Anuncios

La historia del "ugly sweater" o suéter navideño

(CNN) -- Durante la última década, el suéter navideño —ugly Christmas sweater, como se les conoce en inglés— se ha arraigado firmemente en la cultura navideña.

Seguro lo has visto. Es un suéter, generalmente en diferentes tonos de rojo, blanco y verde, a menudo de tela cuestionable, y con al menos un motivo inspirado en la Navidad: un muñeco de nieve, un árbol de Navidad, un reno o bastones de caramelo. Puntos extra si tiene pompones en 3D o cascabeles.

10 suéteres navideños feos que realmente querrás usar

La prenda se ha convertido rápidamente en una parte esencial de las fiestas, tan omnipresente como las luces navideñas y el papel de regalo. Es considerado poco práctico y considerado de mal gusto, pero también cómodo: es el equivalente en moda de una película navideña de Hallmark (con una saludable dosis de ironía).

Val Doonican actuando con un suéter festivo en un episodio de su serie de ABC "The Val Doonican Show" en 1971. (Walt Disney Television/Getty Images)

Sin embargo, al suéter navideño le tardó algo de tiempo encontrar su lugar entre los fundamentos navideños.

Los suéteres con temas navideños comenzaron a aparecer en la década de 1950, tal vez un guiño a la creciente comercialización de la festividad. Inicialmente conocidos como "Jingle Bell Sweaters", no eran tan llamativos como las versiones actuales y encontraron poca popularidad en el mercado, aunque algunas personalidades de la televisión, en particular los cantantes Val Doonican y Andy Williams, realmente abrazaron el lado "feo" del adorno festivo.

No fue hasta la década de 1980 que el artículo alcanzó popularidad con el público general. El cambio se produjo gracias a la cultura pop y las comedias, con personajes como Clark Griswold de Chevy Chase en “National Lampoon’s Christmas Vacation” que convirtieron el suéter navideño en una expresión de alegría poco atractiva pero entrañable. Los suéteres adornados con copos de nieve no se consideraban a la moda, pero irradiaban Navidad y se lucían en fiestas de oficina y el 25 de diciembre.

Chevy Chase en "National Lampoon's Christmas Vacation". (Warner Bros)

El resurgimiento no duró mucho. En la década de 1990, el suéter navideño perdió popularidad; era algo que solo a tus parientes mayores pasados ​​de moda se les ocurriría usar o regalar. Con el cambio de milenio, el artículo era ampliamente considerado una cosa del pasado.

En “Bridget Jones’s Diary” de 2001, Mark Darcy, interpretado por Colin Firth, se gira para saludar a Bridget (Renée Zellweger) en una fiesta familiar vistiendo una prenda poco atractiva que presenta un reno gigante de nariz roja. Bridget está horrorizada. Probablemente tú también lo estuviste la primera vez que viste la película. Pero probablemente también sonreíste. Tal es el poder reconfortante del suéter navideño.

A principios de la década de 2000 se le dio nueva vida a este elemento básico de las fiestas navideñas. Según el libro “Ugly Christmas Sweater Party Book: The Definitive Guide to Getting Your Ugly On”, las fiestas de suéteres navideños comenzaron justo cuando Bridget se horrorizaba ante el atuendo de Darcy.

La primera reunión con este tema tuvo lugar en Vancouver, Columbia Británica, en 2002, afirma Brian Miller, uno de los autores del libro y fundador de la tienda en línea UglyChristmasSweaterParty.com, en una entrevista telefónica. “Es difícil decir qué desencadenó el cambio de perspectiva, pero creo que en el momento en que alguien usó la prenda de manera humorística, la gente empezó a ver el lado cómico y a pensar: 'esta cosa que está en el fondo del armario podría ser divertida', en lugar de algo horrible que nadie quiere'”, dijo.

La popularidad del suéter navideño creció como una bola de nieve a partir de ahí.

Durante la década siguiente, el tejido festivo evolucionó hasta convertirse en “una nueva tradición navideña”, como la describió Miller. "Se convirtió en el muérdago de nuestra generación", añadió. "Lo cual es bastante notable, si lo piensas".

Gigantes de la moda rápida como Topshop y minoristas de alta gama como Nordstrom comenzaron a llenar sus estantes y sitios con diseños llamativos cada temporada navideña. Las tiendas vintage aprovecharon la tendencia aumentando sus existencias de muñecos de nieve peludos y jerseys de Santa Claus bailando. Incluso llegó hasta la alta costura. En 2007, Stella McCartney lanzó un suéter alpino con temática de oso polar. Le siguió Givenchy en 2010 y Dolce & Gabbana al año siguiente.

Un look festivo de la colección Otoño-Invierno 2008 de Stella McCartney. (Chris Moore/Catwalking/Getty Images)

2012 fue un punto de inflexión en la moda de los suéteres navideños. La organización benéfica británica Save the Children lanzó Christmas Jumper Day, un evento de recaudación de fondos que anima a las personas a ponerse sus suéteres más vergonzosos. El periódico británico The Telegraph describió el artículo como “el artículo imprescindible de esta temporada”, mientras que el New York Times informó sobre recorridos con temáticas de suéteres navideños, a la vez que se popularizaron recorridos por pubs y tiendas online especializadas en todo Estados Unidos. Al mismo tiempo, los tejidos comenzaron a mostrar más oropel, campanas y detalles extravagantes, alcanzando el pico kitsch.

Las celebridades, desde Taylor Swift hasta Kanye West, también adoptaron la tendencia. El presentador de un programa de entrevistas nocturno Jimmy Fallon incluso comenzó a presentar un segmento regular llamado "12 días de suéteres navideños", que se transmite hasta la fecha.

En todo caso, el auge de las redes sociales no ha hecho más que aumentar el estatus del suéter navideño. Hoy en día, competimos para mostrar nuestro amor por los suéteres navideños en Instagram, mientras que todos, desde el minorista Target hasta la cadena de comida rápida Red Lobster y más casas de moda ofrecen sus propias versiones de la prenda.

"Cuando asistí a mi primera fiesta de Ugly Sweater a principios de la década de 2000, nunca hubiera imaginado que la prenda despegaría así", dijo Miller. “Aunque es fácil ver por qué: cualquiera puede usar prendas de punto feas, desde mi hija en el concurso de suéteres navideños de su escuela hasta los oficinistas en su fiesta de fin de año. Son democráticos. Y son muy divertidos. La Navidad puede ser bastante estresante; usar algo ridículo puede ayudar a aliviar la presión”.