Anuncios

Un fotógrafo colombiano retrata el alma rebelde de los exiliados birmanos en Tailandia

Bangkok, 26 feb (EFE).- El fotógrafo y artista colombiano Luigerman Gómez ha captado el alma rebelde y las esperanzas de los exiliados birmanos a través de más de una decena de retratos en el norte de Tailandia, donde viven en un limbo tras huir de la junta militar birmana.

Gómez, que ha pasado dos semanas en la ciudad tailandesa de Chiang Mai retratando a exiliados birmanos, indicó este lunes a EFE que el objetivo de su trabajo es concienciar sobre la situación de Birmania dentro de un proyecto liderado por el colectivo artístico Micro Galleries y la ONG birmana A New Burma.

Los retratos del artista colombiano se expusieron en un par de festivales organizados por Micro Galleries y A New Burma entre el 22 y 24 de febrero en Chiang Mai y dos de las fotografías continúan expuestas en dos lugares públicos de la localidad tailandesa, además de en las redes sociales.

Uno de los retratos muestra a la estudiante birmana de Ciencias Sociales Phya, de 23 años, cuyo novio se encuentra en la cárcel en Birmania (Myanmar) y que tiene también un hermano exiliado en Alemania.

"(Phya) vino hace un par de años a Tailandia. No puede volver y no debe volver a su país. Está dedicada a sus estudios y también trabaja dando clases de inglés en Internet", dijo Gómez en conversación telefónica.

El artista afirmó que la situación ha empeorado recientemente en Birmania, después de que la junta aprobara este mes el servicio militar obligatorio para los hombres y mujeres jóvenes en medio del recrudecimiento del conflicto en el país.

Otros exiliados birmanos son artistas, profesores e incluso guerrilleros prodemocráticos que se encuentran en un limbo legal en Tailandia, ya que este país no es signatario de la convención de la ONU sobre los refugiados.

"Fue una gran sorpresa para mí porque desconocía la realidad de Myanmar por completo. Ha sido muy fuerte encontrarme con una comunidad grande de jóvenes emprendedores que no pueden regresar a su país", explicó Gómez, que describió la esperanza, preocupación y nostalgia de estos exiliados birmanos.

Según el artista, muchos exiliados tienen carreras universitarias y hablan inglés, pero debido a que no entienden tailandés tienen dificultades para encontrar trabajo en Tailandia, donde además deben moverse con cuidado porque pueden ser deportados por carecer de permiso de residencia.

Con todo, son privilegiados comparados con los que han huido del conflicto birmano, pero no hablan idiomas ni tienen estudios superiores.

Hnin Yee, de A New Burma, explicó a la cadena birmana DVB que el festival 'Can’t Stop Won’t Stop’ celebrado en Chiang Mai busca concienciar sobre la situación de Birmania a través del arte, documentales, la música y la gastronomía, así como promover el talento birmano.

El Ejército birmano tomó el poder en un golpe de Estado el 1 de febrero de 2021 y ha usado la fuerza para reprimir violentamente a sus opositores, con más de 4.500 muertos y 20.000 detenidos, según datos de la Asociación para la Asistencia de los Presos Políticos.

(c) Agencia EFE