Anuncios

Hablamos con Elsa Anka: 'Mi hija es un espectáculo como madre y a mí ser abuela me sienta fenomenal, no me lo esperaba'

Cuando conoces a Elsa Anka y a su hija Lidia Torrent se respira una energía mágica, una complicidad y una unión verdaderamente especial entre madre e hija. Tal es la conexión que la firma Anekke las ha elegido como embajadoras de excepción porque su vínculo es fiel reflejo del espíritu de la campaña. Si antes madre e hija estaban muy unidas, ahora incluso más desde que la camarera de First Dates ha sido madre de una niña. Elsa se llama la "niña de sus ojos" y nunca mejor dicho porque si hay algo en lo que parezca es en la expresividad de su mirada. La que fuera presentadora en los 90 de Polvo de estrellas se ha volcado en su faceta de súperabuela a los 57 años y sustituyó a su hija en el programa de Carlos Sobera durante su baja por maternidad.  Lidia, de 28 años, vive un momento mágico con su niña y su pareja, Jaime Astrain, aunque entre sus prioridades no está de momento casarse, algo que también le ocurre a Elsa, ya que después de retomar su relación con el financiero Víctor Prat-Heimerl, con quien llegó incluso a tener planes de boda, prefiere ir con calma: "Estoy tranquila, dejo que todo fluya", admite.

Elsa Anka y su hija Lidia Torrent, embajadoras de Anekke
Elsa Anka y su hija Lidia Torrent, embajadoras de Anekke

¿Cómo es vuestra relación de madre e hija?

Elsa Anka: Tenemos mucha complicidad, pero nunca se me olvida algo que ya hizo mítico en su día Newman, que decía 'No soy amigo de mis hijos, soy padre'. Los padres tenemos la función principal de ser padres, pero la complicidad es necesaria y  tenemos que ganarnos la confianza. Hay veces que a Lidia le digo 'no te enfades, no me veas ahora como madre, yo esto también se lo diría una amiga'.

Lidia Torrent: Yo creo que siempre hemos tenido una relación muy especial y además creo que la gente lo ha palpado cuando hemos estado juntas. Esa complicidad, esa forma de entendernos, tenemos una conexión muy particular. Ha habido momentos en los que hemos estado más unidas, menos, pero siempre acabamos encontrándonos. Para mí ella es mi guía, mi centro, mi faro, aunque yo siempre he respetado mucho que mi madre es mi madre, no una amiga.

No es la primera vez que trabajáis juntas, ¿os gusta hacerlo?

Lidia: Sí, es verdad que afortunadamente cada vez compartimos más tiempo juntas porque gracias al nacimiento de la peque [su hija Elsa], ella está mucho más en Madrid, también ahí haciéndome de hombro, pero siempre nos gusta mucho trabajar juntas y es una ilusión cuando nos lo proponen.

Elsa: Yo creo que es muy bonito que se potencie y creo que es muy importante que el trabajar juntas conecte a más madres con hijas porque no todo el mundo tiene la posibilidad o esa suerte.

Lidia, ¿ qué crees que has heredado de tu madre?

Muchas cosas... La generosidad, la educación y la sensatez ¿Qué dirías tú, mamá?

Elsa: El sentido común y la sensatez. Me ha fascinado todo su embarazo, sus 48 horas de parto. Esa serenidad, esa fortaleza, las dos podemos ser personas muy frágiles, pero que hemos entendido que hay que tener una fortaleza para caminar por este mundo. Admiró su serenidad, fortaleza y sentido común.

-El impresionante posado en bikini de Lidia Torrent con su hija

Elsa Anka con su nieta
Elsa Anka con su nieta

¿Cómo te sientes siendo una abuela tan joven?

Bueno, no lo soy tanto, muchas de mis compañeras ya son también abuelas y cuando vemos fotos con los niños nos decimos '¡ay, cómo nos ha rejuvenecido esto!' para sentirnos bien. Me sienta fenomenal, no me lo esperaba, fue una sorpresa no tenía expectativas y es lo mejor. Es inmenso, la verdad.

¿Cómo fue tu reacción?

Elsa: Fue a través de una videollamada y nos quedamos unos segundos en silencio las dos, como en shock. Imagínate, de repente tu tu niña va a ser madre y te lo está diciendo. Fui la primera de la familia en saberlo y no podemos estar más bendecidos con Elsa.

¿Tenías claro que querías ser  madre tan joven como tu madre lo fue contigo?

Lidia: Siempre he fantaseado con ser madre, porque desde pequeña tengo mucho instinto maternal y tenía claro que en este viaje que es la vida, ser madre era una de las cosas que yo quería ser. Pero nunca tuve como esa obligación mental de serlo joven, ni quería equipararme a mi madre con respecto a números ni nada. Sí que me gusta haber tenido a mi hija a los 28 por toda la demanda física y emocional que supone, pero no fue algo que yo tuviese programado.

¿Las dos fuisteis mamás a los 28?

Elsa: Justo, es muy fuerte, porque lo hemos hablado y ella no programo nada y yo tampoco programé tenerla, la verdad, Y nos hemos dado cuenta que mi abuela tuvo a mi madre con esta misma edad, mi madre me tuvo a mí con 28, yo la he tenido a ella, y ella a Elsa. Entonces te das cuenta de que es una repetición de patrón, pero que hemos caído ahora y no ha sido programado nada.

Elsa Anka con su madre, su hija y su nieta
Elsa Anka con su madre, su hija y su nieta

Hay una foto en la que estáis las cuatro generaciones juntas, ¿a quién creéis que se parece la pequeña Elsa?

