Anuncios

Imperio de Luz, de Sam Mendes, ya tiene calificación de la crítica

Imperio de Luz, de Sam Mendes, ya tiene calificación de la crítica
Imperio de Luz, de Sam Mendes, ya tiene calificación de la crítica

Los directores más talentosos y reconocidos tienen altibajos, y la crítica no siempre aplaude su trabajo. Imperio de Luz, lo más reciente de Sam Mendes, ya ha sido reseñada y no ha encantado a los críticos. La cinta cuenta con las actuaciones de Olivia Colman, Micheal Ward, Colin Firth, Toby Jones, Tanya Moodie, Crystal Clarke y Tom Brooke, entre otros, y trata sobre una historia de amor en un cine en la Inglaterra de principios de 1980. Esta es su sinopsis:

También te puede interesar: La gran era de ir al cine está muriendo: Sam Mendes y Empire of Light

Ambientada en un viejo cine casi obsoleto en un pueblo costero de Inglaterra a principios de la década de los 80, Empire of Light narra la historia de Hilary, la supervisora del cine que sufre un trastorno de salud mental, y Stephen, un nuevo empleado que ansía escaparse de ese pueblo provincial donde debe enfrentar desafíos a diario. Tanto Hilary como Stephen descubren un nuevo sentido de pertenencia gracias a su insólita y tierna relación, y experimentan el poder curativo de la música, el cine y la comunidad.

Sam Mendes ha tenido una trayectoria exitosa en el cine y en el teatro, y es responsable de varias películas aclamadas por la crítica y el público, y reconocidas con numerosos premios a lo largo de su carrera. En 1999 dirigió su primer largometraje, Belleza Americana (88%). La película, protagonizada por Kevin Spacey , Annette Bening y Thora Birch, fue un éxito de taquilla y crítica, ganando cinco premios Óscar, incluyendo Mejor Película y Mejor Director para Mendes.

Ver Video

En 2002, Mendes dirigió Camino a la Perdición (81%), un drama criminal basado en la novela gráfica de Max Allan Collins protagonizado por Tom Hanks y Paul Newman. La cinta recibió críticas positivas y fue nominada a seis premios Óscar, ganando uno por Mejor Fotografía. Diez años después sería responsable de la entrega número 23 de James Bond, 007 Operación Skyfall (93%), protagonizada por Daniel Craig. La película fue un gran éxito comercial y crítico, convirtiéndose en la cinta de Bond más taquillera de todos los tiempos. Ganó dos premios Óscar y cinco premios BAFTA, incluyendo Mejor Director.

También lee: Cómo James Bond trajo el popular desfile de Día de Muertos a la CDMX

En 2015, Mendes regresó para dirigir la siguiente entrega de James Bond, 007 Spectre (65%), nuevamente con Craig en el papel principal. Aunque recibió críticas mixtas, la película fue un éxito de taquilla y ganó un premio BAFTA a Mejor Diseño de Producción. En 2019, Mendes dirigió 1917 (98%), un filme de guerra ambientado durante la Primera Guerra Mundial, que sigue a dos jóvenes soldados británicos en una misión peligrosa, y recibió críticas abrumadoramente positivas, además de ganar tres premios Óscar, nuevamente con el de Mejor Director para Mendes.

Como ya quedó claro, el cineasta británico ha obtenido numerosos galardones a lo largo de su carrera. Además de los premios Óscar, BAFTA y Globos de Oro mencionados anteriormente, también ha ganado premios o sido nominado por el Sindicato de Directores de América, el Sindicato de Productores de América y el Festival de Cine de Venecia. Mendes es considerado uno de los directores más talentosos y versátiles de su generación, así que, vale la pena echar un vistazo a su nueva película, aunque por el momento la crítica le haya dado una calificación de 43% a Imperio de Luz (43%). La cinta ya está disponible en Star Plus.

Antonio Trashorras en Fotogramas:

...perdón por no terminar de comprar semejante postalita con cascabel colgando y sermón social al dorso que el siempre pasivo-agresivo Sam Mendes nos intenta vender como ‘carta de amor al cine’.

