Anuncios

Las finas hebras de la paja toquilla hilvanan historias de Ecuador y Panamá

Quito, 23 mar (EFE).- Las finas hebras de la paja toquilla hilvanan historias de Ecuador y Panamá, en las que se han inspirado jóvenes diseñadores para crear vestidos y trajes que se exhibirán este jueves en el "Wiñary 2023", una gala de moda que descose el pasado para tejer un presente de nuevos significados.

El eje central de la gala es el sombrero de paja toquilla y la construcción del canal de Panamá, ambas con algo en común: las manos ecuatorianas y una confusión en el nombre.

Obreros ecuatorianos participaron en la construcción del Canal de Panamá, que generó una gran demanda de sombreros hechos en Ecuador y que fueron utilizados inicialmente por los trabajadores para protegerse del sol, y luego por autoridades y políticos de la época, por lo que, al internacionalizarse desde Panamá, la gente comenzó a llamarlo "Panamá Hat", pese a que su origen era y es ecuatoriano.

De hecho, en 2012, la Unesco incluyó al tradicional tejido del sombrero de paja toquilla ecuatoriano en la lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

Aunque la provincia de Manabí es la cuna del tejido del sombrero, fue en la andina ciudad de Cuenca donde el 8 de junio de 1844 se creó la Escuela de Tejedores de paja toquilla, comentó a EFE Iván Borja, rector del Instituto Yavirac, que organiza la gala de moda, que busca construir identidad a través del estudio del patrimonio.

Para Borja, el sombrero de paja toquilla es "un símbolo de trabajo y entrega", características que han resumido en el nombre de la gala: Wiñary, un regalo para crecer.

TEXTURAS Y COLORES

El sombrero de paja toquilla se teje con las fibras de una peculiar palmera que crece en las costas de Ecuador. Los agricultores cultivan los toquillales y recogen los tallos para separar luego la fibra de la corteza verde, hirviendo esta última para eliminar la clorofila y secándola después con carbón de leña y azufre para que se blanquee, como recoge la Unesco.

Jomaira Lugmaña, docente del Yavirac, explicó a EFE que uno de los conjuntos, de falda y chaqueta, se hizo en verde precisamente para representar el color original de la materia prima, mientras el corsé que lo complementa está tejido en paja toquilla, al igual que el sombrero que corona el traje.

En otro diseño usaron el color para hacer referencia a la contaminación y explotación natural: un conjunto de blusa y pantalón corto en verde, azul y negro, tiene en sus componentes una malla, con la que recuerdan también las artes de pesca en el lugar.

Un vestido de alta costura representa a la paja toquilla en el tono de la parte superior, que tiene -además- pedrería en alusión a la textura de la materia prima; mientras en la parte inferior se refleja la tonalidad de las aguas que cruzan el Canal de Panamá, en un degradado desde el beige hasta el azul.

El desfile de más de 70 trajes incluye colecciones de "jeans wear", "casual wear", "active wear", "streetwear vintage" y alta moda, elaborados en telas "jean", gabardinas, terciopelo y tafetán, entre otros.

Una chaqueta y camiseta para hombre en las que están dibujados trazos del tejido de paja toquilla, y otro con un conjunto deportivo que tiene estampado el mapa de América y el Canal de Panamá, son parte de la creación de los estudiantes que, en el proceso, enriquecieron sus conocimientos sobre el patrimonio y la cultura.

UN ARCOÍRIS DE SABORES

La gala "Wiñary 2023" se complementa con una feria gastronómica de la cultura manabita, en la que fusionarán técnicas de alta cocina con productos ancestrales, típicos de la provincia: yuca, maní, plátano verde y sal prieta (mezcla de plátano maduro, maíz, maní, comino y especias, todo cocido/tostado y molido).

Los productos pasarán por técnicas de cocina molecular, diferentes tipos de cocción, terrificación, deconstrucción de platos "para tratar de ganarnos la atención de la gente y posicionar otra vez la gastronomía ecuatoriana en el pensamiento de locales y extranjeros", dijo a EFE Sebastián Cañizares, coordinador de la Carrera de Arte Culinario Ecuatoriano.

"La comida manabita es un abanico de colores, sabores y olores", dijo al destacar que, aunque los productos son de uso general en Ecuador, "en ningún otro lugar usan estas mezclas, contrastes de sabores, de aromas para lograr la experiencia de la comida manabita", a la que describe como "un arcoíris" para los sentidos.

Susana Madera

(c) Agencia EFE