Lidia: Yo diría que Elsa se parece más a Jaime, lo único que tiene mis ojos y como los ojos dan tanta expresividad y personalidad pues la gente dice que se parece a mí, pero la fisonomía de la cara, la forma de la mandíbula, la nariz y la boquita es de Jaime.

Lidia, ¿cómo es Elsa como abuela?.

Increíble, es como una prolongación mía. Mi madre con la peque se deshace, se desvive y me encanta. Yo desde muy pequeña he sido muy niñera y mi madre quizá no tanto como yo. Por supuesto entendía que iba a ser espectacular, pero me ha sorprendido aún más el verla ahora con la niña, me emociona mucho.

 ¿Le das consejos como madre o prefieres que ella sea quien experimente la maternidad?

Elsa: Ella es un espectáculo como madre, yo la admiro y me fascina en este aspecto. A Lidia siempre le han gustado los niños y ha hecho de segunda madre de su hermano. Yo confío plenamente en ella y si tengo que decir algo lo hago como sugerencia, no soy coñazo.

¿Te gustaría que tu hija se casara?

Sinceramente, es algo tan personal y tan particular, que me parece bien lo que haga. Si se casa será una ilusión, pero si decide no casarse también.

 Ahora que eres madre, ¿te planteas casarte?

Siempre digo que realmente nunca he tenido una película muy utópica con respecto a casarme, pero sí con ser madre. Casarme no ha sido algo que nunca le haya dado un valor excesivo, entonces no tengo esa urgencia y no tengo puesta ahí la energía. Jaime y yo hacemos bromas muchas veces, porque una vez le dije que se lo pediría yo y él me dice no te lo pido porque tú me dijiste que me lo vas a pedir tú. Entonces hay ese juego y esa broma, pero nunca ha sido una conversación real que se haya puesto encima de la mesa.

¿Y os planteáis tener más hijos?

Lidia: Sí me gustaría, me gustaría mucho tener un segundo

¿Y preferirías que fuera niño o niña?

No lo sé, en eso estoy súper abierta. Con Elsa al principio, como había tenido mi hermano y yo cuidé mucho de él, pensé que si era chico como que iba a estar como más familiarizada. Y fue una niña y es increíble. Entonces, no lo sé. Tendría más problemas en elegir el nombre de la niña si fuese niña, porque el del chico si o si sería Jaime.

Elsa Anka con su hija, Lidia Torrent, su yerno, Jaime Astrain, y su nieta Elsa
Elsa Anka con su hija, Lidia Torrent, su yerno, Jaime Astrain, y su nieta Elsa

Elsa hablando un poco de amor,  ¿cómo te encuentras a nivel sentimental después de haberte reconciliado con Victor Prat-Heirmerl, con quien llegaste a tener planes de boda? 

La palabra amor ahora, más que nunca, que es el tópico, es tan tan amplia en mi vida. Siempre he priorizado mis hijos y ahora mi nieta. Entonces a día de hoy me cuesta hablar del tema pareja porque ya es complejo en sí. Al final entonces la vida va y viene y bueno, nos encontramos por el camino y a ver, a ver cómo sale.

¿Estás expectante?

Estoy tranquila, dejo que todo que fluya. Llegas a una determinada edad y una etapa de la vida en la mujer en la que priorizas mucho y está muy bien que la gente entre en tu vida, obviamente, y que todo sea muy bonito, pero sabes, no tengo ahora tampoco la necesidad de explicar lo que siento, lo que vivo hasta el momento, prefiero que esté detrás del escenario.

¿Planes de boda?.

A ver.

 ¿Por qué decidiste sustituir a tu hija en First Dates?

Fue una llamada mágica. Me llamo la directora, que además tengo mucha confianza con ella porque Lidia vino aquí con 21 años y ella hacía un poco de madre, porque estábamos en ese momento a lo mejor más distantes, y de repente me empieza a decir cosas que al principio no entendía y le digo pero ¿que vamos a hacerle una baby shower o que me estás contando? Y me dijo no, que la sustituyas. Y pensé qué maravilla que una madre tenga la oportunidad de cubrir a su hija en la maternidad. Me parece una cosa muy bonita.

Lidia has cerrado una etapa en First Dates tras tu baja maternal ¿Por qué decidiste dejar el programa y a dónde quieres encaminar tus pasos?

Realmente fue así. A principios de año tomé una decisión de dejar lo que para mí ha sido mucho o todo, ellos han sido familia. Ha sido un regalo aterrizar allí y llevarme a toda la gente que me llevo tanto delante como detrás de las cámaras. Pero a veces sientes que tienes que como cerrar ciclos y seguir mirando hacia adelante y estoy contenta. Estoy presentando eventos, currando un montón y me encanta, estoy disfrutando muchísimo, pero sí que me gustaría volver a la television porque la echo de menos.

Elsa Anka y Lidia Torrent
Elsa Anka y Lidia Torrent

 ¿Qué es lo que más os gusta hacer juntas?

Lidia: Compartir el tiempo.

Elsa: Sí compartimos mucho tiempo. En el confinamiento tuve la suerte de vivirlo con mis dos hijos en casa y fue como volver a cuando eran pequeños. Nuestro equipo A, fue maravilloso y después vino el nacimiento de Elsa.

 De cara a las Navidades. ¿Qué planes tenéis? ¿Las pasaréis juntas?

Lidia: Pues bueno, sabes que Jaime es de Almería, su familia está ahí, así que nos partiremos entre Barcelona y Almería y estamos viendo si nos escapamos para pasar fin de año en alguna ciudad de Europa, pero parte de ellas las pasaremos juntas.