Anuncios

Gala Hernández, española nominada al César: "Hay que relativizar, haber llegado es mucho"

Nerea González

París, 23 feb (EFE).- La española Gala Hernández López, que aspira este viernes a un César por su corto 'La Mécanique des fluides' sobre los 'incel' (célibes involuntarios), ha aterrizado en París más cansada que nerviosa los premios, recién llegada de la Berlinale, y más allá de ganar o no, se muestra contenta por el empujón para su carrera.

"Yo creo que hay que relativizar un poco. Creo que el hecho de que el corto haya llegado hasta aquí ya es muchísimo", afirma la realizadora de 30 años y originaria de Murcia, en declaraciones a EFE solo unas horas antes de la ceremonia.

"Ganar el premio al final es un extra que obviamente te da alegría y satisfacción. Obviamente lo vamos a celebrar si sucede, pero si no sucede, no pasa nada. Tengo tiempo para ganar otro césar en otro momento de mi vida", bromea Hernández López.

Cuando su nombre salió en la tanda de nominados para la categoría de cortometraje documental de los premios más importantes del cine francés, que se entregan esta noche en el legendario teatro Olympia de París, ni ella ni su equipo se lo esperaban.

"Es una peli muy pequeñita que ha costado muy poco, que se hizo en el marco de mi tesis doctoral, o sea, en el ámbito académico.Y claro, los César, a priori no era el objetivo principal de este corto, pero bueno, estamos muy contentos", apunta la cineasta, que ha desarrollado su carrera en Francia.

'La Mécanique des fluides', que es de producción francesa y en español se traduce como 'La mecánica de los fluidos', explora la denominada comunidad 'incel', un acrónimo que en inglés denomina a aquellos que se identifican como célibes involuntarios.

Es una subcultura nacida en internet, de corte misógino, que culpa a las mujeres de su incapacidad para tener relaciones románticas y sexuales.

En concreto, el corto aspirante a los César parte de un mensaje publicado en la red social Reddit en 2018 por una de esas personas explicando que iba a suicidarse. La película es la respuesta de la directora a ese mensaje y su proceso de búsqueda del emisor, a la vez que una especie de investigación etnográfica digital sobre esa comunidad.

"A priori, a mí no me interesaban los incels 'per se'", comenta Hernández López, sino expresar cómo "las interfaces digitales, las aplicaciones de citas y otras plataformas" son una "fábrica de producción de soledad y de aislamiento" en la era de la interconexión.

En esa búsqueda, los 'incels' aparecieron como una comunidad que encarnaba perfectamente esa soledad interconectada.

Pese a la postura feminista de la autora, ese ejercicio, además de aplausos y premios como el de mejor cortometraje documental de la Seminci de Valladolid, también ha levantado cierta polémica, reconoce la directora, en las redes sociales sobre cine.

"Les parece escandaloso que alguien intente tener empatía con los 'incels' y están muy enfadados porque es algo que parece ser que no se puede hacer, que está prohibido. A mí me parece que eso es súper peligroso, me parece muy peligroso que no seamos capaz de empatizar con gente que no está de acuerdo con nuestras ideas", dice.

"Es un de los principales problemas que tenemos ahora mismo, que el debate político se ha empobrecido muchísimo, está polarizado y se ha convertido en un diálogo de sordos", razona. "Me parece súper importante estar al tanto de lo que piensan nuestros enemigos políticos, escucharles e intentar establecer un diálogo. La política es aprender a vivir con quien no está de acuerdo", recalca.

Nerea González

(c) Agencia EFE