Anuncios

Guillermina Valdés mostró a su perro en las redes y generó furor por su enorme tamaño: cuál raza es y sus características

La actriz compartió un tierno momento junto a su perro
La actriz compartió un tierno momento junto a su perro

Desde hace tiempo que Guillermina Valdés se muestra muy activa en sus redes sociales, principalmente en su cuenta de Instagram, donde ya tiene más de 2,6 millones de seguidores que la acompañan en cada paso que da. En muchas oportunidades, además de mostrar sus proyectos laborales, comparte momentos de su vida personal y, en esta ocasión, sorprendió a todos al dar a conocer un tierno video de su mascota, Igor Cayetano.

En el clip se puede ver como el perro se acerca a ella con mirada cómplice, para buscar pasar un rato con juntos. “Pidiendo amor”, escribió la novia de Joaquín Furriel, causando furor entre los usuarios.

Cabe destacar que no es la primera vez que la empresaria comparte contenido junto a su mascota, y en más de una oportunidad, generó revuelo entre sus seguidores, teniendo en cuenta el gran tamaño de su compañero perruno, que es de raza Borzoi, originaria de Rusia. El animal llegó a su vida en agosto de 2020 y se integró rápidamente a la familia.

La expareja de Marcelo Tinelli suele compartir mediante su cuenta personal las gracias del perro y cómo la sigue a todas partes, buscando estar con ella el mayor tiempo que pueda.

Bonzoi, la raza del perro de Guillermina Valdés

El perro de Valdés es de raza Bonzoi, de origen ruso
El perro de Valdés es de raza Bonzoi, de origen ruso

Se trata de una raza de perros que se caracterizan por su impresionante altura, ya que tienen una cabeza larga, al igual que sus patas. Por otro lado, su pelaje es sedoso y tiene una longitud media, con pelos más largos en las patas, el estómago y la cola. Usualmente, el pelaje es blanco, dorado, rojo, gris, negro, ruano o manchado. En general, la hembra adulta mide, como mínimo, 68 cm y pesa unos 34 kg. El macho adulto mide, como mínimo, 74 cm y pesa alrededor de 41 kg.

Los borzois tienen origen ruso, y eran usados para cazar lobos desde el siglo XVII. Un duque ruso importó varios lebreles de Arabia, pero no sobrevivieron a los duros inviernos en Rusia. Luego, se los cruzó a los perros con razas nativas, posiblemente con pastores de largas patas. Por su temperamento dócil y su aspecto exótico, los borzois eran un regalo ideal de los zares para los monarcas europeos. De todas formas, tras la Revolución rusa en 1917, estos animales eran asociados a la clase gobernante y se destruyeron muchas perreras, pero lograron sobrevivir gracias a que fueron un obsequio para algunas personalidades de Occidente.

Cómo suele ser la personalidad de estos animales

Pese a su tamaño imponente, estos perros son de carácter dócil y tranquilo, ideal para convivir con las personas. Cuando no conocen a alguien, pueden mantener su distancia, y simpatizan con perros que tengan un carácter similar al suyo.

Tienen una personalidad tranquila y dócil
Tienen una personalidad tranquila y dócil

Pese a que son perros que les gusta estar tranquilos en el hogar, requieren, al menos, una hora de ejercicio al día, por lo que es ideal que puedan contar con un espacio amplio para poder pasear y gastar energías.

En lo que respecta a su alimentación, al ser animales de gran tamaño, necesitan un equilibrio de nutrientes diferentes, incluyendo los minerales y las vitaminas, al de los perros de menor tamaño. Un detalle a tener en cuenta es que el borzoi es propenso a sufrir distensión del estómago y otros problemas estomacales, por lo que administrar su comida sería una buena alternativa para controlarlo.