Anuncios

Fast X: Constantes cambios en el guion y caprichos de Vin Diesel, detonaron la salida de Justin Lin

Fast X: Constantes cambios en el guion y caprichos de Vin Diesel, detonaron la salida de Justin Lin
Fast X: Constantes cambios en el guion y caprichos de Vin Diesel, detonaron la salida de Justin Lin

Rápido y Furioso (53%) no encantó particularmente a la crítica, pero el público disfrutó de la acción sin sentido y los resplandecientes autos. Esto fue suficiente para comenzar una franquicia en un tiempo en el que no era tan usual pasar de una trilogía. Las películas de esta saga encontraron un espacio importante en los estrenos de verano y los millones que obtienen justifican dar luz verde a nuevos proyectos dentro de este universo, con spin-offs y hasta con series animadas. Fast X será el principio del fin por lo que es uno de los proyectos más esperados; sin embargo, nuevos detalles sobre la salida de Justin Lin podrían revelar problemas graves dentro de la producción.

Sigue leyendo: Justin Lin abandonó la saga Rápidos y Furiosos debido al comportamiento de Vin Diesel

Justin Lin ha trabajado en muchas de las entregas más importantes de Rápidos y Furiosos, incluyendo Rápidos y Furiosos 9 (65%) que se estrenó en plena pandemia y logró recaudar varios millones a pesar de ese contexto. Con esta familiaridad, era obvio que él sería perfecto para filmar las últimas dos películas de la rama principal, pero hace unos días la noticia sobre su salida sorprendió a todos. Hasta el momento, Lin no ha hablado públicamente sobre sus razones para abandonar la producción, pero el hecho de que tomara esta decisión cuando ya estaban filmando es una alerta roja que no se puede ignorar.

No pasó mucho tiempo antes de que fuentes internas aseguraran que Lin ya no soportaba la actitud de Vin Diesel, quien al parecer llegaba tarde, sin conocer sus líneas y sin estar en forma como marca su contrato para interpretar a Toretto. También se dijo que Universal se encontraba en un apuro por lo sucedido, pues cada día sin director los hacía perder US$1 millón. Por suerte para ellos, el día de ayer se confirmó que Louis Leterrier, más conocido por Hulk: El Hombre Increíble (67%), será el encargado de esta entrega y, seguramente, de la última parte.

Uno de los detalles más interesantes sobre todo este asunto es que Lin sí se quedó como productor, puesto que le da algo de control sobre el producto final que bien podría todavía tener mucho de su visión y estilo. No es como que el director hubiera abandonado de manera absoluta y definitiva esta saga, lo cual hace más curiosa su decisión. ¿Será que simplemente no quería tratar con Diesel o el resto de los actores? ¿Se sintió demasiado presionado o cansado?

También te puede interesar: Director de El increíble Hulk realizará Fast X

Nuevos rumores parecen apuntar a que la filmación no ha sido particularmente estable. Según The Hollywood Reporter, varias fuentes confirman que la actitud del protagonista sí fue parte importante para salirse, pero también lo fue el mal manejo de la producción:

[Lin] tuvo suficiente. Suficiente de los cambios constantes en el guion, suficiente del proceso de hacer una película de Rápidos y Furiosos, y suficiente del manejo de la estrella de la película y colega productor, Vin Diesel.

Según esta información, Justin Lin ya había terminado el guion y había sido aprobado, de aquí que la filmación comenzara sin problemas como se había agendado. Sin embargo, ya filmando, Universal y Vin Diesel comenzaron a pedir varios cambios, algo que él también tenía que manejar solo y sin entender la razón, pues su libreto ya estaba completo. Según se dice, durante una junta creativa, Diesel comenzó a dar sus notas sobre el guion y Justin Lin se desesperó tanto que abandonó la habitación, con portazo incluido:

Justin finalmente tuvo suficiente y dijo: “Esta película no vale sacrificar mi salud mental.”

También se explica que la productora todavía no tenía varias cosas en orden. Por ejemplo, una locación tuvo que cambiar por la guerra en Ucrania y todavía no encuentran la adecuada. De igual forma, la película todavía tiene un villano sin castear, a pesar de que para Lin era importante ya tener a todo el elenco. Otro de los aspectos que pusieron la relación en riesgo fue que Universal dijo que mandarían a otro escritor para pulir el guion, decisión que molestó mucho al entonces director.

Universal mandó un comunicado muy simple asegurando que cualquier problema que llevó a Lin a renunciar fue con la productora y no con otro productor, haciendo referencia a Diesel. Algunos toman este mensaje como un torpe intento por ocultar lo complicado que es trabajar con el actor. Después del fallecimiento de Paul Walker, Vin Diesel quedó como el rostro único de la franquicia, y no hay forma de terminarla sin él, en especial porque está involucrado también como productor, aprobando y dando ideas sobre los personajes y sus historias. En otras palabras, Diesel tiene tanto control que es impensable renunciar a él a pesar de su comportamiento, una queja que Dwayne Johnson ya había dado a conocer hace unos años.

No te vayas sin leer: Dwayne Johnson rechaza la invitación de Vin Diesel para regresar a Rápidos y Furiosos