Flor Peña se reencontró en vivo con su primer amor: “Me rompió el corazón”

·5  min de lectura
Florencia Peña se cruzó con su primer desamor y le hizo varios reclamos al aire
Florencia Peña se cruzó con su primer desamor y le hizo varios reclamos al aire

Este jueves, A la Barbarossa recibió una visita muy especial: Florencia Peña. La conductora volvió a Telefe y se reencontró con sus excompañeros de Flor de equipo, inclusive con Georgina Barbarossa, quien la reemplazó en múltiples ocasiones en el matutino. A la diversión de recordar viejas anécdotas, se sumó una sorpresa muy especial para la actriz: el chico con el que se dio su primer beso apareció vía Zoom para saludarla. Minutos después, el encuentro se cargó de emoción y adrenalina cuando su futuro marido, Ramiro Ponce de León, se sumó desde el móvil.

“La amo, es la número uno, la más querida, una artista excepcional... pero sobre todo viene a llevarse la puerta”, dijo Barbarossa mientras anunciaba a la invitada del día. Tras bromear sobre las similitudes y diferencias entre ambos matutinos, Peña hizo un fuerte reclamo al aire: “Cambien la puerta, esta es una porquería (...) Me gusta mucho más tu decorado que el mío, la cocina es más amplia. A vos se te ve fantástica”, comentó en referencia a la iluminación del estudio.

Tras reencontrarse con sus excompañeros, la conductora de LPA contó detalles de su doble casamiento y sobre el viaje relámpago que hizo junto a Claudia Villafañe (quién le organizará la boda) a Salta el fin de semana, donde no solo vieron la locación sino que cocinaron ñoquis. “Me la va a organizar Claudia. Nos fuimos el fin de semana a pelotudear y chupar vino. El lugar es soñado, entre las montañas”, dijo la futura novia mientras volvía a pedir canje con algún bazar para equipar la cocina de su casa salteña. “Claudia cocinó los ñoquis pero yo no tenía nada, ni cacerolas, ni pelapapas, ni vasos. Me quería matar porque ya había arrancado con los ñoquis y no tenía nada”, contó, entre risas.

Sin embargo, lo mejor de la nota vino minutos después cuando la invitada comenzó a contestar un mini ping-pong y habló sobre cómo fue su primer beso. “Mi primer beso fue con un actor de Clave de Sol que le decían ‘el pollo’ y me acompaño a tomar el colectivo. Cuando vino el 60 me tiro un chupón y yo dije: ‘Listo, estoy de novia’. Al otro día ni me saludó y yo dije: ‘¿qué?’ Me rompió el corazón”, recordó.

Lo que no imaginaba la actriz es que Jorge Pollini (su primer amor) la estaba escuchando atentamente vía Zoom. Sin poder disimular su asombro, Peña saludó a su excompañero y le pidió explicaciones en vivo: “Lo que pasa es que era chiquita, pero yo sigo soltero, vengo por la revancha”, lanzó este médico de 50 años que vive en La Plata y se alejó de los medios. “Me alejé del medio para estudiar medicina. Trabajo en terapia intensiva, me gusta la adrenalina. Yo tenía en claro que cuando terminara el secundario iba a estudiar medicina. Era incompatible hacer las dos cosas porque eran 10 horas de estudio por día”, explicó.

“¿Nunca te casaste?”, le preguntó Peña intrigada. Ante la negativa del doctor que tampoco tuvo hijos, la actriz bromeó: “Puede ser que lo haya marcado mucho mi beso. Te invito a mi casamiento. ¿Sos del poliamor?”, arremetió fiel a su estilo. “Por supuesto, por eso sigo soltero”, retrucó el exactor mientras Barbarossa se metía en la charla: “Pará, déjamelo para mí. Bueno, podemos compartir, total no soy tan celosa”, expresó quien también está sola.

Tras recordar que junto a Pablo Rago y Leo Sbaraglia era de los galanes del programa, Pollini aseguró que a pesar de que ya pasaron 35 años la gente lo sigue reconociendo. “Fue increíble Clave de sol. Todavía me siguen reconociendo. No saben de dónde pero les suena mi cara. Ahora me hice famoso de nuevo con esto”, reconoció mientras le seguía tirando onda a Peña. “Lo bueno es que te deje un buen recuerdo. Eso es importante en la cabeza de una mujer”, indicó.

“Ahora estás arrepentido porque ves cómo estoy ahora. Eran tan galanes, las minas se le tiraban encima. Él habrá dicho: ‘Esta es una más pero me rompiste el corazón’”, insistió Peña a modo de pase de factura.

Como si esto fuera poco un nuevo personaje se sumó a la charla desde el móvil. “Menos mal que no se llama Pollito”, dijo Ramiro Ponce de León, la pareja de Peña. “Fue totalmente sorpresa, me estaba cambiando, prendí la tele y empecé a ver la historia de amor”, se quejó el abogado pidiendo explicaciones a su mujer.

“No sabía, fue una sorpresa que me dieron acá”, intentó explicarle su mujer mientras Ponce de León preguntaba, en broma, si el “tercero en discordia” seguía al aire. “Ramiro, no la hagas enojar a Flor. El día del casamiento te voy a dar algunos consejos. Ni se te ocurra darle un beso y abandonarla”, bromeó Pollini. Mientras Peña lo invitaba a la gran boda, su futuro marido le pedía que deje de sumar gente, por lo que la actriz le hizo un pedido muy especial a su “ex”: “Nooo, Jorge se trae la comida y la bebida, ya viene tomado y comido”, prometió, entre risas.

La sorpresa de sus excompañeros

Antes de despedirla, Peña fue sorprendida nuevamente pero esta vez por sus compañeros de Flor de equipo, quienes ingresaron al estudio con una caja gigante llena de cosas que la conductora nunca se llevó del camarín: una empanada salteña, una peluca rubia, un tupper con huevos revueltos, bombachas y lencería hot. Asombrada por semejante despliegue, la conductora volvió a hacer un reclamo en vivo: “Ahora qué pasa, chicos, ¿producen? ¿Qué paso? Esto no se lo hicieron a ningún invitado”, lanzó a modo de queja mientras recordaba que la despedida que le hicieron “fue un horror”.