Blai Morell en Fotogramas:

Es una historia sobre oscuridad y vida que navega entre las tragedias personales sin que la historia pierda el rumbo en la que ese seguro de vida llamado Olivia Colman encarna a la perfección el dolor y el anhelo de su personaje. Es cine a contracorriente que pide un acto de fe al espectador: que deje el cinismo en la puerta del gran templo y que abra su corazón para gozar de una película que trata de hacer nuestras vidas un poco más dichosas.

Raquel Hernández Luján en Hobby Consolas:

El pecado de Mendes es querer abarcar demasiado: las dos horas de metraje de la cinta y la yuxtaposición de temas tan dispares no le sienta bien al conjunto, si bien hay secuencias que son para enmarcar, como el ataque de euforia del personaje de Colman.

Pedro Gallego en Espinof:

...el guión, firmado por el propio Mendes, no termina de dar con la refinación necesaria para que todos sus frentes estén conectados. Aparte de que la intolerancia está abordada con cierta superficialidad que no le hace mucho favor, la conexión entre sus protagonistas no se sostiene. Su tratamiento es errático, especialmente el del personaje de Colman y su inestabilidad mental, que debería sentirse más considerada y genuina por la conexión personal del director (a su madre también sufrió con problemas de salud mental).

José Martín León en El Antepenúltimo Mohicano:

Una historia de amor imposible, salpicada de denuncia social hacia la violencia racial, la incomprensión que viven los enfermos mentales, el acoso machista en el trabajo, y, de fondo, el enorme poder del cine para sanar las heridas y hacer olvidar tanto dolor. Tal vez, ha querido abarcar mucho Sam Mendes en esta historia y, pese a una irregularidad que era imposible de esquivar, dadas las características del proyecto, le ha quedado un trabajo hermosísimo en su imperfección, que aúna belleza y dolor con mano maestra.

Ver Video

Luisjo Cuadrado en Revista Atticus:

Tras verla, tengo la sensación de que Sam Mendes ha desaprovechado una gran oportunidad. Escasean los buenos argumentos (...) El espectador tiene la sensación de que no sabe de qué va la película, si del amor hacia el cine, si del amor de los dos protagonistas o, si, por el contrario, nos quiere hablar del racismo.

José Iván Sabau Torrelo en Soy de Cine:

Imperio de Luz de Sam Mendes no es una película redonda. Ni siquiera se sitúa entre las mejores de su filmografía pero, en nuestra opinión, sus cosas positivas destacan por encima de algunos de sus defectos. A su favor, unas actuaciones brillantes, una historia emotivas y el magistral trabajo de fotografía de Roger Deakins.

Patricia Amat en Contraste:

El problema es que se mezclan muchas ideas sobre las que no da tiempo a profundizar y el guion va saltando del cine a la salud mental, los abusos o el racismo, sin una conexión del todo orgánica. Quizá era demasiado intentar abarcar tanto, pues al final da la impresión de que son historias individuales, por fascículos. Hubiera sido mejor ahondar más en las instalaciones, pues cuando habla de cine es cuando mejor funciona.

Alberto Fijo en Fila Siete:

Mendes quiere demasiadas cosas a la vez en un melodrama que no logra ninguno de los objetivos. Su inconsistencia es evidente tanto como drama amoroso, como cine social reivindicativo, como relato sobre el poder sanador del cine. La película es un quiero y no puedo en el que Olivia Colman se echa a la espalda una historia ramplona que incluye personajes de cartón piedra como ese dueño del cine que interpreta un lastimoso Colin Firth.

Laura Tabuyo Acosta en Cinemagavia:

...todo en Imperio de Luz es sutil, delicado y emotivo (...) es una película que se sale del descreimiento habitual que inunda muchas de las cintas que se están produciendo últimamente. Ya que la nueva película del gran realizador Sam Mendes es una aparentemente sencilla historia de amor localizada en un imponente cine.

No te vayas sin leer: Películas que retratan el sueño americano

Ver Video