Anuncios

La industria de la moda aún venera la delgadez

La modelo Jill Kortleve en Ámsterdam el 1.º de enero de 2023. (Melissa Schriek/The New York Times)
La modelo Jill Kortleve en Ámsterdam el 1.º de enero de 2023. (Melissa Schriek/The New York Times)

El mes pasado en París, en el desfile de alta costura de Chanel, una modelo tenía algo que la distinguía de las demás.

Sorprendentemente bella, Jill Kortleve tiene ojos almendrados, cejas pobladas oscuras y pómulos afilados. Desde su debut en la pasarela para Alexander McQueen en 2018, ha aparecido en muchas portadas de revistas; ha desfilado para Versace, MaxMara y Jacquemus; y ha protagonizado campañas publicitarias de Valentino Beauty y Fendi, por nombrar solo algunas.

Sin embargo, lo que la convierte en una estrella inusual en la industria de la alta costura no es el hecho de que tenga 29 años, mayor que muchas de sus compañeras, ni que mida 1,70 m, también más baja que muchas de ellas. Es el hecho de que Kortleve sea de una talla entre la 8 y la 10 (o “midsize”, como se conoce cada vez más al término medio entre petite y plus size). Las tallas “rectas”, o por debajo de la talla 2 en Estados Unidos, siguen siendo, en su inmensa mayoría, la norma de la industria de la moda.

Las modelos de tallas grandes, normalmente las que superan la talla 12, están cada vez mejor representadas en la alta costura. Modelos con “curvas” como Paloma Elsesser, Precious Lee y Ashley Graham tienen carreras florecientes.

Sin embargo, durante años, Kortleve ha sido una de las pocas modelos de talla mediana dignas de mención. En enero, fue la única modelo de talla mediana elegida por Chanel para su desfile de alta costura. Hubo algunas más en desfiles como el de Valentino, pero la temporada pasada Kortleve fue la única modelo de talla mediana elegida por los grandes nombres del calendario de la alta costura.

La diversidad en las pasarelas (o la falta de ella) ha sido objeto de un intenso escrutinio en los últimos años. Así que en un momento en que la moda de tallas medianas está ganando impulso en otros lugares —en las marcas de ropa del mercado de masas y en TikTok, donde la etiqueta #midsize tiene más de 4000 millones de visitas— ¿por qué sigue siendo pasada por alto por los señores de la moda de lujo? Y, en 2023, ¿qué significa la talla media?

La modelo Jill Kortleve en Ámsterdam el 1.º de enero de 2023. (Melissa Schriek/The New York Times)
La modelo Jill Kortleve en Ámsterdam el 1.º de enero de 2023. (Melissa Schriek/The New York Times)

‘La única de esa talla’

Muchos de los datos sobre la talla media de vestido en los principales mercados de consumo están desfasados. Las estadísticas ampliamente citadas que sugieren que la talla media de vestido que usan las mujeres británicas y estadounidenses es la dieciséis proceden generalmente de estudios publicados en 2016 o antes.

La forma en que ciertas tallas se traducen en medidas ha cambiado con el tiempo y varía de manera sustancial de una marca a otra y de una prenda a otra, lo cual es una de las razones por las que a millones de mujeres les resulta tan difícil comprar ropa que les quede bien.

“Es imposible decir con exactitud cuál es la talla media de una mujer en Estados Unidos”, escribió en un correo electrónico Renee Engeln, directora del Body and Media Lab de la Universidad Northwestern. Renee Engeln, directora del Body and Media Lab de la Universidad Northwestern, no quiso precisar las tallas medias ni las grandes.

“El panorama de la moda femenina es inaccesible para muchos tipos de cuerpo, no porque no entendamos lo grande o pequeña que es la ‘mujer media’”, afirmó Engeln. “Es porque los principales actores de la industria de la moda siguen optando por excluir a las mujeres cuyos cuerpos no concuerdan con la imagen de marca que quieren cultivar”.

Actualmente, según Kortleve, la gente quiere verse en las revistas o en Instagram y sentirse representada, sobre todo los consumidores más jóvenes. “Las marcas saben que el casting de alguien con un peso más común como el mío —lo que siguen llamando talla media— les ayuda a parecer más cerca de lograr eso para los clientes”, explicó. “Aunque a menudo siga siendo la única de esa talla allí”.

¿Un movimiento a favor de la talla media, o solo un momento?

Alexandra van Houtte, directora general de Tagwalk, un motor de búsqueda de moda, señaló que, aunque su plataforma tenía etiquetas de referencia para 83 modelos de curvas, en la base de datos de Tagwalk solo existen tres modelos de talla media: Kortleve, Celina Ralph y, más recientemente, Ajok Daing.

Durante la última temporada de prêt-à-porter, en septiembre, según van Houtte, más de la mitad de los desfiles de las semanas de la moda seguían sin contar con modelos que no fueran talla 0 o 2, quizá no por casualidad en un momento en que los cuerpos ultradelgados parecen estar de vuelta.

“Lamentablemente, creo que hemos retrocedido en las pasarelas en cuanto a la representación de las tallas, sobre todo en Europa”, declaró Kenya Hunt, editora de Elle UK. Tras años de impulso a la positividad corporal, la inclusión de la talla se ha estancado, en contraste con la mejora de la representación de la raza, así como de la edad y el sexo. Las modelos pueden cumplir estos requisitos pero de todos modos son delgadas.

“Si una modelo como Jill Kortleve se nos sigue presentando como de talla grande, eso aliena a todo un grupo de mujeres que son más grandes que ella”, afirmó Hunt. “Es vergonzoso que una mentalidad excluyente siga sustentando gran parte de esta industria”.

No obstante, hace tiempo que la alta costura rechaza lo ordinario, un mundo al que le encanta escandalizar a través de los extremos visuales. Las costillas huesudas (idealmente) o las ondulaciones de la carne (ocasionalmente) en una pasarela o en una campaña parecen preferibles a destacar un cuerpo que refleje un término medio más “aburrido”. Tal vez sea esta una de las razones por las que las modelos con figuras como la de Kortleve siguen estando infrarrepresentadas.

“Muchos de los castings de modelos durante la semana de la moda vuelven a parecer cada vez más performativos”, comentó Mina White, agente de IMG Models que incorporó a Kortleve a su lista el año pasado. “Solo una o incluso dos modelos curvas o de talla media por desfile no refleja un cambio significativo ni una verdadera inclusividad. Es algo simbólico, sobre todo si la diversidad de tallas delante de la cámara sigue sin traducirse en moda de pasarela en tallas medias o grandes disponible en las tiendas”.

Aunque el mundo de la moda lo pase por alto, miles de usuarios de TikTok que se ven a sí mismos en la categoría de tallas medianas están creando contenidos, como pruebas de marcas de moda adaptadas a las tallas medianas o imitaciones de prendas de lujo que no pueden comprar. Otros ofrecen consejos sobre cómo vestir para resaltar tus mejores rasgos y restar importancia a los que te hacen sentir menos segura; también se habla del poder manipulador de la mercadotecnia gordofóbica y de cómo superarla.

Y a pesar de esas notas edificantes, las redes sociales pueden, por supuesto, ofrecer un portal a páginas de “inspiración delgada” y mensajes tóxicos. Pero a Kortleve le anima ver cómo los jóvenes denuncian el “body shaming” y crean su propio movimiento positivo para el cuerpo si la moda no se lo va a dar.

c.2023 The New York Times Company