de entonces; en el centro de interpretación pudo conocer detalles de la época que hasta ahora no habían escuchado.

"La historia ya la sabíamos, llevamos muchos días estudiando la primera vuelta al mundo, pero de repente nos enteramos de que Magallanes y Elcano no se llevaban bien porque Magallanes no se llevaba bien con casi nadie porque era portugués y la mayoría de la tripulación era española", dijo.

Macarena Soto

(c) Agencia EFE