Anuncios

Este es el grupo que puso a bailar a Carlos en el concierto de la coronación

Take That en el concierto de la coronación de Carlos credit:Bang Showbiz
Take That en el concierto de la coronación de Carlos credit:Bang Showbiz

Este domingo 20.000 personas se dieron cita en el castillo de Windsor para asistir al concierto por la coronación del rey Carlos de Inglaterra, que contaba con las actuaciones de estrellas como Katy Perry, Lionel Richie, Paloma Faith y Andrea Bocelli.

El nuevo soberano ya se había recuperado de las emociones fuertes del día anterior, cuando fue coronado en la abadía de Westminster, y llegó al palco real listo para disfrutar al máximo del espectáculo de dos horas de duración. Allí se le unieron decenas de invitados VIP entre quienes se encontraban los príncipes de Gales con sus dos hijos mayores, Jorge y Carlota, su hermano el príncipe Eduardo con toda su familia y el príncipe Andrés con sus hijas y su antigua esposa Sarah Ferguson, que sí pudo asistir al concierto a pesar de que no había recibido una invitación al servicio religioso del sábado.

Este tipo de eventos sacan a relucir el lado más desenfadado de la familia real británica, y Carlos fue visto aplaudiendo muy animado, saludando al público y agitando una bandera de la Union Jack. Sin embargo, hubo un número musical que celebró por encima de todos los demás.

Se sabía de antemano que el monarca había solicitado la presencia de Lionel Richie y que se tocara la canción 'You'll Never Walk Alone' de Andrea Bocelli, pero fue el grupo Take That el que consiguió que se pusiera en pie y empezara a bailar.

La banda volvió a reunirse para una ocasión tan especial, aunque con la ausencia notable de Robbie Williams y Jason Orange. Aun así, Gary Barlow, Mark Owen y Howard Donald se bastaron y se sobraron para conquistar a todos los presentes con una nueva versión de su sencillo 'Shine', que contó con una introducción a cargo del coro de la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. Fue entonces cuando Carlos se levantó de su asiento y se puso a bailar muy animado con su esposa Camilla. La banda cerró su número musical con su éxito de 1995 'Never Forget', que fue coreada a gritos por todo el público.