El futuro es hoy: tejidos sostenibles que ya se usan en el mundo de la moda

El futuro es hoy: tejidos sostenibles que ya se usan en el mundo de la moda

La industria de la moda es una de las más contaminantes del mundo y la obtención de los materiales se cobra gran parte de esta responsabilidad.

Fabricar los tejidos, muchos de ellos artificiales como el nailon o el poliéster, el teñido de textiles o el tratamiento de las pieles, son procesos muy nocivos para el planeta, además de consumir muchísima agua y otros recursos naturales.

Gracias al mayor conocimiento que ahora tenemos como consumidores de estos procesos y un avance en la conciencia eco, con el auge de la belleza limpia o el veganismo, sobre la importancia de cuidar el medioamebiente, se ha originado una demanda natural de alternativas a la hora de vestir.

Muchas marcas, preocupadas por su impacto climático, han buscado soluciones. Lo que también ha llevado a que se investigue el uso de materiales naturales y su transformación para crear nuevas fibras de base vegetal y sin maltrato animal. 

Aquí te mostramos algunas de las que ya se están utilizando.

Cuero vegano

Cáscara de piña, hongos, cactus, kombucha y hasta arcilla… Hoy en día encontramos muchas alternativas al cuero hechas con base vegetal o mineral y muchísimas marcas, desde Hugo Boss a H&M, las usan en sus diseños.

Una de las más conocidas es el "piñatex" desarrollando a partir de hojas de piña. Lo inventó la Dra. Carmen Hinojosa después de trabajar como asesora de empresas de marroquinería y ver el terrible impacto unido a la producción y teñido químico del cuero a gran escala.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En 2021, tras dos años de investigación, Gucci patentó su propio material sostenible y vegano. Se trata de Demetra, hecho a base de pulpa de madera y poliuretano de base biológica obtenido de fuentes renovables con el que han ido creando diferentes tipos de productos como calzado y complementos.

Cortesía Gucci Zapatilla Gucci confeccionada con Demetra.

Las pieles sintéticas se hacen a partir de derivados del petróleo y ni su fabricación ni los procesos de teñido son de alguna manera sostenible.

Fabrican

Si bien el doctor español Manel Torres lo inventó hace años, con su intervención en el desfile de Coperni durante la Semana de la Moda de París volvió a poner en relevancia esta fórmula con algodón o fibras sintéticas suspendidas en una solución de polímeros que cuando entran en contacto con una superficie como la piel, se seca y crea una tela. Además de crear prendas al gusto del consumidor, pudiendo confeccionar hasta zapatos, este tejido "mágico" puede lavarse y reutilizarse.

Pierre Suu/Getty Images

Seda de naranja o rosa

La seda tradicional implica el cultivo y posterior muerte de gusanos de seda. Algunas marcas como Stella McCartney o Salvatore Ferragamo llevan años usando una seda de laboratorio elaboraba con cáscara de naranja obtenida de deshechos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin embargo, la que más se acerca a la seda natural en brillo y suavidad, es un tejido que se obtiene de los pétalos caídos de un tipo de rosa india, reconvertidos en hilos.

Plástico de algas

Las algas son una gran fuente de inspiración en muchas industrias en este momento. La combinación de un polvo de algas marinas y grasas de otras especies de algas, han dado lugar a un tejido impermeable que está entre una lona encerada y el vino de PVC.

También se está desarrollando una tela similar al algodón con esta planta acuática.

Econyl

La empresa italiana Aquafil presentó hace unos años este hilo elaborado a partir de deshechos de nylon. Se procesan antiguas redes de pesca, alfombras y plástico inutrail para obtenerlo y una vez tejido se puede regenerar un número ilimitado de veces.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lyocell TENCEL

A partir de madera obtenida de manera sostenible mediante procesos ambientales responsables. Una fibra muy versátil que combinada con otras sirve para mejorar su estética y funcionalidad.

Cachemir

Este tipo de landa tan apreciada en la moda por su suavidad y tacto lujoso, se obtiene de unas ovejas de Mongolia, mediante procesos que no quedan muy claros.

La empresa de ropa athleiusre KD New York lanzó en 2019 un cachemir vegano elaborado con proteínas de soja, a partir de excedentes de la producción de tofu. Una tela más resistente que se puede lavar a máquina.

Poliéster reciclado

Creado a partir de botellas de plástico, cada vez es más común ver prendas de este material incluso en las cadenas de tiendas como Zara o H&M. Además, suele ser plástico recuperado de océanos o vertederos, con lo que cumple la doble función de ayudar a limpiar esos ecosistemas. Eso sí, los procesos por los que se recupera son químicos y el material no deja de ser de origen artificial.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El presente cercano

Por supuesto no hace falta irse a estas opciones que aún se ven como futuristas. A la hora de comprar, tú puedes elegir comprar prendas confeccionadas en tejidos como el lino -100% natural, biodegradable y reciclaje- algodón orgánico, bambú, cáñamo o viscosa -hecha pulpa de madera y ahora con versión eco de madera sostenible-.

De la misma manera, las firmas de moda pueden ser más sostenibles, además de eligiendo materiales más respetuosos con el pleneta, reduciendo su consumo de agua, emplear energía obtenida de fuentes renovables, o colaborar con proveedores de la zona donde estén instalados para conseguir sus tejidos.

Por ejemplo, muchos diseñadores latinoamericanos recurren a los tejidos tradicionales de sus culturas trabajados por gente local para confeccionar sus piezas, sentando un auténtico ejemplo de moda sostenible.